Featured Video Play Icon

El Toyota RAV4 no supera el “test del alce”

Según las pruebas de Teknikens Värld presenta "un comportamiento peligroso"


Tiempo de lectura: 3 min.

Quien no conoce el “test del alce”. Desde que Mercedes-Benz pasara un mal rato con su primera Clase A en esta prueba de esquiva, se puso de moda y pasó a engrosar la lista de pruebas que debería pasar un modelo antes de salir a producción. Parece que los japoneses no han incorporado esta prueba entre sus requisitos, pues, según la revista sueca Teknikens Värld, el Toyota RAV4 no pasa el “test del alce” y presenta “un comportamiento peligroso”.

Según el estándar de la revista, la maniobra de esquiva debe pasarse satisfactoriamente sin tocar los conos a un mínimo de 70 km/h. En este caso, la velocidad máxima a la que consiguen superar el test con el Toyota RAV4 es de 68 km/h. No es que vuelque ni nada parecido, pero sí presenta unos movimientos de rebote bastante grandes, que pueden resultar en una pérdida de estabilidad en manos de un conductor con poca pericia.

En este caso, repitieron la prueba con dos unidades diferentes, y a diferente temperatura ambiente, -10 ºC frente a 23 ºC, con resultados muy similares en cuanto a comportamiento en situaciones extremas de esquiva. Según vemos en el vídeo, en algunas ocasiones levanta dos ruedas del suelo. La causa puede estar en una suspensión excesivamente blanda, una programación de ESP demasiado permisiva o ambas a la vez.

Esta no es la primera ocasión en que Toyota no pasa el “test del alce”. En 2016 el caso del Toyota Hilux fue muy famoso, comportamiento que corrigieron en posteriores versiones

toyota hilux 2016 test del alce

Comparándolo con otros SUV del segmento, el Nissan Qashqai realiza el test a 84 km/h con un comportamiento estable, demostrando que su ESP realiza un buen trabajo, aunque el Qashqai es más homologable al C-HR. También con un comportamiento noble destaca el Kia Sorento, que realiza positivamente la prueba a 78 km/h. En este caso tiene más mérito, pues su peso de 2.620 kg a plena carga hace que los neumáticos y el ESP se tengan que emplear a fondo. Esto es unos 400 kg más que el Toyota RAV4 de la prueba.

Ya sabemos que los SUV son inestables en este tipo de pruebas por naturaleza, pero unas suspensiones firmes, unos buenos neumáticos y, aquí está la clave, un ESP con una programación muy específica, hacen que en una situación extrema, el vehículo se mantenga bajo control, presentando un comportamiento predecible. En este caso, ni la arquitectura TNGA de Toyota salva los muebles colocando órganos mecánicos en una posición más cercana al suelo, sigue siendo un mal planteamiento ingenieril de partida (hacer un SUV).

Seguramente, Toyota tendría que haber calibrado el ESP para ser más agresivo al reducir el riesgo de vuelco, como le pasa al Porsche Macan, que sufre un considerable subviraje al bloquear una rueda frenando, pero no se levanta tanto del suelo

Después de ver los resultados, los pusieron en conocimiento de Erik Gustafsson, responsable de comunicación de Toyota Suecia, quien declaró: “En Toyota, la seguridad de nuestros clientes es nuestra prioridad número uno, y para garantizar su seguridad, aplicamos estrictas pruebas de seguridad durante el desarrollo de todos nuestros productos. Nuestras pruebas internas cumplen totalmente con los estándares globales para evitar obstáculos, y desde 2016, hemos actualizado nuestros procesos para reflejar también los procedimientos utilizados por Teknikens Värld. Durante su etapa de desarrollo, el Toyota RAV4 superó con éxito todas las pruebas internas, incluidas la ISO 3888-2 y la prueba de Teknikens Varld Elk. Aseguramos a todos los clientes de Toyota que pueden confiar en la seguridad de sus vehículos”.

Que cada uno saque sus propias conclusiones.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

11
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rino
Invitado
Rino

Este problema se presentó también en la prueba que hace un canal km77, allí tampoco pasó la prueba.

Roberto Sarlo
Invitado
Roberto Sarlo

Tratan a una pick up Hilux y a una csmioneta Rav , como si fueran autos deportivos.k

Reverfons
Invitado
Reverfons

Tiene toda la pinta de problema de configuración del esp y también que suspensiones y chasis no son muy finos porque esos rebotes…..

josemi
Invitado
josemi

Bueno, no es ninguna novedad, ya aqui en España km77 le dio calificacion roja

En general, segun se ve en los videos de km77, los todoterrenos y todoaceras suelen superar la prueba a buena velocidad de entrada por que el ESP entra en “modo panico” al primer golpe de volante y frena mucho el coche. En este caso no ocurre asi.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.