SEAT: 70 Años motorizando al país, y a muchos otros

SEAT: 70 Años motorizando al país, y a muchos otros

Retrospectiva desde la Sociedad Española de Automóviles de Turismo


Tiempo de lectura: 13 min.

Coincidiendo con el lanzamiento del nuevo León, también es el 70 aniversario de la marca. La Sociedad Española de Automóviles de Turismo (SEAT), fundada el 9 de mayo de 1950, fue posible por un acuerdo entre el Instituto Nacional de Industria (INI), con el 51 % de los 600 millones de pesetas (3,6 millones de euros) del capital social inicial; siete bancos españoles (42 %); y Fiat (7 %), que otorgó el permiso para replicar sus coches y recibir a la marca.

La última década ha visto algunos desarrollos significativos para la sede de Martorell, Barcelona, ​​con muchos nuevos modelos en la última década. Todo comenzó en 2012 con la tan esperada tercera generación de León, saltando a la cima de las listas de ventas anuales de SEAT en toda Europa. A partir de 2016, se metió de lleno en un segmento que apenas había sido explotado: una gama SUV, comenzando con el Ateca y, posteriormente, seguido por el Arona y el Tarraco.

2019 fue el mejor año de SEAT en toda su historia

Una historia en la que también empiezan a tomar protagonismo nuevos capítulos, como el de la movilidad eléctrica. En este sentido, SEAT lanzará en 2020 y 2021 nuevos modelos movidos solo por batería e híbridos enchufables, que se sumarán a la versión de cero emisiones del Mii. La nueva familia del León tiene una versión PHEV, al igual que el Tarraco y el CUPRA Formentor. Por último, el-Born acompañará al Mii como el segundo vehículo 100 % eléctrico de la compañía.

70 Aniversario Fabrica SEAT 1400

Los comienzos de SEAT fueron fabricando coches italianos bajo licencia

A principios de la década de los 40, Sociedad Ibérica de Automóviles de Turismo (SIAT) nació bajo el liderazgo del Banco Urquijo. La compañía fue fundada con el objetivo de llegar a la producción en masa de coches diseñados desde cero en España. Debido a la falta de conocimiento y experiencia, era difícil que una empresa recién creada pudiese despegar con buenos resultados. Y lo que es peor, la Segunda Guerra Mundial se encargó de cancelar cualquier proyecto. España empezó a queda aislada del exterior.

Y aunque Fiat fue quien se llevó el gato al agua, casualidades del destino, Volkswagen también mostró interés en la asociación, pero con los españoles, ya familiarizados con los coches de Fiat, prefirieron trabajar con los italianos. El lanzamiento de la línea de producción llevó a SEAT a que, el 13 de noviembre de 1953, naciese el primer coche en la fábrica de la Zona Franca, el SEAT 1400. En ese momento, 925 empleados fueron los encargados de que ese proyecto sí que llegase a buen puerto.

El 1400 era una elegante berlina, con una destacada habitabilidad para sus 4.310 milímetros de longitud, un equipamiento por encima de la media y un motor de 1.395 cm3 que ofrecía 44 CV, suficiente para alcanzar los 120 km/h cuando no había autopistas. Tomando prestado las licencias de Fiat -el 1400 era idéntico a su homólogo turinés (tipo 101)- destacó por ser uno de los primeros vehículos en Europa en utilizar una carrocería autoportante en lugar de chasis con la carrocería atornillada.

SEAT 1400

Su versión más popular fue la de cuatro puertas, si bien también hubo otras variantes entre las que destacan la familiar de cinco puertas, la comercial panelada, ambulancia, coche fúnebre, limusina, descapotable e incluso abierta sin puertas y con asientos en la zona del maletero. Las versiones sucesivas del mismo recibieron una letra al final para diferenciarlas (1400 A, 1400 B, y 1400 C), hasta que se detuvo la producción en 1964 con 99.043 vendidas en todo el país.

