Menu

Coche del día: Opel Speedster 2.2

¡A disfrutar!

Coche del día: Opel Speedster 2.2

Conducir un coche como el Opel Speedster es similar a tener unas vacaciones: deseas que lleguen, las coges con entusiasmo, las disfrutas en la medida de lo posible y se acaban, provocándote un poco de bajón.

Así ocurre con el Opel Speedster 2.2: lo ves en la distancia y sientes un deseo irrefrenable de ponerte al volante; te vas acercando y notas que el corazón palpita a un mayor ritmo; abres la puerta, te colocas en el asiento y lo mejor de todo está a punto de comenzar, como cuando ves desde lejos una isla paradisíaca (a los que les guste la playa)...

Coche del día: Mercedes-Benz CLK 230 Kompressor (C208)

Elegancia con un toque deportivo

Coche del día: Mercedes-Benz CLK 230 Kompressor (C208)

La gama actual de Mercedes-Benz es la más amplia de su historia, incluso una de las más prolíficas entre los fabricantes que venden en Europa si tenemos en cuenta todas las carrocerías que pueden combinarse con las distintas clases.

Volviendo la vista atrás 25 años, en 1995 la cartera de productos de la marca de la estrella estaba compuesta por los Clase C, Clase E y Clase S, además de los SL y Clase G...

Coche del Día: Chevrolet Alero

Una berlina al gusto americano

Coche del Día: Chevrolet Alero

Con la incipiente moda del diésel, el auge de los premium o la avalancha de excelentes berlinas provenientes de Japón, había que tener mucha personalidad o empeñarse en huir de lo corriente para comprarse este Chevrolet Alero. Y no lo digo porque fuese un mal coche, sino porque no era tan bueno como la gran mayoría de berlinas que se vendían a finales de los 90, o al menos para el gusto europeo...

Coche del día: Mercedes 600 SL/SL 600 (R129)

Expresión máxima de lujo, potencia... y cilindros

Coche del día: Mercedes 600 SL/SL 600 (R129)

Estamos en el año 1992. Tienes muchos kilos millones en el banco y vas a comprarte un coche. Una de las primeras marcas que se te pasa por la cabeza es Mercedes-Benz, así que te acercas a un concesionario. Quizá el modelo que te viene a la mente es un Clase S, pero crees que es un coche que deberías usar con chófer...


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.