Coche del día: Porsche 911 (993)

Coche del día: Porsche 911 (993)

La última iteración del Nueveonce con motor refrigerado por aire


Tiempo de lectura: 2 min.

El Porsche 911 es el coche inmortal, un modelo que está destinado a ser el mismo para siempre, incluso cuando, finalmente, adopte la tecnología eléctrica. Sin embargo, eso parece que no será un problema, porque acumula éxitos con cada generación del modelo, incluso la 996, la llamada, despectivamente, generación “hueco frito”, tiene una diferente consideración desde que se dejó de fabricar.

No obstante, si preguntáramos a un amante del Nueveonce, seguramente nos dirá que la mejor generación de todas es la cuarta, la conocida como Porsche 993. Esta edición del mítico modelo alemán tiene algo especial, un aura que encandila a todos los Porschistas y que tiene que ver con su motor, pues fue la última generación del coupé alemán en montar motores refrigerados por aire.

La puesta en escena del 993 supuso un cambio total con respecto a la generación anterior, al Porche 964, y no solo por el cambio de diseño, que suavizó muchísimo las formas de la carrocería sin perder la auténtica esencia del modelo –obra de Tony Hatter, bajo la dirección del diseñador jefe de Porsche, Harm Lagaay–, sino porque era el resultado de un diseño totalmente nuevo que incluida chasis fabricado por primera vez con aluminio y una suspensión trasera multibrazo de nuevo desarrollo con propiedades direccionales –eje que según la marca, es el desarrollo supremo del eje Weissach–.

Así, en 1993, el Porsche 993 hacía acto de presencia y ponía sobre el asfalto, como dice la propia marca, la culminación de la era con refrigeración por aire, aunque seguramente, cuando lo lanzaron al mercado no pensaban que sería el último de su clase.

De entrada, se comercializó con carrocería coupé y luego, descapotable. El Porsche 911 no apareció hasta 1995 y llegó con una innovación: el techo no era una simple pieza extraíble, sino que contaba con una plancha de vidrio que se ocultaba detrás de la luneta trasera mediante un sistema eléctrico.

Luego llegaron el Porsche 911 Carrera 4, el Carrera 4S, el Carrera S, el Porsche 993 Turbo… el catálogo del 993 no dejó piedra sin mover y llegó a contar con un brutal 911 GT2 RS con más de 400 CV.

El considerado como mejor Porsche 911 de la saga, se creó cuando la marca estaba en plena crisis, con la sombra de la bancarrota y el cierre planeando sobre ellos en más de una ocasión y sin embargo, supieron dar vida a un coche que fue un éxito. Entre 1993 y 1998, se fabricaron un total de 68.881 unidades entre todas las variantes del 993. El cese de producción del Porsche 911 993 supuso abrir la puerta a la refrigeración por líquido, al Porsche 996 y su nueva carrocería…

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alejandro
Invitado
Alejandro

Un ejemplo práctico de como un coche puede, justificadamente, ser considerado motivo de orgullo, tanto para los esforzados ingenieros y diseñadores como para los (pocos) afortunados poseedores de una unidad.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado