Prueba: Toyota GR Supra Jarama Racetrack Edition vs Ford Mustang Mach-1

Prueba: Toyota GR Supra Jarama Racetrack Edition vs Ford Mustang Mach-1

Dos deportivos muy diferentes, pero igual de divertidos


Tiempo de lectura: 26 min.

Son las seis de la madrugada. No me puedo creer que tenga que levantarme a las seis de la madrugada un sábado… Pero si no me levanto tan pronto, no me da tiempo a todo. Tengo que dejar listo el Coche del día, tengo que sacar a los perros, tengo que ducharme y comer algo, todo, antes de bajar al garaje a eso de las nueve, que será cuando aparezca Miguel –nuestro stuntman y ayudante en las sesiones de fotos, recordad–, para sacar el Toyota Supra Jarama Racetrack Edition y que meta su coche en su lugar –habiendo garaje, ¿para qué dejarlo en la calle?–. Poco después tiene que venir Pablo, el director, con el otro coche, un Ford Mustang Mach-1 con cambio automático que se enfrentará al japonés, y partiremos a la sierra, casi al límite entre Madrid y Ávila, donde haremos la sesión de fotos.

Desde la puerta del garaje hasta la zona de sesión de fotos tenemos, al menos, una hora y cuarto. Eso nos dice el GPS, el cual hemos consultado mientras esperamos a que llegue Pablo con el Mustang, algo que viene precedido por un bramido de motor V8 “gordo” y un montón de gente mirando. Hay que reconocerlo, los americanos son especialistas en hacer de cualquier cosa un show y el Mustang, sobre todo este Mach-1, es un show, un espectáculo, un coche “rompe cuello” en su más pura esencia. Verlo venir por la calle, que por cierto, es relativamente estrecha y no tiene línea longitudinal que separe los carriles, te deja apreciar lo grande que es. El Supra a su lado es un coche canijo, pequeñito, incluso sutil y delicado. Lo más llamativo es que yankee va decorado con una tonalidad azul muy similar a la que luce el Toyota; es supercurioso y además, ese parecido con los colores es un foco de atención para todos los que pasan por la calle.

Son dos coches totalmente diferentes, con personalidades muy marcadas y atributos muy particulares

Toyota Supra vs Ford Mustang WQHD 2

Mientras Pablo deja el coche a un lado de la carretera, Miguel, con ojos de niño pequeño en una juguetería, dice casi para sí “esto es como cumplir un sueño”, y acto seguido se acerca y abre el capó. Imaginaos la situación: un Toyota GR Supra frente a un Ford Mustang Mach-1, frontal contra frontal, ambos de un color azul casi calcado, en una calle donde no hay lugar para aparcar, es decir, estamos “cortando” un carril, y uno de ellos, el más bestia, con el capó abierto. Solo pasaron 10 segundos hasta que apareció un transeúnte que se acercó a mirar el coche.

– Hola, buenas. No quería molestar, solo quería echar un ojo al motor. Es un V8, ¿no?
– Hola, sí, claro, no te preocupes, mira todo lo que quieras. Efectivamente, es un V8, un cinco litros.
Madre mía, esto además de correr tiene que tragar lo suyo… Qué pasada. Muchas gracias y que los disfrutéis.

Anécdota que ya presagiaba lo que íbamos a encontrarnos. No en balde, son dos coches que no se ven todos los días, los dos juntitos y casi del mismo color –sí, lo he dicho antes, pero ver ambos coches por la calle, los dos juntos, es muy, pero que muy llamativo–; éramos el centro de atención.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama estaticas 26

Dos mundos totalmente diferentes

Cuando tienes los dos coches uno junto al otro, las diferencias son escandalosas. Son dos formas de entender un coche deportivo, que además, tienen un precio muy similar y ofrecen sensaciones totalmente diferentes. Para definirlos de alguna manera y que podamos entender sus diferencias, el Supra es como un estilete, afilado, con una finalidad muy definida y trabajada. Por su parte, el Mustang es como un martillo, grande, tosco, robusto. Pablo afirma que “son dos conceptos de deportivo bastante alejados entre sí, que demuestra la idiosincrasia de cada país al que pertenecen”. Y no podría tener más razón. Con solo un rápido vistazo a los dos coches, se aprecia una clara diferencia de conceptos, con proporciones muy diferentes y soluciones muy específicas.

