Este Mazda RX-7 del 94 busca nuevo dueño (y disfrute)

Este Mazda RX-7 del 94 busca nuevo dueño (y disfrute)

Impoluto, con poco más de 7.000 km en el odómetro


Tiempo de lectura: 3 min.

Los deportivos japoneses de la década de los 90 tienen un encanto especial. Eran rápidos, tecnológicos, gozaban de buen equipamiento y, sobre todo, hacían gala de un comportamiento dinámico ejemplar para la época. Fueron tan populares dentro del universo de las modificaciones que, encontrar una unidad en estado original y bien cuidada es un auténtico rara avis. Pero siempre hay algunas excepciones, como este 1994 Mazda RX-7, modelo americano.

El Mazda RX-7 fue, probablemente, el último gran deportivo de la casa de Hiroshima, con permiso del RX-8. De la tercera generación de este coupé de dos puertas se hicieron 68.589 unidades producidas en una década, pero nos acabó dejando con muy pocas unidades sin sufrir el castigo del tuning y los innumerables cortes de inyección. El ejemplar que ilustra estas imágenes no ha sufrido modificación alguna, ha permanecido prácticamente intacto durante cinco lustros. Un auténtico seminuevo.

Pintado en Montego Blue Metallic, este Mazda RX-7 se adquirió originalmente en Virginia en 1994, hasta que su actual vendedor (Motorcars Washington) lo compró hace un año. De acuerdo con la descripción del vehículo, el coche ha permanecido inactivo durante 12 años. Y es que su odómetro tan solo marca 4.450 millas; es decir, 7.322 kilómetros. Eso son 563 kilómetros al año, despreciando los años que no ha sido usado. Irrisorio para coche diseñado para ser disfrutado.

Subasta 1994 Mazda RX 7 2

Se ve impoluto, no cabe duda, pero los años no pasan en balde para muchos de los componentes, aunque no se hayan usado. Recientemente se le ha hecho una actualización de arriba abajo para que todo volviese a estar en orden, como el primer día. Eso se traduce en un cambio de aceite y filtros, nuevas bujías y nueva batería. El depósito de combustible también ha sido drenado y rellenado con gasolina de 2019. Aparentemente, no necesita mucho más cuidados.

Acabado en el nivel de equipamiento Touring, este Mazda RX-7 cuenta con numerosas concesiones al confort y un equipamiento de lo más completo, tales como luces antiniebla, techo solar eléctrico, limpiaparabrisas en la luneta posterior, control de crucero, aire acondicionado, ventanillas y espejos retrovisores con ajuste eléctrico o cierre centralizado, entre otros. Incluso el equipo de sonido Bose Acoustic Wave no ha reproducido un CD siquiera.

El alerón sobre el portón del maletero también es de fábrica. El conjunto exterior queda rematado por unas sencillas llantas de aleación de 16 pulgadas abrazadas por neumáticos Goodyear Eagle GS-D 225/50. Y no, no han sido cambiados nunca. Así que si el futuro dueño tiene planeado circular con el coche por la carretera, deberá de cambiarlos. Aunque un servidor duda que vaya a ser así, pues se trata de una cápsula del tiempo que incrementará aún más su valor en el futuro.

Subasta 1994 Mazda RX 7 3

En el interior se aprecian unos asientos tapizados en cuero de color canela que apenas han sido rozados ni calentados. Las alfombrillas, del mismo tono, se mezclan con los plásticos negros en un aura muy noventera. Mecánicamente, el propulsor rotativo 13B-REW con turbocompresor es capaz de desarrollar los mismos 258 CV de potencia y 294 Nm de par motor que cuando salió de fábrica. Y lo más importante, está asociado a un cambio manual de cinco relaciones que envía la potencia al eje posterior a través de un diferencial de deslizamiento limitado.

El coche cuenta con un informe Carfax que demuestra su estado hasta septiembre de 2007. Lógicamente, no ha sufrido daño alguno. Ahora mismo se encuentra a la venta en portal web Bring A Trailer (de donde han salido otras rarezas como este Belly Tank Lakester, Honda S2000 o Toyota Supra A80) y, en el momento de escribir estas líneas, la puja está en 52.000 dólares, algo más de 46.000 euros al cambio. Están colgadas casi 100 fotos del coche, casi nada.

¿Hasta cuánto subirá?

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!