Coche del día: Peugeot 607

Coche del día: Peugeot 607

En terreno vedado


Tiempo de lectura: 7 min.

El Peugeot 607 vio la luz a finales de 1999, justo una década después de que apareciera el modelo al que sustituía, el 605. A este se le había criticado un diseño demasiado sobrio y anodino, así como problemas de fiabilidad con algunas unidades equipadas con el motor V6 PRV (605 SV 3.0). Reemplazarle no iba a ser difícil, pero hablamos de una categoría que en ese momento estaba muerta en vida.

Y es que las berlinas grandes del segmento E eran patrimonio de las marcas Premium alemanas con alguna honorable excepción como el Volvo 850 GLT o el Opel Omega MV6. Ello no significaba que los franceses ofrecieran malos productos, pues ni los Citroën XM o Renault Safrane fueron malos coches, sino más bien escaparates que mostraban lo que las marcas galas eran capaces de hacer en cuanto a tecnología o nivel de terminación y equipamiento. Pero Citroën y Renault eran más atrevidas, así que a Peugeot le tocaba desempeñar el papel de marca más conservadora.

Prueba de ello fue la concepción de este 607 como una berlina clásica de tres volúmenes que jugaba con el diseño armonioso y elegante, aunque no todos pensaron lo mismo cuando fue presentado en el Salón de Frankfurt. En el frontal nos encontrábamos con unos voluminosos faros en forma de lágrima siguiendo el estilo estrenado en el 206 y que luego se extendería al resto de modelos de la marca del león. El capó, bien separado de las aletas y los faros, se iba cerrando formando una parábola hacia una parrilla donde el protagonista era el enorme logo de la marca.

La zaga fue la zona más controvertida en lo referente a la estética. De nuevo los grupos ópticos eran de generoso tamaño, pero aquí con un diseño muy horizontal que se extendía hacia los laterales del coche. La matrícula iba situada en el paragolpes, por lo que quedaba mucha chapa a la vista. Para contrarrestarlo, la forma cóncava de la tapa de maletero estaba curvada hacia abajo y para mantener la pureza de líneas el botón de apertura del portaequipajes se encontraba oculto en el cero de su nombre.

En cuanto al lateral, destacaba que la línea del techo comenzaba a descender desde muy atrás para favorecer el espacio en las plazas traseras y entonces quedaba un pilar C muy fino y una caída que armonizaba con el tercer volumen como si todo el contorno hubiese sido trazado en una sola línea. El perfil estaba igualmente marcado por los largos voladizos, pues la longitud total del coche se alargaba a 4,87 metros y la distancia entre ejes se quedaba en 2.800 mm, idéntica a la del Peugeot 605.

Y es que el 607 utilizaba la misma plataforma que este, aunque actualizada en algunos puntos. Por ejemplo, muchas de las soldaduras de la carrocería eran de tipo láser, el capó estaba fabricado en aluminio y Peugeot estrenó la técnica del multiplexado para lidiar con los sistemas electrónicos, que no eran pocos. Ya conocemos los quebraderos de cabeza que supuso para la marca en el 307, pero lo cierto es que el 607 no estuvo exento de polémica al inicio de su comercialización.

Peugeot 607 1999 4

Peugeot 607 3.0 V6 (1999)

Dicen las malas lenguas que los primeros probadores de la nueva berlina francesa criticaron severamente su comportamiento dinámico, muy reactivo y nervioso, por lo que Peugeot atajó el asunto retocando suspensiones y dirección, incorporando amortiguadores más duros o ruedas más anchas con menor perfil.

Lo que sí se alabó fue el elevado grado de confort a nivel acústico y de suspensiones, sobre todo en el motor más potente que equipaba de serie un sistema de amortiguación variable electrónicamente con dos modos de accionamiento manual: Normal y Sport. Este motor era una evolución del 3.0 V6 que ya montaba el Peugeot 406, pero ahora con distribución variable VTC, gracias a la cual aumentaba su potencia hasta 207 CV. Por debajo quedaba otra opción de gasolina, un 2.2 16v de 160 CV que tomaba como base el 2.0 de la marca montado también en la berlina media o en el pequeño 206 GTi.

La opción Diésel se cubría con un novedoso 2.2 HDI de 136 CV con culata multiválvula y la primicia del filtro antipartículas -DPF- para reducir emisiones. De este modo las tres opciones mecánicas cumplían ya la normativa Euro 3. Como en casi cualquier otro vehículo la gama de motores se fue ampliando con el tiempo y la primera novedad pasó por un cambio de seis velocidades para este 2.2 HDI al que luego se le aumentó la potencia hasta 170 CV para dar cabida por abajo al 2.0 HDI en su versión de 136 CV.

Peugeot 607 1999 5

Peugeot 607 3.0 V6 (1999)

La oferta se remató con el refinado 2.7 HDI V6 de 204 CV montado en el Jaguar S-Type y asociado a un cambio automático de seis marchas, novedad introducida en el V6 de gasolina, ahora con 211 CV.

Sin ser demasiado ambicioso en este aspecto, las opciones mecánicas cubrían gran parte de las necesidades de los potenciales clientes de una berlina de este tipo

En el interior del 607 nos encontrábamos con un habitáculo muy amplio en su cota de anchura y un diseño del salpicadero elegante y bien resuelto. La consola central estaba dividida en dos partes, con la superior albergando las salidas de ventilación y la pequeña pantalla del ordenador o la opcional más grande para dar cabida al sistema de navegación. En la zona inferior quedaban los mandos de climatización o equipo de audio. Los apliques en color madera o diversos tonos para la tapicería daban un toque de color al interior, disponible con tres ambientes denominados Marfil, Titanio o Ébano.

La postura de conducción estaba muy conseguida, con un asientos muy cómodos que no pecaban por fin de una banqueta corta como en muchos modelos franceses. Contaban con múltiples regulaciones ya fueran manuales o de accionamiento eléctrico. En las plazas traseras sobraba anchura, aunque como siempre, estaba ideado para dos. La altura para las cabezas era también generosa y con el hueco para las piernas no había problemas pese a ser su medición menos favorable. Por su parte, el maletero presentaba una capacidad de 600 litros.

Peugeot 607 2004 1

Peugeot 607 (2004)

Para distanciarse de sus hipotéticos rivales Premium el equipamiento debía estar nutrido en todas sus versiones por aquello de ofrecer más por menos. El 607 se ofrecía en dos niveles de acabado: uno básico y el denominado Pack. De serie equipaban ocho airbags, ESP, climatizador dual, tapicería de cuero, cargador de CD y sensor de lluvia, luces o de presión de neumáticos. El Pack añadía faros de xenón con lavafaros, asiento del conductor eléctrico, sensor de parking trasero, retrovisor fotosensible o cortinilla trasera automática.

Pocos reproches podrían hacérsele en cuanto a nivel de equipamiento; eso sí, el Peugeot 607 no era un coche barato

Los precios del 607 se movían entre 30.000 y 40.000 euros, equivalentes a 44.000 y 59.000 actuales, por debajo de los alemanes, pero en la línea de un Volvo S80 T6 -motorización semejante-. Aguantó en el mercado una década entera con cifras que alcanzaron un pico de 34.000 unidades en Europa en 2001 que fueron cayendo hasta un pequeño repunte en 2005 gracias al restyling y mejoras en motores y equipamiento.

Tener una concepción clásica no le bastó para hacerse un hueco, como tampoco les ocurrió a sus intrépidos compatriotas los Citroën C6 o Renault Vel Satis ni a productos italianos como los dispares Alfa Romeo 166 o Lancia Thesis.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Peugeot 607 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
AutoHinojar
Invitado
AutoHinojar

Era el coche oficial de los políticos franceses, la berlina de representación del país (da la sensación de ser mucho más grande que los Renault o Citroën equivalentes, en lo que influye mucho el diseño). Es curioso que en la equivalencia de precios, el 508 PHEV tenga una tarifa muy parecida, así que se puede considerar el sustituto lejano.

Javier Costas
Editor

La estrategia de supervivencia del segmento D generalista ha sido hacer una especie de modelos D/E, con precios de D, para competir con los D Premium y tamaños a medio camino con los E Premium (porque los E generalista han desaparecido).

El 508 PHEV, por muy caro que sea, sigue siendo el coche que es y hay atributos Premium que no tiene.

¿Sustituto lejano? Sí, porque sustituto directo, imposible.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.