Ya se ha dicho antes, pero el tamaño es lo primero que llama la atención cuanto los tienes uno frente al otro. El Mustang es enorme, mide 4.797 milímetros de largo, mientras que el Supra se queda en 4.379 milímetros. También es algo más ancho, con 1.916 milímetros frente a 1.854 milímetros del GR Supra. La distancia entre los ejes también marca muchas diferencias, con 2.720 milímetros para el yankee y 2.470 milímetros para el nipón. Sin embargo, donde hay una enorme diferencia es en el peso. El Mustang Mach-1 pesa nada menos que 1.839 kilos, frente a los 1.495 kilos. Si a eso le sumamos las formas del norteamericano, es evidente que no es nada sutil, es una macarrada con dos enormes salidas de escape que sí, que son reales, muy reales.

El Mustang es un espectáculo, aunque curiosamente, el Supra es más teatral con sus entradas y salidas de aire falsas

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama estaticas 14

El contraste con las formas del Supra son notables. El japonés, aunque ha sido algo criticado por no adoptar al 100% las líneas del Toyota FT-1 –y por esconder en sus entrañas órganos alemanes–, resulta un coche que entra por los ojos. Es deportivo, muy japonés, con unas caderas sexis, unas dimensiones bastante compactas y unas formas muy equilibradas. Es un deportivo de motor delantero clásico, con un frontal largo y un eje trasero ancho, mientras que la cabina también está retrasada, aunque ofrece una mayor teatralidad, con entradas y salidas de aire falsas, que en un coche así no debería existir. En solitario se lleva todas las miradas, pero al lado del Mustang Mach-1 pasa un poco desapercibido, el americano es todo show, aunque no hay teatralidad, todo lo que ves, tiene un porqué. De hecho, es condenadamente rápido, aunque esto lo dejamos para más adelante.

Una experiencia sensorial…

De camino a la zona acordada la sensación es interesante. De primeras, me tocó llevar el Supra hasta la primera parada, que suele ser en un establecimiento que nos pilla de camino para un tomar un café y analizar las primeras impresiones. Desde el japonés, el Mustang parece ocupar toda lo ancho de la calzada, su presencia se hace notar con decibelios y con diseño. Es rotundo, con una imagen espectacular desde atrás y visto a través del espejo retrovisor central, la amenaza que desprende el frontal es hasta palpable. Sabes que si le dejas correr, no podrás pillarle, y está deseando que te quites de en medio para dar rienda suelta a su V8 de 460 CV. Casi puedes tocar esa sensación.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama estaticas 36

No importa cual prefieras, serás el centro de atención allá donde vayas

Según nos contó Pablo mientras disfrutábamos de nuestro café, el Mustang es llamativamente refinado. Su aspecto, la sensación que se tiene al subirte indica lo contrario, parece que vas a conducir un coche tosco y aparatoso, pero nada de eso, es suave, es confortable –todo lo confortable que resulta un coche de este tipo– y fácil de llevar a ritmo normal. La cosa cambia cuando se pisa el pedal del acelerador a fondo. Esto último lo pude constatar cuando salimos del local y continuamos la marcha. Pablo se puso delante y en cuanto la carretera se puso recta, el Mustang clavó el culo y salió como si huyera de alguien, ¡hay que ver lo que anda ese coche! Tuve que bajar dos marchas, hundir el acelerador a fondo y dejar que el motor llegara casi al corte de encendido para poder mantener el ritmo, y ni con esas logré acercarme un poco.

Cuando hay rectas de por medio, el Ford Mustang Mach-1 es incontestable, es mucho más rápido que el GR Supra en aceleración. Según ficha técnica, el americano completa el 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y el Supra lo hace en 4,3 segundos, pero en marcha –que no desde parado– la realidad es que el americano se escapa poco a poco, gana velocidad con más facilidad que el Toyota Supra. Cuando llegamos a la zona escogida para las fotos, lo comentamos.

– Javi: Hay que ver lo que acelera el Mustang, no hay forma de pillaros ni estrujando el motor a tope.
– Pablo: Pues íbamos en modo normal y con el cambio en automático.
– J: ¿En serio? Pues yo he tenido que bajar dos marchas y estirar los cambios hasta el corte para que no os escaparais.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 02

Ya que estamos parados, aprovecho la ocasión para cambiar de coche y coger el Mustang, con los comentarios de Pablo en mente. He decir que, efectivamente, sorprende por la finura general del coche, pero es un apartado que se queda totalmente en un segundo lugar. El Ford Mustang Mach-1 es una auténtica experiencia sensorial desde que te subes. Miguel lo captó a la primera.

– Enamora desde que entras, antes incluso de arrancarlo, con un salpicadero que hace un guiño en sus formas al Mustang clásico, pero los acabados, aunque no son malos, denotan que no son su máxima prioridad. De todas formas cuando se pone el V8 en marcha se te olvida, te hace un “click” en el cerebro que te vuelve loco y que ya anticipa lo que podrás encontrar, te pide jugar… y la sensación –increíble– cuando aceleras y entrega la potencia a la par que el sonido y las vibraciones aumentan…

Si no fuera por el cambio automático, el Mustang Mach-1 sería un auténtico coche para puristas. El motor está siempre presente, tanto por sonido como vibraciones –hasta en los pedales–, y cuando se acelera a fondo parece que vas sentado directamente encima del motor, ¡¡cómo suena!! Aquí no hay medias tintas, todo son sensaciones. Es cierto que, circulando civilizadamente, solo notas un ligero gruñir procedente del motor, un sonido de fondo que aumenta exponencialmente con las revoluciones. Tampoco hay vibraciones cuando eres un conductor coherente, que por cierto, con este coche cuesta bastante. La sensación, y esto es algo constante, hagas lo que hagas, es que el coche te incita a hacer el mal. Pisas el pedal del acelerador un poco y ahí está, un “groouummmm” que te saca una sonrisa tonta en la cara y te hace desear encontrar una recta lo antes posible. Además, notas como te llegan unas ligeras vibraciones a través del asiento, algo así como una señal de impaciencia…

Por calidad de terminación y aspecto de los materiales, el GR Supra es el ganador, pero en esta ocasión esas cosas no importan tanto

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama interior 05

El Toyota GR Supra, un Jarama Track Edition, recordad –solo hay dos en España, la de Toyota y una que está en casa de su propietario–, hace gala de su imagen exterior. Todo es más sutil, más comedido, desde el sonido del motor hasta las sensaciones que te llegan. Es un coche mejor acabado, más eficaz y eficiente, te pone las cosas muy fáciles para ser un buen conductor, ya que incita menos que el americano. No hay tanto feeling con el Supra como con el Mustang, al menos al principio, pues el japonés tiene dos caras muy marcadas. En circulación civilizada, se ofrece sensaciones de Gran Turismo, con un confort aceptable y una facilidad para mantener el mismo paso que una persona caminando muy notable. Pero cuando pones el modo más racing para vías públicas –el más deportivo sin desconectar los asistentes–, se transforma en otro coche totalmente diferente, más incisivo, más reactivo a las solicitudes con los mandos. No tienes la teatralidad ni el torrente de sensaciones que ofrece el Mustang, ese no es su objetivo.

Según Pablo, se nota desde el primer momento que es un deportivo clásico, en el que vas sentado muy abajo, casi en el suelo, mientras que eres incapaz de ver donde acaba el morro porque vas sentado muy atrás y el capó tiene una curva muy pronunciada. Miguel también estaba de acuerdo con esta percepción.

– Solo sentarte en el coche ofrece algo especial. Los asientos son estrechos y te abrazan totalmente, mientras que la posición de conducción, tan baja y tan deportiva –piernas ligeramente estiradas y volante muy cerca– envenena. Sabes que estás en un deportivo puro y duro. El parabrisas es pequeño y el espacio que queda entre el espejo central y la pantalla es el justo para tener una conducción dinámica y segura, pero ya. Además, el equilibrio de masas, la puesta a punto, la posición que ocupa el conductor en el chasis… espectacular.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 01

En el Supra vas sentado muy abajo y muy atrás, con un largo capó por delante del habitáculo; características de un deportivo clásico

¡¡Píllame si puedes!!

