Menu

Coche del día: Hyundai Sonata GLS 2.5 V6 (EF)

¿Mucho por poco?

Coche del día: Hyundai Sonata GLS 2.5 V6 (EF)

¿Disponías de algo menos de 3.500.000 pesetas del año 2000 -equivalente a unos 29.000 euros de 2019- y querías una berlina grande con motor gasolina V6? Pues probablemente nuestro protagonista de hoy, el Hyundai Sonata GLS 2.5 V6 de cuarta generación (EF), era uno de tus pocos candidatos.

Primo hermano del Kia Magentis (EF) del que os hablamos hace unos días, contaba con una longitud de 4.710 milímetros, una anchura de 1.820 mm y una batalla de 2.700 mm. Con estas medidas estaba quizás destinado a competir en el segmento E, aunque por precio estaba más en línea con coches del segmento D.

Podía medirse de tú a tú en tamaño y alguna cosa más, pero tenía ciertas carencias por las cuales no podíamos considerarlo un verdadero competidor en el segmento E, como su reducida gama de motores -solo dos y gasolina-, o sus posibilidades de equipamiento. Tenía en su punto de mira a su compatriota Daewoo Evanda, el citado Kia Magentis y a las berlinas generalistas del segmento D.

Era una berlina muy a la americana por su concepción, pero con un diseño oriental y con ciertas reminiscencias -salvando las distancias y sobre todo viéndolo desde la trasera-, de algún modelo de Jaguar. Tenía una estética menos sobria y quizás menos “digerible” que los Sonatas previos.

Hyundai Sonata 1998 EF 2

Lo de berlina a la americana lo decimos por cosas como sus tarados de suspensiones blandos, igual que sus asientos -además de poco envolventes-, su motor grande y poco “apretado” o que montara en opción una vetusta caja de cambios automática de cuatro velocidades sin modo secuencial.

Aún así era un coche muy honesto, al que por el precio que tenía tampoco se le podía pedir mucho más. Montaba de serie equipamiento como el ABS -opcional en la otra motorización, un 2 litros-, cuatro airbags, climatizador automático, asientos en terciopelo, volante -regulable únicamente en altura- y pomo en piel, inserciones en símil madera, llantas de aleación de 15 pulgadas, radiocasete (en España era aftermarket) con cuatro altavoces, antena eléctrica, faros antiniebla, cierre centralizado con mando y alarma o elevalunas eléctricos.

Las opciones se reducían a la elección de una tapicería en cuero gris o beis, el cambio automático, la pintura metalizada; y ya como accesorios: un cargador de 10 CDs que iba ubicado en el maletero o un alerón con tercera luz de freno situado sobre la portezuela del maletero.

Hyundai Sonata 1998 EF 3

Era un coche con una buena relación calidad-precio; pero tenía sus cosillas, como defectos de ajuste muy apreciables en el salpicadero que provocaban grillos -sin embargo, la calidad de los materiales era aceptable, con una parte superior del salpicadero y puertas blandita-, no así elementos como las palancas de los intermitentes y limpiaparabrisas que eran bastante frágiles y de accionamiento tosco.

Completaban sus puntos flacos unos frenos muy justos -aunque montara discos en las cuatro ruedas las distancias de frenado eran considerablemente largas-, un maletero escaso -no llegaba a 400 litros, pero al menos lo asientos eran abatibles en proporción 60:40-, o un cambio de marchas con unos desarrollos largos y un tacto muy mejorable -probablemente casaba mejor con la filosofía del coche el cambio automático de cuatro marchas, aunque perjudicaba las prestaciones y el consumo-.

Además, como hemos dicho al principio, no contaba con un equipamiento propio de una berlina de su tamaño, como un simple ordenador de viaje o el no poder equipar ni en opción control de crucero -en otros mercados sí que lo incluía con el cambio automático-; ni tampoco la posibilidad de montar control de tracción o airbags de cortina.

Hyundai Sonata 1998 EF 4

Hyundai Sonata GLS 2.5 V6

Sus virtudes: el confort de marcha -te invitaba a ir tranquilo y no “de tramo”, cosa para lo que no estaba pensado-, la finura y fiabilidad de su 2.5 V6 de 160 CV a 6.000 vueltas, con el que aceleraba hasta los 100 km/h en 8,5 segundos, entregando 230 Nm de par a 3.750 RPM, y con el que si no te pesaba demasiado el pie derecho podías alcanzar consumos de 8 litros a los 100 km manteniendo cruceros a 120-130 km/h -lo comprobé yo mismo ya que tuvimos uno en casa con cambio manual del que guardamos buen recuerdo-.

Eso sí, si eras de conducción «alegre» o pisabas mucho ciudad, te tenías que olvidar de bajar de 11 o 12 litros de media a los 100 kilómetros.

Comercializado desde el año 1998, en 2002 sufriría un restyling muy profundo (denominado Fase II), en el que se revisaron motorizaciones, incrementándose la cilindrada del V6 hasta los 2,7 litros, la estética general del coche, interiores y su equipamiento -ya equipaba control de crucero, ordenador de viaje y control de tracción-; cosa que le permitiría aguantar dignamente hasta el lanzamiento del último Sonata vendido en España, el que salió al mercado en el año 2005.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Hyundai Sonata con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Con estos pasa lo mismo que con los Magentis…deben ser robustos, porque queda un apreciable número circulando por ahí, en las peores manos posibles, con los mínimos cuidados…y ahí siguen.

Adrian Iniesta
Invitado
Adrian Iniesta

Hola José, así es, lo bueno que tienen que al ser coches bastante «simples», son robustos y suelen dar pocos problemas. ¡Un saludo!

Jose
Invitado
Jose

Una pregunta de puro frikismo…¿estos Sonata seguían teniendo algo de Mitsubishi, como las anteriores generaciones?

Adrian Iniesta
Invitado
Adrian Iniesta

Según leí, este ya era desarrollo propio de Hyundai. Un saludo.

sergio
Invitado
sergio

Me sorprende que el ABS fuera una opción, en la motorización básica, teniendo en cuenta que seria seguro, la mas demandada, aun así, era algo habitual, no solo en hyundai, también otros fabricantes.
Eso si, los faros a lo Mercedes, no le hacían justicia, al estilo del coche, que era agradable, aunque el interior, pecara de imitaciones en madera, tan vistas en otros modelos.
¿Fiables? pero muy mal cuidados, aquí hay varios y dan pena ver como están por fuera, es una pena verlos tan descuidados, no se merecen una vida asi

Adrian Iniesta
Invitado
Adrian Iniesta

Ahora que lo dices sí que los faros se dan un aire a los del Mercedes-Benz CL (C130). Hoy justo me he cruzado con un Sonata V6 que por matrícula (M-xxxx-VB) sería de los primeros (1998) y de chapa estaba un poco regular, pero ahí seguía, dando guerra 21 años después. Y en relación a lo de la madera, pues sí, una moda un poco «rancia» de la época…¡Saludos!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.