Coche del día: Subaru G3X Justy (MHY)

Coche del día: Subaru G3X Justy (MHY)

Un pequeño y práctico 4x4


Tiempo de lectura: 5 min.

Con el temporal de nieve que hemos sufrido estos últimos días, apuesto que a más de uno le ha picado la curiosidad y le ha dado por mirar 4×4 económicos en el mercado de segunda mano, tal vez fantaseando sobre cuál sería nuestro garaje perfecto, donde quizá tendría cabida un pequeño todoterreno para salir airosos de alguna situación similar a las vividas esta semana

De lo que ya no estoy tan seguro es que en esa hipotética búsqueda haya aparecido este Subaru G3X Justy (MHY) que nos ocupa hoy, más que nada porque es todo un desconocido en nuestras carreteras y apenas hay unidades a la venta. Lanzado en Europa a principios de 2004, se trataba de la tercera generación del urbano japonés. Curiosamente, en España conocimos la primera entrega en una versión 4WD y motor tricilindrico con 1.190 cc y 68 CV de potencia. Todo un desconocido que hace 30 años costaba la friolera de 12.000 euros de entonces.

Con este nuevo Justy ya no había problemas arancelarios que encarecieran su tarifa y, además, se trataba de un proyecto desarrollado junto a Suzuki para su modelo Ignis, por lo que a priori se reducían costes. Esta colaboración nos sirve también para entender el concepto de este coche, puesto que Suzuki había lanzado un Ignis de planteamiento similar unos años antes.

Subaru G3X Justy MHY 2

Subaru G3X Justy, con barras de techo

Este nuevo Justy tenía una longitud de 3,77 metros, equivalente a cualquier coche del segmento B de la época, pero ahí acababan las similitudes con los utilitarios. Desde el punto de vista del diseño tenía varios rasgos diferenciadores. Por un lado podría pasar como un pequeño monovolumen del estilo Mazda2/Demio, aunque con un capó más inclinado. Además, el Justy contaba con barras en el techo que potenciaban esa imagen práctica y elevaban la altura de su carrocería hasta 1,6 metros.

Parte de la culpa procedía también de una altura libre al suelo de 170 mm que evidenciaba el carácter aventurero del pequeño Subaru. Y es que la máxima peculiaridad del G3X Justy residía en su configuración de tracción total, un elemento sin rival entre los coches pequeños hasta la llegada del Fiat Panda 4×4 de segunda generación.

Se trataba de un sistema mucho más sencillo que en cualquier otro modelo de la marca, pues únicamente montaba un diferencial central viscoso situado por delante del tren trasero. Eso sí, la tracción total era permanente, por lo que siempre funcionaba en este modo dotándole de un gran aplomo en toda circunstancia, algo difícil en un coche de batalla corta que pesaba poco más de una tonelada.

Subaru G3X Justy MHY 3

Subaru G3X Justy, sin barras de techo

Para salir de caminos rotos o del tráfico urbano y enfrentarnos a carreteras de primer orden, el motor elegido para el Subaru resultaba más que suficiente en el plano prestacional. Se trataba de un 1.5 con doble árbol de levas y 16 válvulas que erogaba 100 CV de potencia. Asociado a una transmisión manual de cinco velocidades, el G3X Justy alcanzaba 170 km/h de velocidad máxima y era capaz de acelerar de 0 a 100 en 11 segundos.

Gracias a sus cortos desarrollos recuperaba velocidad en repechos o adelantamientos con cierta alegría sin que los consumos se resintieran, ya que la marca declaraba una media de 7,2 litros/100 km en uso mixto, cifra similar a la de un Ibiza de igual potencia y bastante menor a la de un Daihatsu Terios (J100), más lento, aunque con mejores aptitudes offroad.

Hubo también un G3X Justy con el motor 1.3 Diesel de origen Fiat y 70 CV, aunque sin tracción total en este caso, solo 4×2

El Subaru G3X Justy era, por tanto, un vehículo muy versátil que nos permitía circular por autopistas, desenvolvernos con soltura entre el tráfico urbano o adentrarnos en campo sobrepasando los límites de cualquier otro coche de su tamaño y precio. A todo esto le acompañaba un interior amplio que daba cabida a cuatro adultos con comodidad tanto por altura como por hueco para las piernas en las plazas traseras. Lástima que un maletero de tan solo 236 litros limitara un uso familiar, pues sus cinco puertas y un cómodo acceso reforzaban esta faceta.

Subaru G3X Justy MHY 4

En las plazas delanteras nos topábamos con un salpicadero de aparente calidad y diseño moderno con algunos detalles exclusivos como la instrumentación con fondo blanco, poco habitual en coches de este tipo. Los mandos (algunos tomados del Opel Agila) quedaban muy a mano con un uso muy intuitivo.

La postura de conducción, pese a la imposibilidad de regulación del volante, resultaba natural y algo elevada en aras de mejorar la visibilidad. Además contaba con multitud de huecos para dejar objetos. Por el contrario, los asientos pecaban de falta de sujeción y carecía de reposapiés para el pie izquierdo.

Disponible con un único nivel de acabado, el precio del G3X Justy era de 13.950 euros (18.400 hoy día) e incluía ABS, cuatro airbags, faros antiniebla o llantas de aleación, mientras que el aire acondicionado quedaba como opción. No era mucho dinero para todo lo que ofrecía, sobre todo ese plus de la tracción total que en muchas zonas de España solo echamos de menos cuando nos visitan temporales como Filomena.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Subaru Justy con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

No se yo si es correcto lo de “desarrollado juto a Suzuki” cuando es un Ignis con otros logos y un frontal un pelín diferente: motores (de gasolina) y transmisión eran 100% Suzuki. Lo mismo que la anterior generación que no dejaba de ser un Swift remarcado.

AutoHinojar
Invitado
AutoHinojar

Diría que es uno de los coches que mejor representa el concepto de hace unos años de todocamino, suficiente para usarlo por ciudad y pasárselo bien por caminos y en el campo. De hecho, los videos que hizo Vicesat sobre uno que se compró están muy bien y se ve al coche en acción.

Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Precisamente hace un mes me compre un Ignis y aunque es pronto teniendo en cuenta lo que ha costado (seguramente incluso estos días han subido de precio) y como va el coche, estoy encantado con la compra.

Delantera nevada 07.01.21.jpg


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.