Tras la charla, planear como vamos a hacer las cosas para sacar las fotos y de estirar un poco las piernas, comenzó lo bueno. Nos encontrábamos en una carretera que, como he dicho antes, pienso visitar en más de una ocasión, una sucesión de curvas y rectas dignas de un mundial de rallies y en principio, un terreno poco propicio para el yankee. Y digo en principio, porque ojo con este coche… pero vamos por partes. Las primeras pasadas las hago a los mandos del Jarama Racetrack Edition, mientras Miguel viene detrás con el norteamericano –Pablo tenía que “sufrir” con la cámara viéndonos jugar– y la sensación es que el Supra es mucho más rápido que el Mustang cuando la carretera se retuerce.

El Toyota se mueve con una agilidad notable, frena, cambia de dirección, acelera, todo a la velocidad del rayo. No falta ni uno solo de los 340 CV que se anuncian para el seis cilindros turbo, pero ha que tener cuidado porque son caballos con mala leche. Como motor turbo, el empuje es muy elevado y se nota cierto “efecto turbo”, además, va muy calzado y cuando se alcanza el límite todo sucede muy, pero que muy rápido. Si sabes “bailar” en ese límite, la velocidad que alcanzas es absurdamente rápida para una carretera pública, parece que las rectas desaparecen y solo hay curvas, curvas y más curvas. Puedes frenar casi en “la cocina”, muy fuerte, aunque el pedal tiene un tacto un tanto inconsistente. Por suerte, los frenos son potentes y el coche estable en frenadas a fondo.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama interior 01

Si lo que buscas son sensaciones por encima de cualquier otra cosa, la elección es clara: Ford Mustang Mach-1

Cuando pasaba frente a Pablo, apostado entre los matorrales cual francotirador esperando al enemigo, dejaba al coche fluir, rodar sin acelerar ni frenar, hasta que una vez le superaba –y se había sacado las fotos pertinentes–, bajaba tres marchas y pisaba a fondo. El sonido del seis en línea es contenido, no es feo, pero no es nada del otro mundo, aunque cuando clava la trasera en el asfalto para empujarte hacia delante lo olvidas un poco. Llegan las curvas, frenas fuerte, giras, aceleras de nuevo… ¡¡pero qué rápido se puede ir con este coche!! Con cada curva, con cada frenada, iba ganando confianza e iba subiendo el ritmo. En una de estas, miro por el retrovisor y… ¡No me lo podía creer!

El Mustang mantenía el ritmo y me perseguía. No lo iba a permitir, no iba a dejar que me cogiera. El caso es que ahí seguía. Es verdad que según subía el ritmo, el Ford se alejaba poco a poco, no era fácil, pero solo tenía que encadenar dos o tres curvas como si me persiguiera la parca para abrir hueco. Ahora, en cuanto había una recta, volvía a recortar terreno hasta que en una ocasión, después de salir de una curva, vi al Mustang totalmente cruzado saliendo de una curva y pensé, se nos está yendo de las manos, vamos a parar un poco. Miguel no tardó en comentar la jugada:

– Miguel: Qué rápido ibas con el Supra. En las curvas me costaba un poco, pero en cuanto había una recta un poco larga, te comía terreno y podía recuperar un poco en las frenadas, porque los frenos del Mustang tienen un tacto perfecto, lo transmiten todo y son superfáciles de dosificar.
– Javi: Pues mira, ahí el Supra pierde, porque su tacto de frenos no es muy bueno, el primer tramo del pedal es muy blando y no transmite nada. Al menos, el acelerador si tiene un buen tacto y permite gestionar la potencia bastante bien, aunque yo creo que te sacaba ventaja por el paso por curva.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 09

Aunque es muy veloz, el Mustang no puede mantener el ritmo del Supra cuando la carretera se retuerce. Pero cuando el trazado de vuelve más recto, entonces, el Supra empieza a pasarlo mal viendo como el Mustang le come terreno

Ya que habíamos parado, cambiamos de coche y volvimos al mismo tramo y las cosas fueron muy diferentes. En el Mustang vas sentado más arriba, el contraste es enorme y la sensación es que llevas un coche más aparatoso y torpe. Es cierto que el tacto del pedal del freno es muy bueno, mucho mejor que en el Supra, pero el volante es enorme y el peso extra frente al japonés se nota bastante. Las rectas son un mero trámite, pero las curvas le cuestan un poco más. Se puede resumir brevemente: el Mustang no puede seguir al Supra en una carretera con muchas curvas, ves como el nipón se aleja poco a poco, irremediablemente o como en mi caso, como se acerca sin que puedas hacer nada.

