Menu

Coche del día: Fiat Punto 1.8 16v HGT (188)

Espíritu GTI en el Punto justo de equilibrio entre la deportividad y la radicalidad

Coche del día: Fiat Punto 1.8 16v HGT (188)

La segunda generación del Fiat Punto, presentada en septiembre de 1999, contaba con una versión tope de gama de marcado talante deportivo, el Fiat Punto 1.8 16v HGT, que tomaba el lugar del Punto GT de la generación precedente y animaba la categoría de los pequeños GTIs; coches del segmento B, suficientemente ágiles y prestacionales, que permitían una conducción racing sin acudir a motores de exagerada potencia...

Nuevos Fiat 500 y Panda Hybrid, estos sí que son híbridos

Ambos con motores de tres cilindros y tecnología semihíbrida

Nuevos Fiat 500 y Panda Hybrid, estos sí que son híbridos

Los nuevos Fiat 500 y Panda Hybrid ofrecen todas las ventajas de una motorización de gasolina con los beneficios que otorga un sistema híbrido parcial (mild hybrid), es decir, eficiencia, ligereza y asequibilidad. Pero a diferencia de los nuevos y desconcertantes híbridos de Renault (Clio y Captur E-Tech), FCA ha apostado por algo más simple y eficaz en el entorno urbano...

Coche del día: Fiat 500 0.9 TwinAir

Echándole un par de pistones al "downsizing"

Coche del día: Fiat 500 0.9 TwinAir

En el año 2010 Fiat presentaba en el mercado Europeo el Fiat 500 0.9 TwinAir, un nuevo modelo dentro de la gama 500 equipado con un pequeño motor turbo bicilíndrico de gasolina. La marca italiana se sumaba así a la creciente lista de fabricantes que, con el fin de adaptarse a las cada vez más restrictivas limitaciones de CO2, apostaban por el downsizing, el cual consistía en utilizar propulsores mas pequeños con un rendimiento y eficiencia superiores a la de motores mas grandes...


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.