Menu

La fiabilidad del motor 1.2 TCe de Renault está en el punto de mira

Un consumo excesivo de aceite que queda reflejado en más de 600 reclamaciones a la OCU

La fiabilidad del motor 1.2 TCe de Renault está en el punto de mira

A finales de mayo salió a la luz la información de que, al menos, 400.000 vehículos en Francia fabricados por Renault tienen un grave defecto en su motor TCe que podría provocar averías y reparaciones de hasta 10.000 euros, de acuerdo con la asociación francesa de consumidores UFC-Que Choisir. El meollo del asunto es que estos problemas se extienden no solo a los vehículos de la firma del rombo, sino también a Dacia, Mercedes o Nissan.

Los coches en cuestión fueron fabricados por Renault entre finales de 2012 y mediados de 2016, y la asociación de consumidores afirmó que todos tienen una tendencia a “consumir demasiado aceite”. Esto podría provocar “daños en las válvulas de escape” y “fallo del motor”, dijo, y estimó que el problema podría costar a los propietarios de dichos vehículos hasta 10.000 euros cada uno. Renault, por su parte, le resta importancia al tema.

En un comunicado de prensa que lanzó él 24 de mayo se aseveraba que “UFC-Que Choisir alerta a los consumidores propietarios de modelos de Renault, Dacia, Nissan y Mercedes, con un motor de gasolina de las series 1.2 TCe y 1.2 DI-t Euro 5 padecen un grave defecto que podría afectar a su vehículo”. Este motor, denominado internamente como H5FT es más conocido como 1.2 TCe en el seno de Renault y Dacia, y como 1.2 DIG-T en Nissan.

Renault Clio DCi EDC 04

El problema no está solo en los coches vendidos en Francia. Extrapolando números al resto del mercado, más de 600.000 motores H5FT podrían estar afectados, y 100.000 de ellos en España

En su sitio web, el grupo identificó todos los modelos que podrían verse afectados, y ofreció más consejos sobre qué hacer si crees que tu automóvil podría verse afectado, incluso llevarlo a un taller de la casa para comprobarlo. Las otras cuatro marcas también podrían participar debido a sus vínculos de fabricación con Renault, destacó UFC-Que Choisir. Dacia es una filial de Renault, y Nissan es su socio japonés.

También hay vínculos entre el gigante francés y la empresa matriz de Mercedes, Daimler. UFC-Que Choisir acusó a Renault de un “silencio ensordecedor” a la hora de responder al problema, a pesar de que, según la asociación, envió un aviso interno sobre el problema a los talleres de la marca en 2018. Sin embargo, un comunicado de Renault a la Agence France-Presse (AFP) negó haber recibido notificación alguna de la entidad ese mismo año o después.

“Todos nuestros vehículos con un motor 1.2 TCe no se ven afectados por este problema. De hecho, el consumo excesivo de aceite de motor puede provenir de diferentes causas: lubricantes, condiciones del usuario…”, imploraba el comunicado de la casa de Boulogne-Billancourt. También aprovechó para recordar a sus clientes que “un socio comercial [taller] requiere el cumplimiento del programa de mantenimiento [Renault] para cualquier servicio”.

Sin embargo, en un documento interno de 2015, Renault señala el problema: “El consumo excesivo de aceite se puede crear por un ajuste inadecuado de la computadora de inyección”, lee la nota. La compañía pidió a sus distribuidores que recalibrasen la inyección sin reemplazar ninguna pieza y sugiere informar al consumidor que “el consumo de aceite por encima del promedio es normal”.

Un problema de este calibre puede provocar numerosas roturas catastróficas en el motor, que pueden ir desde el árbol de levas, el turbo o las válvulas (tanto de escape como de inyección) hasta un gripado completo. Un bajo nivel de aceite o la mala gestión del mismo deriva en una ineficiente lubricación de numerosas partes móviles que están sometidas a mucho esfuerzo. En el peor de los casos, el motor se rompe y toca comprar uno nuevo. ¿El precio de la gracieta? En torno a 4.000 euros, o incluso más si la avería es nefasta.

Nissan Pulsar

La tasa de fallo del bloque 1.2 TCe aumenta desde el 0,04% a los 50.000 kilómetros, hasta el 2% después de superar los 100.000 km

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) no ha parado de recibir reclamaciones desde que esta noticia se hiciese pública. Cada vez son más los clientes que ven como su pequeño motor de gasolina sufre averías y como Renault se ha lavado las manos en este menester durante años. Tras poco más de un mes y medio, ya son 613 los inscritos. Ahora, la organización se pondrá en contacto con los afectados de forma individual para explicar con más detalle el motivo de sus averías.

El plan de la OCU es sencillo: recopilación de la documentación aportada por la investigación individualizada de cada cliente afectado y mediar con Renault antes de actuar. Si se llega a un acuerdo, asunto zanjado; en caso contrario, la OCU emprenderá acciones legales contra la compañía. De acuerdo con El Español, el procedimiento aún está en fase de evaluación de la documentación y no se prevé ningún movimiento “antes de que acabe el verano”.

¿Cuáles son los vehículos y modelos afectados?

Dacia 1.2 TCe 115 y 125 CV

  • Duster
  • Dokker
  • Lodgy

Mercedes-Benz 112 115 CV

  • Citan

Nissan 1.2 DIG-T 115 CV

  • Juke
  • Qashqai II
  • Pulsar

Renault 1.2 TCe 115, 120 y 130 CV

  • Captur
  • Clio IV
  • Kadjar
  • Kangoo II
  • Mégane III
  • Mégane IV
  • Scénic y Grand Scénic III
COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
cacho perro
Invitado
cacho perro

Desde luego Renault se está luciendo… entre ese motor y el diésel 1.5 dci que según esta publicación (perdón por citar a la «competencia») da muchos problemas también:

https://www.motorpasion.com/industria/los-coches-que-adoro-como-mecanico-porque-repararlos-es-un-placer

No por nada conozco mucha gente que ha acabado harta de la falta de fiabilidad y nefasto servicio postventa de las marcas francesas y se han pasado en bloque a marcas coreanas-japonesas (que tendrán lo suyo también pero parece que funcionan mejor en general)

Ricardo
Invitado
Ricardo

No solo ese modelo de motor ni hablar del k4m con esa culata de porquería que se vive estropeando la culata es malísima que cagada

Rest
Piloto
Rest

Tuve un 2.0 TFSI con 200 Cv. No sabría decir con exactitud cuántas toneladas de gasolina tragaba cada 100 km. El aceite lo devoraba con la misma pasión.
Lo bueno: no podía griparse, según me dijeron, y doy fe. Si el motor detectaba un nivel de aceite que pudiera comprometer su salud: no arrancaba en parado o dejaba de funcionar en movimiento.

No entiendo cómo Renault no atiende este asunto con ejemplaridad y celeridad, a base de campañas. A lo mejor unos buenos millones de euros de sanción les haría entrar en razón y, de efecto inmediato, lo agradecerían.

Heidi
Invitado
Heidi

Renault, caca de la vaca… a ver cuando la gente se quita la venda de los ojos y se da cuenta de que comprar Renault y las marcas que utiliza su tecnología es comprar basura.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.