Como la vez anterior, me puse delante con el Mustang y empecé a tirar. El sonido del motor lo inunda todo, es el centro de la experiencia con este coche, mientras todo se vuelve borroso por las ventanillas: el Mustang acelera muchísimo, pero hay que frenar también mucho para poder gestionar las curvas. No puedes pasar tan rápido como con el Supra, además… ¿Quién ha programado ese cambio? Hace lo que le viene en gana, baja las marchas cuando lo cree conveniente y las sube igualmente cuando más le parece. En varias frenadas me encontré tirando de la leva izquierda mientras la gestión hacía caso omiso de mis órdenes. Desquiciante. Eso, junto a la posición de conducción más elevada y las inercias de su mayor peso, impiden que el Mustang sea más veloz y mira que es rápido, pero no puede seguir el ritmo del Supra en curva. Las rectas, con sus 460 CV, son, como he dicho, un trámite sin importancia.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 15

Obviamente, tras las pasadas para las fotos –y el desparrame entre medias–, estuvimos comentando las sensaciones.

– M: Serán “solo” 340 CV, que alguno pensará que son pocos para un coche así, pero nada más lejos de la realidad, la entrega de potencia es inmediata y muy bien ajustada. Tendría que darle muchas vueltas para encontrar alguna pega. Estoy pensando que han diseñado un coche concretamente para mí. La suspensión del Mustang, a mi juicio, es un poco larga para el coche que es, ofrece buen confort pero pierde algo de deportividad. El chasis es noble como él solo, cuando me deslizó de atrás no hubo latigazos ni extraños.
– J: El Mustang es muy rápido, más de lo que me esperaba, pero estoy de acuerdo en cuanto a lo que dices de las suspensiones y sus reacciones, también pesa más y se notan las inercias. Es más potente, pero no puede seguir al Supra en curva.

En estas, apareció Pablo y según llegó, nos entregó la cámara, nos dijo que echáramos un ojo a las fotos y automáticamente se subió en el Mustang y salió disparado. Estaba deseando que soltáramos los coches para darse un homenaje. He aquí sus sensaciones.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 14

Los pitufos makineros

Aquellos que peinen canas sabrán inmediatamente lo que son los pitufos makineros. A los que no, les pongo en antecedentes. “Los pitufos” era un comic creado por el belga Peyo en 1958 donde unas pequeñas criaturas azules corrían una serie de peripecias en el bosque. Posteriormente en 1981, este comic se llevó a serie de televisión. Tal fue su fama que, en 1995 en España, a alguien se le ocurrió la idea de versionar canciones dance con la particular vocecilla de estos personajes.

Así nacieron los pitufos makineros, muy azules y con mucha marcha… como nuestros protagonistas de hoy: el Ford Mustang Mach 1 y el Toyota GR Supra. Dos conceptos de deportivo bastante alejados entre sí, que demuestra la idiosincrasia de cada país al que pertenecen: Estados Unidos contra Japón –o Alemania-Japón–. Hemos tenido la oportunidad de probar ambos y yo os voy a dar mis impresiones.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 11

Podría parecer a simple vista que nos encontramos ante una comparativa desigual: el Mustang es el coche típico americano de pura fuerza bruta sin control, mientras el Supra es el típico deportivo japonés, lógico y efectivo, que traza las curvas con tiralíneas. Pues nada más lejos de la realidad.

