Coche del día: Subaru Outback 2.0D Boxer Diesel (BP)

Coche del día: Subaru Outback 2.0D Boxer Diesel (BP)

Combinación perfecta


Tiempo de lectura: 7 min.

La fórmula es la siguiente: combinar una carrocería amplia y práctica sobre un chasis con aptitudes offroad y un buen comportamiento en carretera, un motor de excelente rendimiento, un interior con mucha calidad y equipamiento a un precio relativamente asequible. Soluciones puede haber varias, y una de ellas pasa por este Subaru Outback 2.0D Boxer Diesel, sobre el papel un coche casi redondo.

Y empezaré hablando de ese “casi”, es decir, sus pocos puntos flojos. Para llegar a ello hay que superar algo tan esencial como subjetivo: el diseño. Como siempre, habrá a quien le guste y estarán los que piensen que se trata de un modelo del montón soso y anodino.

Al menos este Outback BP mantenía el diseño característico de la zaga con el tercer cristal lateral alargado hasta el portón disimulando el último pilar pintándolo de negro, lo cual no dejaba de resultar original. Delante destacaba la forma de sus grupos ópticos mezclando trazos rectos con circulares, así como los voluminosos faros antiniebla.

Subaru Outback 20D Boxer Diesel BP 03

Una vez salvado el escollo de la estética, el Outback tenía dos aspectos mejorables que le impedían ser el coche 100 % redondo al que intentaba hacer referencia más arriba. Por un lado, le faltaba una sexta marcha a su transmisión manual de cinco velocidades, y por otro un puñado de litros más de maletero para ser el familiar perfecto, pues 459 litros, sin ser mala cifra, le alejaban de los mejores. Y más si tenemos en cuenta que el Outback no era precisamente corto a tenor de sus 4,73 metros de longitud.

Al menos el habitáculo salía bien parado en cuanto al reparto de espacio se refiere, con una buena cota para las rodillas de los pasajeros del asiento trasero. Aquí, tanto por cota de anchura como por la forma de la banqueta o el voluminoso túnel central, dos viajarían con total comodidad, pero el tercer ocupante no pasaría de unos pocos kilómetros. Un defecto, sí, pero al fin y al cabo algo de lo que pecan la gran mayoría de vehículos con carrocerías que no sean de monovolumen.

Continuando con el interior, el Outback, así como el Legacy del que derivaba, contaba con un nivel de calidad y ajustes a la altura de marcas de renombre. Las partes visibles, sin ser especialmenete lujosas, tenían un buen tacto en cualquiera de sus materiales, puesto que se combinaban plásticos blandos con inserciones de efecto metálico o madera, y en el caso de las versiones más equipadas el cuero de los asientos.

Subaru Outback 20D Boxer Diesel BP 02

Además, había detalles de los que no se veían en una primera ojeada que evidenciaban el cuidado con el que la marca había trabajado en este modelo. Por ejemplo, las tapas de la guantera o el reposabrazos tenían un sistema de cierre ralentizado. Asimismo, el interior de estos huecos estaba forrado y gozaba de luces de cortesía para poder ver su contenido.

En cuanto al puesto de conducción, ningún pero en lo referente a los asientos o la situación de la palanca de cambios. La única pega era la ausencia de regulación en profundidad del volante. La postura resultaba baja aunque el Outback fuese 7 centímetros más alto que el Legacy SW.

Y es que en este se viajaba muy pegado al suelo por el objetivo de conseguir un centro de gravedad bajo. La sensación en el Outback no era tan evidente, pero nada nos hacía pensar que estábamos ante un vehículo elevado y no en una berlina cualquiera de cierto talante deportivo. Este no lo encontrábamos en el Outback, pero en asfalto se comportaba de manera eficaz sin tacha por su mayor altura o los neumáticos de uso mixto.

Subaru Outback 20D Boxer Diesel BP 05

El esquema de suspensiones con el multibrazo trasero tenía mucho que ver, y el coche se movía con total confianza mostrando un gran aplomo en vías rápidas y agilidad en zonas viradas. Por su concepción de vehículo familiar esperaríamos antes un elevado grado de confort para todos sus ocupantes, y se hallaba, pero con el matiz de una sonoridad algo más alta de lo normal debido a la ausencia de marco en las ventanillas de sus puertas, otro rasgo diferenciador de las berlinas de Subaru.