Y antes que apareciese su sucesor, el SEAT 1500, nació el símbolo de la motorización en España, un coche que ofreció movilidad y libertad a millones de personas. Para entonces, la planta de Zona Franca ya tenía 5.000 trabajadores. Mientras el 1400 era un coche reservado a la clase media-alta, el SEAT 600 se dirigió a la por entonces floreciente clase media española. A la venta con un precio de 65.000 pesetas, cerca de 19.000 euros actuales, lo hacía relativamente asequible para muchos.

Su éxito fue tal que llegó a haber hasta más de dos años de lista de espera; por lo que se decidió implantar un anticipo del pago. No en vano, en España, al principio de los 70, uno de cada cuatro coches era un 600. Con una longitud de 3,22 metros y apenas 590 kilos, tenía el maletero bajo el capó delantero y el motor en posición trasera longitudinal. Con una cilindrada y una potencia iniciales de 633 cm3 y 18 CV (DIN), llegó a alcanzar los 767 cm3 y 28 CV en el 600 L, y 100 km/h de punta.

SEAT 600

Los años 70 trajeron multitud de modelos

En sus 17 años de producción, hubo variantes de casi todos los gustos y colores, con las versiones N, D, E, L, y L Especial, y opciones para disfrutar a cielo abierto con un techo enrollable de lona, una carrocería comercial, y un ingente número de propuestas por carroceros independientes y variantes de competición. También destacó en 1964 la llegada del SEAT 800, la versión de cuatro puertas del 600. Este modelo era exclusivo de la compañía española, pues ningún coche de Fiat la montó.

Esto continuó hasta 1973, cuando el SEAT 127, basado en el Fiat de igual demarcación, reemplazó al 600, siguiendo por la senda del éxito y siendo uno de los modelos más populares en nuestras carreteras. En los primeros seis meses de comercialización se vendieron 50.000 unidades y, en total, se produjeron cerca de 1,3 millones de unidades a lo largo de su vida comercial, 11 años. Sustituyó al 850 y fue el primer modelo de SEAT con tracción delantera, ofreciendo múltiples versiones como el Especial.

La gama del 127 fue completamente remodelada en 1977, y fue el coche más vendido de SEAT hasta la llegada del Ibiza, lo que demuestra la importancia de este modelo en la historia de la marca

Volviendo a los modelos mejor escalonados en la gama, el SEAT 1430 (1969-1976) era una evolución del SEAT 124, con el que comparte plataforma y carrocería. Y también, aunque en menor medida, como familiar de cinco puertas, coche de bomberos, fúnebre y ambulancia. Su nombre se debe a la cilindrada de su motor, con 1.438 cm3 y 70 CV de potencia. Un versátil propulsor que constituyó la base para todos los modelos medios de la casa desde los 70 y hasta mediados de los 80. Si te interesa la comparativa con un motor moderno, como el 1.5 TSI, la tenemos.

SEAT 1430

Ubicado en posición delantera longitudinal, el propulsor de gasolina sobresalía en su tiempo por sus prestaciones, reducido consumo y fiabilidad. En 1973, gracias a unas modificaciones en la culata, su potencia aumentó en 5 CV, para alcanzar 75 CV, y también se presentó la versión Especial 1600 (más conocido como FU), con 95 CV. Un año más tarde llegaba el Especial 1800 (FU-10), con 118 CV. Durante sus seis años de producción se comercializaron un total de 255.414 unidades.

A la vez que el 1430 se postulaba como la berlina media del país, el 850 Sport Spider dibujado por Bertone y su diseño lo convertían en la alternativa con más espíritu RACER de la oferta. Junto a la versión cupé, fueron los primeros coches de nicho de SEAT y los primeros creados con el objetivo de ofrecer una sonrisa al volante. Su motor de 903 cm3 ofrecía 52 CV, movía con alegría los 730 kg del conjunto hasta una velocidad máxima de 150 km/h. Ahora ya es un preciado objeto de colección.

Continuando por el camino de emocionar a los clientes, la versión de dos plazas del 124 recibió la denominación 124 Sport Coupé, primero como 1600 y más tarde como 1800. Un coche con un elegante corte sport y unas prestaciones, para la época, que no desmerecían. Con el motor de 1.608 cm3 y 110 CV podía rodar hasta los 180 km/h, mientras que el 1800 que lo reemplazó en 1972 de 118 CV alcanzaba los 185 km/h. Fue el primer SEAT con una transmisión manual de cinco relaciones.

SEAT 850 Sport Spider

Tomando como base el 850 y el diseño del 127, el 133, con sus 3.451 mm de longitud, se consolidó como el urbanita perfecto capaz de lidiar también con largos desplazamientos. Su bloque de cuatro cilindros y 843 cm3, refrigerado por agua, ofrecía tres niveles de potencia: 34, 37 y 44 CV. Todas las variantes llegaron a tener una versión Lujo, con respaldos reclinables en los asientos delanteros, mejor tapicería, parachoques en poliuretano negro y una tira de protección lateral.

En 1975 se inaugura el Centro Técnico de Martorell y, un año después, debuta el primer modelo diseñado en sus instalaciones. Cortesía de Aldo Sessano y pulido por Antonio Amat, el 1200 Sport “Bocanegra” partía del 127, con profundas modificaciones. El sobrenombre no fue cosa de SEAT, se le otorgó entre el gran público en alusión a su prominente parachoques delantero de plástico negro que abrazaba a los faros, la parrilla y subía hasta el capó, donde se escondía un motor de 1.197 cm3 con 67 CV, rápidamente pasaron a ser 77 CV (en 1976) con el bloque de 1.438 cm3, denominándose SEAT 1430 Sport.

A principios de los 80, SEAT y Fiat consumaron su divorcio

Si por algo es conocida SEAT, es por llamar a sus coches con el nombre de localidades nacionales. El precursor de esta tradición fue el Ronda. Tomando prestado todo lo que el Fiat Ritmo podía ofrecer, incorporaba nuevos motores y un por entonces novedoso ordenador de a bordo capaz de medir el consumo. Hubo dos series hasta 1986, cuando dejó de producirse. Las versiones deportivas Ronda Crono, primero con un motor 1600 de 95 CV y, más tarde, con un 2000 de 120 CV, fueron las más deseadas.

SEAT Ronda

El Ronda fue el primer modelo de SEAT exportado a Europa, a través de una red propia. Concretamente a Holanda

En el Salón del Automóvil de París de 1984 se presentó uno de los modelos más importantes en la historia de la compañía, y el que más contribuyó a su internacionalización. Ante los focos de todo el mundo se presentaba el SEAT Ibiza, el modelo más exitoso de la firma con más de 5,4 millones de unidades producidas, y el que durante más tiempo se ha comercializado, con cinco generaciones hasta el momento. Con diseño italiano, ingeniería alemana y espíritu español, el SEAT Ibiza fue una revolución.

Giorgetto Giugiaro hizo un trabajo fantástico definiendo un concepto estético y funcional. Con una gran superficie acristalada y habitabilidad, el Ibiza ofrecía una sensación de luminosidad y amplitud de segmentos superiores. Y para algunos aspectos de los motores de gasolina se tuvo la colaboración de Porsche. Los míticos System Porsche contaban con potencias de 63 a más de 100 CV, a los que también se unió un diésel de 55 CV, aunque el que todos querríamos era el 1.5 SXI de 110 CV.

SEAT Ibiza I

El SEAT Ibiza es el único modelo que ha sobrevivido comercialmente 30 años

Casi al final de su ciclo de vida, en 1991, se lanzó al mercado la versión New Style, que sustituía la parrilla de lamas horizontales tan característica por una más moderna de una única pieza, así como una serie de mejoras en el interior, como el aire acondicionado de fábrica. Finalmente, en 1992 aparece la versión Sport Line, asociada al motor de 1.675 cm3 con 105 y 110 CV de potencia. Fue por este subcompacto por lo que, en 1986, el Grupo Volkswagen adquirió el 75 % de las acciones de SEAT.

En 1990 Volkswagen pasó a controlar el 99,9 %, y un año después se introdujo el SEAT Toledo (1L), también obra de Giugiaro. Los motores, de origen germano, ofrecen potencias en gasolina de 75 a 150 CV y diésel atmosféricos y TDI de inyección directa de hasta 110 CV. La primera generación del Toledo se mantuvo a la venta hasta 1998. En 1993 SEAT abrió una planta más grande y moderna en Martorell. Inmediatamente, comenzó la producción de la segunda generación del Ibiza y el primer Córdoba.

Este modelo despertó las siglas GTi y Cupra, reservadas para las versiones más deportivas de SEAT hasta 2018, momento en el que se consolida como marca independiente. La apuesta por Volkswagen era dotar a la “S” de la imagen más dinámica del grupo, y para eso volvió al mundo de la competición, con un rotundo éxito en el Campeonato del Mundo de Rallyes, donde el Ibiza Kit Car sumó tres títulos mundiales consecutivos (1996, 1997 y 1998) en la Copa del Mundo FIA de 2 Litros.

SEAT Leon I

En 1999, SEAT estrena nueva identidad, sustituyendo el azul y el blanco por el rojo y el plateado; y otro de sus modelos icónicos

Cada día nacían 1.500 automóviles, y en 1995 toca celebración por el ejemplar número 10.000.000. Con la introducción de modelos como el Arosa, el Toledo (1M) o el León, el 2000 fue el mejor año de producción para la empresa. De hecho, el León tuvo el honor de ser el SEAT más potente hasta la fecha, con una cifra que comenzó en 180 CV y llegó hasta los 225 CV en el Cupra R. Y también fue el primer SEAT de producción con tracción total, un V6 y una transmisión de seis velocidades.

Durante la próxima década, la situación se desaceleró gradualmente, y en 2010 hubo serias preocupaciones sobre la supervivencia del SEAT. La crisis económica afectó de lleno a toda la industria, y algunos modelos como el Toledo de tercera generación no reportaron el éxito que tenían previsto. Llegó el Altea y su versión XL para solucionar el problema, y en gran medida ambas carrocerías lo consiguieron. También vimos su última apuesta por el segmento de las berlinas y familiares medios con el Exeo, un remarcado del Audi A4 (B7) sin motores de más de 200 CV ni tracción total.

SEAT Ateca

La salida de la crisis y los primeros crossover

El Ateca inicia en 2016 la ofensiva SUV, siendo SEAT una de las pocas marcas que aún no tenía ningún modelo en su oferta. Sin demasiada sorpresa, se convierte en un éxito desde el primer momento. El Ateca nació con un estilo propio y exclusivo que tomaba los rasgos de diseño del León. Ofrece una variada oferta mecánica, con potencias de 115 a 190 CV, cambio manual o automático y la posibilidad de elegir entre tracción delantera o total. E incluso su vertiente CUPRA de 300 CV y un enfoque de marca Premium ya con la marca separada..

El Arona y Tarraco aterrizan en los concesionarios en 2017 y 2018 para cubrir el escalón inferior y superior, respectivamente. Justo a la triada crossover, la cuarta generación del León buscará ser la punta de lanza de SEAT, con sistemas de asistencia a la conducción de última generación, tecnologías híbridas junto con propulsores de gasolina y diésel más eficaces y eficientes, y una mayor versatilidad a bordo, tanto en la versión de cinco puertas como en la familiar (Sportstourer).

Y sea lo que sea lo que esté por venir, desde espíritu RACER le deseamos a SEAT un feliz 70 cumpleaños, y que sean muchos más. A fin y al cabo, ¿quién no ha montado nunca en ninguno? ¿Quién no ha tenido uno de sus coches presentes, ya sea de forma directa o indirecta a través de padres, abuelos, tíos, amigos, parejas…?

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.