El Mustang, con su V8 y 460 CV hace el 0 a 100 km/h en 4,4 s, con una punta de 249 km/h; mientras el Supra con su 6L y 340 CV hace el 0 a 100 km/h en 4,6 s, con una punta de 250 km/h

Toyota GR Supra: deportivo puro, pero necesita buenas manos

La primera sensación que da el Supra es que se trata de un deportivo clásico: te sientas muy abajo, pegado al suelo, mientras eres incapaz de ver donde termina el morro. Sus seis cilindros en línea están situados en posición central-delantera, mientas envía toda su potencia al eje trasero: configuración de deportivo clásico.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 10

Esta es la edición Jarama Racetrack, con su precioso color azul y una placa numerada encima de la guantera que reza “Jarama Racetrack Edition 1/90”. Te crees muy especial por estar conduciendo la unidad número 1 de las 90 que se producirán… pero no. Todos los GR Supra edición Jarama llevan la misma inscripción –le hicimos la pregunta a Toyota y nos confirmó esto–. Personalmente me parece un fallo imperdonable no saber si tu coche es la unidad 1,2 o 35, lo que le quita carácter y valor histórico al vehículo.

Arrancas y el sonido no es que sea muy teatral. Faltan decibelios, pops y bangs. Pero en cuanto enfilas una recta y hundes el pie derecho, te catapulta con su peculiar bramido, subiendo de velocidad a un ritmo endiablado. Sus 340 CV se notan para bien y para mal. Y digo para mal, porque si aprietas en plena curva, o justo encima de las líneas blancas cuando adelantas, te puedes llevar algún que otro susto por la diferencia de agarre entre sus ruedas traseras.

Los asientos son muy cómodos y sujetan muy bien; mientras la suspensión es firme, en su posición NORMAL deja que viajes con cierta comodidad

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 17

La zaga se insinúa en cuanto llevas el volante girado y aprietas el acelerador más de un 50%. La entrega de potencia es brutal, y para sacar partido a este coche en zonas viradas, debes tener buenas manos. A un ritmo normal nunca te va a poner en apuros; pero si deseas sacar su esencia y exprimirle al máximo, amigo, debes ser más piloto que conductor.

Tiene dos modos de conducción, y en su posición SPORT, el coche se convierte en una tabla que transmite todos los rebotes e imperfecciones del asfalto al habitáculo. Este es el modo preferido para ir al ataque por carreteras de montaña con un firme excelente. Al límite es sobrevirador si juegas con el acelerador; pero si pilotas en vez de conducir, harás el trabajo antes de girar el volante y conseguirás sacar el máximo del Supra sin descolocarlo: frenar a fondo mientras reduces marchas, soltar freno, deslizar el coche hasta pasar el ápice, y volver a acelerar.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 18

Con 340 CV, propulsión y los asientos pegados al suelo, tienes los ingredientes perfectos para pasarlo bien si vienen curvas

Cuando llegas a la curva, sus frenos responden con presteza, aunque no con la contundencia que se espera de un deportivo como este. La reacción es suave y requiere de cierto aprendizaje, porque frenar, frena –tiene discos de 348 mm delante y 345 mm detrás–; pero el tacto es ciertamente tirando a cómodo y se echa de menos más mordiente cuando vas al ataque.

¿Te lo pasas bien con el GR Supra? Te lo pasas en grande y te saca una sonrisa, pero bien es cierto que, si lo intentas llevar al límite, la cosa se pone seria. Es un deportivo que requiere de ciertas habilidades y buenas manos para pasárselo bien.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 12

Ford Mustang Mach 1: más dócil y neutro de lo que parece

Cambiamos de montura para intentar domar los 460 CV del V8 del Mustang. Por sonido, el Ford gana por goleada: bronco, “rugiente” y poderoso, da gusto acelerarlo y escuchar su sonido… hasta que ves bajar la aguja del depósito –literalmente– con cada acelerón.

El Ford Mustang Mach 1 es la edición final de esta serie, antes de que llegue el refresco de 2023. En un color azul eléctrico, con sus bonitas llantas negras, llama la atención por donde pasa. Es un vehículo con mucho carácter que hace pensar que será muy difícil de llevar… pero nada más lejos de la realidad.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama dinamicas 13

Su cambio automático de 10 marchas dosifica con dulzura el par entregado a las ruedas traseras de manera que, aunque pisemos a fondo, no notaremos ningún latigazo trasero, sino un empuje constante y sostenido. Si no vas con cuidado, vas a sobrepasar los límites sin darte cuenta.

El modo RACE no lo hemos probado. Se trata de un modo solo para circuito que desactiva las ayudas, algo nada recomendable en carretera abierta

Su motor empuja y sube de vueltas como buen atmosférico que es, mientras su suspensión ha demostrado ser muy neutra en cualquier tipo de circunstancia. Lo esperaba sobrevirador, pero no ha sido el caso. Ni tan siquiera en cambios de apoyo logras descolocar a este caballo americano.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama estaticas 38

En su modo de conducción normal la suspensión se comporta bien, mientras el acelerador y la caja de cambios dulcifican las reacciones. Eso sí, si colocas el modo SPORT, no solo cambia la configuración del cuadro digital, también las reacciones del cambio automático y el acelerador: ya no sube o baja de marcha a la mínima, sino que aguanta en la zona óptima del cuentarrevoluciones, para que tengas toda la potencia al acelerar.

Me ha sorprendido muy gratamente este Mustang. Pensaba que sería difícil de llevar en zona revirada, pero ha sido más sencillo ir rápido con él que con el Supra. Es más neutro, te permite apurar más la frenada gracias a su tacto con más mordiente, entra con precisión en la curva, y cuando aceleras, no se descoloca. En muy poco tiempo, el Mustang y yo nos entendimos a la perfección.

Sus asientos Recaro ayudan a sentirte unido al coche: más que sentarte, te encajas en ellos y ya no te mueves. Como puntos flacos, destacar la calidad de los plásticos interiores, que es muy mejorable en diversas zonas. Y su consumo, que es elevadísimo al límite. En los 810 km de prueba, la media ha sido de 14,9 litros

¿Te lo pasas bien con el Mustang? Te lo pasas como un niño pequeño, te saca una sonrisa en cada momento, y te permite ir rápido con cierta facilidad, sin ser muy exigente con el conductor.

Vale, pero… ¿Cuál es mejor?

Después de tener estos dos coches y de disfrutarlos al máximo, se hace imposible evitar la pregunta: ¿Cuál es mejor? Sin embargo, yo, personalmente, creo que es una de esas situaciones en las que no hay ganadores. No se puede decir que el Supra, por ser más rápido en curva, sea mejor que el Mustang, o que el americano sea mejor porque ofrece mayores sensaciones. Disfruté muchísimo con el GR Supra, me encanta como se desenvuelve en carreteras de montaña y encima, no gasta mucho para lo que corre –a fondo, unos 13 litros, a ritmo normal, suele rondar entre 9,5 y 10,5 litros–. El Mustang es todo sensaciones, antes incluso de subirte al coche y exprimir el V8 con ese sonido no tienen comparación. Ahora, amigo mío, ojo con lo que bebe.

Ford Mustang Mach 1 vs Toyota Supra Jarama estaticas 04

Miguel afirma que si tuviera que quedarse con uno, sería el Supra. No obstante, matiza que no ha sido una decisión fácil, porque cuando se bajó del Mach-1 tenía muy claro que ese era el ganador de este enfrentamiento. Pablo, por su parte, tampoco tiene las cosas muy claras, aunque si tuviera que elegir uno solo, sería el Mustang.

– Pablo: Si me vais a preguntar con cuál me quedaría, os respondería que con los dos: el Supra para track days, y el Mustang para el fin de semana. Pero si tuviera que elegir uno de los dos, creo que me decantaría por el Ford Mustang Mach 1.

Una cosa está clara: mereció la pena levantarse a las seis de la madrugada…

8.1

Comportamiento en carretera

9.5/10

Comportamiento en ciudad

7.0/10

Confort

7.0/10

Consumo

7.0/10

Habitabilidad

7.0/10

Infoentretenimiento

7.0/10

Prestaciones

9.5/10

Relación valor/precio

8.0/10

Seguridad

9.0/10

espíritu RACER

9.5/10

A favor

  • Ford Mustang Mach-1: Sonido del motor, frenos
  • Toyota GR Supra Jarama Racetrack: Paso por curva, consumos

En contra

  • Ford Mustang Mach-1: Consumos, peso
  • Toyota GR Supra Jarama Racetrack: Tacto del pedal de freno, sonido del motor
COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.