No estaba dirigido a todos los públicos por su concepción de familiar grande, pero quien pusiese sus ojos en este tipo de vehículos no encontraría grandes defectos en el Outback

En campo el Subaru Outback 2.0D Boxer Diesel estaba limitado por la propia carrocería, corta altura al suelo y voladizos. Resultaba ideal para pistas donde quizá con un turismo convencional podríamos circular a muy poca velocidad por temor a rozar los bajos, y con algo más de seguridad en el Outback.

Sin embargo, su sistema de tracción AWD -4×4 permanente- garantizaba una excelente motricidad en cualquier terreno, pero especialmente en asfaltos húmedos o deslizantes. Contaba con un diferencial central viscoso con un reparto de fuerzas de 45/55 en el eje delantero/trasero, si bien variaba de forma automática según las necesidades. Se apoyaba en un control de estabilidad desconectable y el control de tracción ETCS.

Subaru Outback 20D Boxer Diesel BP 06

Motor Subaru Boxer Diesel Euro 4

Pero el punto más interesante de este Subaru Outback 2.0D Boxer Diesel lo encontrábamos bajo el capó. Por primera vez en la marca se montaba un motor diésel que, siguiendo la tradición, mantenía la configuración tipo bóxer de cilindros opuestos, algo inédito en el mercado de turismos. Al igual que ocurría con los bloques de gasolina, el motivo residía en ofrecer un centro de gravedad lo más bajo posible en aras del comportamiento dinámico.

De igual modo, resultaba muy compacto y ligero, prueba de ello es que pesaba 10 kilos menos que el 2.5i de gasolina. Contaba con filtro de partículas (DPF) y sistema de recirculación de gases (EGR) para cumplir con la norma Euro 4. ¿Cómo se traducía esto en su rendimiento? Los 150 CV homologados no eran una cifra especialmente alta y la clave residía en su agrado de uso, ausencia de vibraciones y baja sonoridad.

Empujaba con fuerza desde apenas 1.500 RPM, si bien no mostraba una sensación de brío contundente con el efecto turbo de otros motores diésel. No obstante, subía de vueltas con facilidad hasta las 4.000 revoluciones, momento en el que decaía de manera casi súbita. Sus prestaciones no eran tampoco sensacionales, pero más por su peso y el rozamiento de la tracción total que por el motor en sí.

Subaru Outback 20D Boxer Diesel BP 04

Alcanzaba 200 km/h de velocidad máxima y aceleraba de 0 a 100 en 9,2 segundos. Como decía arriba, un cambio de seis velocidades le hubiera venido de perlas, pero no por una sexta marcha de desahogo para reducir consumos (que también), sino por el escalonamiento de las cuatro marchas inferiores. La quinta era más bien larga, lo cual ayudaba a que el gasto se situara en muy buenos términos: 5,8 litros en ciclo combinado cada 100 km.

Tal vez la poca publicidad de la marca o un número reducido de concesionarios han hecho que Subaru no haya terminado de cuajar en nuestro mercado

Queda solo hablar de precios, aspecto en el que el Outback Diésel no estaba mal situado. Disponible con tres niveles de acabado (Classic, Limited y Limited Plus), abarcaba una horquilla de 30.300 y 35.350 euros de 2008. No había competidores directos con el que compararle, pues el Passat Alltrack apareció más tarde y los Audi A6 Allroad o Volvo XC70 eran claramente más costosos.

El rival más cercano estaba en la propia casa, ya que el Legacy SW costaba entre 2.000 y 4.000 euros menos que el Outback. A cambio perdía el extra de altura al suelo y estar a la moda ya implantada de SUV y crossover. Pero ahora que lo pienso, ¿no sería ese Legacy aún más redondo y cercano a la perfección?

Calcula cuánto cuesta asegurar un Subaru Outback con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.