Coche del día: Daewoo Nexia GTX 16V

Coche del día: Daewoo Nexia GTX 16V

Basado en la plataforma del Kadett E, era un coche con un precio muy interesante, aunque un poco por detrás de los rivales en todos sus apartados


Tiempo de lectura: 2 min.

El Daewoo Nexia llegó a Europa a eso de mediados de los 90 y a nadie se le escapó su enorme parecido con el Opel Kadett E –la quinta y última generación del modelo, la cual, tuvo muchas vidas según el mercado–.El más interesante de la gama, posiblemente, fuera el Daewoo Nexia GTX 16V, que se ofrecía por un precio bastante ajustado y además, contaba con un buen equipamiento.

Allá por 1994, cuando apareció el Nexia en España, el Kadett E ya había dejado de comercializarse, al menos bajo el sello de Opel, pero eso no había terminado con su vida pues estuvo presente en infinidad de mercados diferentes con marcas muy dispares –desde la misma Opel hasta Pontiac, pasando por Daewoo, Guangtong o Chevrolet–. El Daewoo Nexia fue su última iteración y el GTX 16 válvulas era su mayor exponente, al menos en 1995.

Sin embargo, aunque era la versión más potente en aquel momento, el Nexia GTX 16V no era un deportivo, ni tampoco lo pretendía. De entrada, el motor era u cuatro cilindros de 1,5 litros –1.498 centímetros cúbicos–, culata multiválvulas, compresión 9,2 a 1, inyección y 91 CV a 4.800 revoluciones, así como 137 Nm de par a 3.400 revoluciones. No era, por tanto, un coche que podamos catalogar de veloz, sobre todo cuando el 0 a 100 km/h se completaba en 11,2 segundos, los 400 metros con salida parada en 17,8 segundos y la velocidad máxima se cifraba en 174,6 km/h.

Daewoo Nexia GTX 16V (2)

Aun así, la mayor baza del Daewoo Nexia GTX era su precio. La revista Motor 16 publicó una tabla con precios de los rivales más cercanos, y salvo el Hyundai Accent, todos era más caros –y el Accent era mucho más sencillo y básico— El Nexia GTX 16V tenía un precio, en 1995, de 1.748.209 pesetas, y, por ejemplo, el Rover 214 Si, de 1.891.000 pesetas. Si lo comparamos con el Alfa Romeo 145 1.6i, entonces la diferencia era todavía más grande, pues el italiano se iba hasta 1.989.000 pesetas. El resto eran todavía más caros…

La revista Motor 16, en su prueba publicada en el número 595 –escriba por Victor M. Fernández–, afirmaba que estaba equipado con una dirección muy asistida y una suspensión de tarados suaves, aunque también se destacaba que ofrecía una buena estabilidad. También se destacó la frenada, que de serie no incorporaba el ABS o que el selector del cambio tuviese un manejo lento e impreciso.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alejandro
Invitado
Alejandro

A mi ese coche, en su época, me parecía todo lo que tenía que ser un coche; un motor decentito, subsistemas decentitos y un buen equipamiento para viajar y viajar. Sería interesante que algún lector que lo haya conducido nos contara su experiencia con el. A veces un paso atrás son muchos pasos adelante…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado