Coche del día: Lexus GS 300 (S160)

Coche del día: Lexus GS 300 (S160)

Esencia japonesa con inspiración alemana


Tiempo de lectura: 5 min.

El objetivo de convertirse en una marca de prestigio ha hecho que los fabricantes pusiesen en el punto de mira a las tres grandes firmas alemanas que, de un tiempo a esta parte, son denominadas como Premium. Ha habido intentos de marcas de rancio abolengo como Jaguar y Cadillac, otras menos históricas que se han forjado su fama a base de esfuerzos como Volvo, y luego… Luego está Lexus, que es casi un adolescente dentro de la historia de la automoción, pero que, en unos pocos años, se ha convertido merecidamente en la alternativa a los especialistas germanos.

Su meteórica carrera se centró en países como Estados Unidos o Japón, siendo conscientes de que en Europa teníamos una cultura más arraigada. Y en España ya ni digamos. Por ello les costó algo más hacerse un hueco con aquellos primeros LS 400 de 1989 (UCF10) y no lo consiguieron con su segunda propuesta, el GS 300 de 1993, un coche demasiado grande para el público al que iba dirigido.

En 1997 lanzaron la segunda generación del Lexus GS 300 (S160) y el resultado fue unánime por la prensa especializada de la época. La nueva berlina de filial de lujo de Toyota se acercaba peligrosamente a la tan buscada perfección.

Lexus GS 300 S160 1997 2

El diseño exterior recordaba en algunos trazos a su antecesor a pesar de ser 15 centímetros más corto, colocándose ahora en 4.806 mm de longitud y una distancia entre ejes de 2,8 metros. En el frontal recurría a un doble grupo óptico que no llegaba a ser totalmente oval como en un Mercedes-Benz Clase E (W210), pero que igualmente le otorgaban mucha personalidad.

En el lateral nos encontrábamos una silueta marcada por la forma elíptica de la moldura cromada rematando la puerta trasera y el pilar C. Con un capó relativamente corto y una pequeña insinuación de línea en cuña, la zaga quedaba menos integrada a pesar de que la tapa del maletero resultaba más corta de lo habitual en berlinas de este tamaño o del anterior GS. Frente a este, el diseño de la zona trasera variaba sustancialmente, pues se abandonaban los originales grupos ópticos unidos en su zona central. En el nuevo GS eran también grandes, pero menos atrevidos.

Quizá por eso se decidió a última hora añadir un segundo grupo en la tapa del maletero, un detalle que heredó el IS 200 (XE10). Como curiosidad, en los faros traseros del Mercedes Clase E, la parte compuesta por las luces de marcha atrás junto a los antiniebla formaban una elipse perfecta muy similar a los de este Lexus. ¿Otra casualidad?

Lexus GS 300 S160 1997 5

El interior del GS 300 resultaba tanto o más convencional, aunque respiraba calidad por los cuatro costados. Nos topábamos con un diseño del salpicadero sobrio, pero con mandos y materiales de excelente tacto, de esos que palpas y sabes que están hechos para durar. El cuadro de instrumentos contaba con un par de guiños algo más frescos; por un lado las tres esferas independientes y por otro la instrumentación retroiluminada, que únicamente aparecía con el contacto encendido.

Antes de sentarnos frente al volante, este se retraía eléctricamente a fin de facilitar el acceso. Los asientos equipaban regulación eléctrica e iban tapizados en cuero. Detrás el espacio estaba concebido para dos a causa de un túnel de transmisión bastante voluminoso y la dureza del respaldo en el centro por la presencia del reposabrazos. El maletero cubicaba 515 litros de capacidad, una mejora sustancia frente a su antecesor.

Bajo el capó encontrábamos un bloque de seis cilindros en línea con 3 litros que rendía 221 CV de potencia, posicionándose como rival directo del Mercedes-Benz E 320. El GS alcanzaba 230 km/h de velocidad punta y aceleraba de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos. Quedaba, por tanto, ligeramente por detrás de la berlina de la estrella. Como en esta, los de Lexus apostaban por ofrecer el máximo confort por encima de la eficacia, pero en conjunto su comportamiento resultaba irreprochable.

Lexus GS 300 S160 1997 4

También lo era su nivel de equipamiento, puesto que el Lexus GS 300 ofrecía prácticamente todo lo esperable en una berlina de lujo con una salvedad: carecía de faros de xenón. El cuero en los asientos eléctricos, equipo de audio con cargador para siete CD o control de estabilidad formaban parte de su dotación de serie quedando como única opción el techo solar eléctrico.

Claro, que su precio iba en consonancia. Con una tarifa de 50.000 euros de 1998, el equivalente a 77.000 euros de hoy, se posicionaba incluso por encima del E 320, menos equipado de serie, eso sí. Es llamativo que el último GS 300h comercializado en nuestro país costase en 2015 menos que aquel GS 300 de hace dos décadas.

La gama se complementó años después con la versión GS 430 equipada con un V8 que llegaba a los 283 CV con un precio 10.000 superior a su hermano pequeño. Tanto o más tentador que el GS 300, un coche que no llegó a tener una gran encogida en nuestro país, pero que fue plantando poco a poco la semilla de lo que hoy en día es la marca. Sin embargo, Lexus era ya famosa por ofrecer un servicio postventa inigualable gracias al Privilege Service, lo cual no hizo más que fomentar la imagen de la marca elevando sus índices de satisfacción entre sus clientes.

Lexus GS 300 S160 1997 3

La siguiente generación (S190), aunque continuista en su diseño, destacaba ya por unas líneas más modernas y, quizá, menos inspiradas en sus rivales alemanes. Y a día de hoy, aunque el GS ha dado paso al ES, nadie niega que la imagen de Lexus es inconfundible, aunque sea a base de una enorme parrilla, faros con extrañas formas o la profusión de cromados.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Lexus GS 300 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
AutoHinojar
Invitado
AutoHinojar

Importante destacar que el motor del GS300 es un 2JZ-GE, un auténtico mito, y tiene que funcionar con una suavidad tremenda. No estaría nada mal tener uno.

Javier Costas
Editor

Correcto, es el mismo motor del Supra atmosférico de la cuarta generación (A80), que sin turbo daba casi la misma potencia que el 7M-GTE de la generación previa (A70) con turbocompresor. También motorizó varios modelos de prestigio en el mercado japonés. Una pieza interesante para currarse un swap en según qué modelos wink .


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!