Menu

¿Cuánto vale un Toyota Supra A80 casi a estrenar? Más de 100.000 euros

25 años guardado con 11.444 kilómetros, el más caro (de serie) nunca subastado

¿Cuánto vale un Toyota Supra A80 casi a estrenar? Más de 100.000 euros

El nuevo Toyota Supra (A90) está a la vuelta de la esquina. Sin embrago, el -hasta ahora- último Supra en comercializarse (A80) es un coche que ha calado de alguna manera en cerebro de todo petrolhead; una máquina que algunos temerán en sus sueños y que en otros se humedecerá. En 1993, Toyota dispuso al mundo un deportivo que, a principios de milenio, vivió su máximo esplendor de la mano de Paul Walker -«The Fast and the Furious» (2001)- y videojuegos como «Need for Speed: Underground» (2003), disparando su cotización hasta niveles absurdos.

A diferencia del modelo europeo y japonés (330 CV y 427 Nm), el 2JZ-GTE del Supra estadounidense era algo más conservador en sus prestaciones. 320 CV de potencia y 442 Nm de par motor: un propulsor biturbo de seis cilindros en línea y 3 litros de desplazamiento que se ha ganado su hueco en la historia por mérito propio. Un poderoso corazón que, en el caso que nos ocupa este menester, ha estado encerrado entre cuatro paredes durante 25 años. Sus neumáticos, de fábrica, tan solo han rodado 11.444 kilómetros.

Con un elegante abrigo rojo renacentista (Renaissance Red) y un interior de cuero canela, este Supra fue adquirido mediante leasing en Florida en 1994. Cinco años después, el mismo dueño se decidió por acogerlo íntegramente en el calor de su garaje junto a otros coches y fue traslado a Pennsylvania. En 2017 fue comprado por un concesionario y, desde entonces, ha permanecido en un ambiente climatizado y cuidado. Y las fotografías no engañan, su estado es de estreno. Es uno de los pocos que puede presumir de no haber sufrido modificación alguna, es puro.

Toyota Supra A80 1994 1

El Toyota Supra más caro jamás vendido fue en 2015 por 185.000 dólares (162.350 euros). Fue conducido por Paul Walker durante el rodaje de «The Fast and the Furious»

¿Y cuánto se ha pagado por esta capsula del tiempo? 121.000 dólares, algo más de 106.000 euros al cambio. Esto es lo que ha tenido que desembolsar el nuevo dueño en la subasta llevada a cabo en la web estadounidense Bring A Trailer. Dado que la única condición que ha hecho plausible pagar esta ingente cantidad de dinero es su bajísimo kilometraje, puede intuirse que sus próximos años serán prácticamente iguales. Algún paseo anual para que los componentes mecánicos no sufran el inexorable paso del tiempo y miles de horas enjaulado. Una pena.

Hay más imágenes en la fuente. No vais a ver otro Supra A80 en mejor estado que este.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Marcos Truchado
Invitado
Marcos Truchado

personalmente me espero y me compro el nuevo


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.