Coche del día: Volvo V50

Coche del día: Volvo V50

Un familiar para todos los públicos


Tiempo de lectura: 5 min.

Cuando Volvo lanzó el primer S40 en 1996 pudo cumplir uno de los dos objetivos que se había planteado la marca: plantar cara a las berlinas medias alemanas con un coche que encajaba de lleno en el segmento D. La intención era también rejuvenecer la imagen de Volvo y atraer a un público más joven, lo cual no se llegó a conseguir del todo. Persistieron con la segunda generación tanto en su versión sedán como en el familiar, este Volvo V50 al que hoy dedicamos estas líneas.

Para su denominación se continuó con el recurso de cambiar el número como en los modelos más grandes de la marca ,a fin de crear una gama separada como ocurrió con los V70 y S60, aunque en el caso del V50 se trataba prácticamente del mismo coche que el S40 (II) del que derivaba.

Esta vez se recurrió a la plataforma del Ford Focus (II) (el anterior S40 la compartía con el Mitsubishi Carisma), si bien su posicionamiento le dejaba en el corazón del segmento de las berlinas medias. Tenía una longitud de 4,52 metros para una distancia entre ejes de 2.640 mm, algo menos que un Audi A4 o BMW Serie 3, a los cuales superaba en anchura de vías.

Volvo V50 2004 2

Volvo V50 (2004)

Por tanto, emplear la plataforma de un compacto no suponía un problema, sobre todo porque en lo estético no había ni rastro del modelo del óvalo. Las líneas del V50 resultaban inequívocamente Volvo desde cualquier ángulo, comenzando con un frontal asimilable al resto de los modelos de su catálogo.

En la zaga se recuperaban los grupos ópticos verticales a diferencia del anterior V40, y asimismo se abandonaba la luneta tendida frente a otra más vertical sin llegar a una imagen tan cúbica como en el V70 u otros familiares anteriores. El conjunto resultaba bastante atractivo para los amantes de los vehículos familiares, clientela especialmente importante para la firma sueca no solo por su larga tradición, sino por el elevado porcentaje de ventas de estas carrocerías en muchos países.

En el interior llamaba la atención la simpleza de líneas, casi minimalista, principalmente por la enorme zona de una sola pieza frente al acompañante y el diseño de la consola flotante que liberaba un hueco poco accesible tras ella en el que poder guardar objetos. Esta parte visible del salpicadero podía estar recubierta con efecto aluminio, madera o de plástico transparente. La distribución dejaba una considerable superficie lisa, aunque a costa de que algunos botones fuesen demasiado pequeños para poder manejarlos sin dificultad.

Estos contrastaban con los cuatro controles giratorios, de buen tamaño, con los que regular el volumen de la radio, emisoras o funciones del climatizador como la velocidad del ventilador o el ajuste de temperatura. Todo ello podíamos visualizarlo en una pequeña pantalla en la parte superior, justo por debajo de las salidas de aireación.

En cuanto a la instrumentación, encontrábamos también dos pequeñas pantallas donde consultar datos del ordenador, temperatura o el cuentakilómetros. Para las funciones básicas se recurría a dos grandes esferas con grafías de aspecto sencillo que guardaban el minimalismo general de un interior que, como buena marca de aspiración Premium, podía personalizarse con numerosas opciones como las citadas molduras o distintas tapicerías de tela o cuero.

La gama de motores inicial le alejaba del Focus del que derivaba, especialmente en las versiones de gasolina, al ofrecer únicamente bloques de cinco cilindros: el 2.4 con 140 o 170 CV, y el 2.5 T5 turboalimentado de 220 CV. En el caso del diésel se recurría al 2 litros de PSA-Ford con idéntica potencia: 136 CV.

Volvo V50 R Design 2010

Volvo V50 D2 R-Design (2010)

La gama se fue completando con versiones básicas tanto en gasolina como en diésel, convirtiéndose en el escalón de acceso un tranquilo 1.6 de 100 CV o el 1.6 de gasóleo con 109 CV. También hubo versiones FlexiFuel impulsadas con bioetanol E85 o gasolina convencional. Asimismo, se ofreció el D5 con cinco cilindros y 180 CV, la versión ideal para compaginar elevadas prestaciones con bajos consumos.

La combinación de este amplio abanico de motores, junto con tres niveles de acabado (Kinetic, Momentum y Summun), así como cajas de cambio manuales o automáticas y la posibilidad de tracción total en el T5, configuraban una gama realmente amplia que cubría prácticamente todas las necesidades con precios. Estos oscilaban entre 23.000 y 43.000 euros de 2004 (unos 30.000 y 57.000 euros actuales).

De cara al año 2008 sufrió un pequeño restyling con cambios sutiles en la carrocería y modificaciones en algunos motores, como el aumento de potencia del T5 a 230 CV o la aparición de la económica versión DRIVe con motor diésel que homologaba un consumo de solo 3,8 litros/100 km. Sin embargo, la novedad más importante recayó en el nuevo acabado R-Design, que le otorgaba una estética muy deportiva que aumentaba su atractivo.

Volvo V50 Classic 2011

Volvo V50 Classic (2011)

Pero no todo era perfecto en el Volvo V50, siendo su principal defecto una capacidad de maletero de tan solo 417 litros o unas plazas traseras que no destacaban por su amplitud. Era el precio a pagar por conseguir un diseño que cautivara al público reticente a este tipo de carrocerías y supieran apreciar que la versatilidad no estaba reñida con la imagen quedando ya lejos aquella asociación de los Volvo familiares como “coches de muertos”.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volvo V50 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.