El SEAT 124 Sport cumple 50 años

El SEAT 124 Sport cumple 50 años

Retromóvil rendirá homenaje al modelo con una exposición especial y una concentración


Tiempo de lectura: 4 min.

Se cumplen 50 años del SEAT 124 Sport, un coche que será recordado por muchos por haber tenido un propietario tan ilustre como Félix Rodríguez de la Fuente, pero para otros, es el coche que abrió a SEAT el camino a la fabricación de automóviles deportivos al nivel que otros rivales europeos.

Eran finales de los años 60, una nueva década se avecinaba y España seguía su camino, marcado por un gobierno restrictivo y proteccionista. No vamos a entrar en temas políticos, pero sí en temas automovilísticos, con SEAT dominado el mercado nacional de forma casi incontestable gracias a ese proteccionismo y hasta con listas de espera superiores a un año. Algo surrealista en fabricantes generalistas hoy día, pero normal en regímenes de economía planificada -como la RDA- o autárquica -España en la primera etapa del franquismo-.

Por aquel entonces, el SEAT 850 ya había llegado para cubrir, o al menos intentarlo, el hueco del SEAT 600, mientras el SEAT 124 ofrecía un conjunto general como nunca habían tenido los conductores españoles. De hecho, pronto fue “presa” de talleres y pilotos para sacarle todo el jugo posible en competición. Eso, y la nula cultura automovilística, hicieron que el coche “de la clase media” acabara recibiendo el apelativo de “la loca”. No en balde, quien pasada de un 600 o un Renault 8 al SEAT 124, se encontraba con un aparato que en ocasiones no podían dominar por una clara falta de experiencia y formación.

SEAT 124 sport

SEAT 124 Sport 1600

En una tesitura como esta, con conductores ávidos de sensaciones (pero sin experiencia ninguna) y con una oferta deportiva bastante escasa, por no decir casi inexistente, SEAT decidió traer a España uno de los coches considerados más bellos de producción nacional: el Fiat 124 Sport, conocido en nuestra “piel de toro” como cabe esperar, bajo el nombre de SEAT 124 Sport. Rápidamente, la prensa española lo definió como “deportivo de lujo”, pues sus elevadas prestaciones apenas tenían un rival real en el mercado.

La oferta española en aquellos años, entre 1968 y 1969, se limitaban, como representante más importante, al minúsculo y caro Alpine A110, a la venta desde 1967 en España, con una increíble carrocería de fibra de vidrio y motores de 51 CV en un comienzo, que llegaron a los 85 CV con el Alpine A110 1.400 de FASA-Renault. Todo aquel que quería algo deportivo se lo tenía que montar él, sobre la base disponible de unidades como el Renault Dauphine o el mencionado SEAT 850.

Es por ello que cuando llegó el SEAT 124 Sport 1600, con su motor de 110 CV, se vieran las cosas diferentes. Sin embargo, en el resto de Europa, el coqueto coupé italiano estaba considerado como un bonito automóvil que era rápido, pero también burgués. ¿Qué iban a pensar ellos si tenían acceso a coches como el Ford Cortina Lotus o a los Alfa Romeo Giulietta? Eran coches que en España o bien no se vendían, o tenían un precio disparatado para el 90 % de la población.

SEAT 124 Sport 1800

SEAT 124 Sport 1800

Y no es que el SEAT 124 Sport fuera un coche barato, pues por lo que se pedía entonces se podían comprar cuatro SEAT 600, pero era producto nacional y aunque caro, estaba al alcance de muchas personas aunque acabó siendo el modelo preferido de burgueses de mediana edad. Aún así, el 124 Sport era lo más en un mercado como el español franquista y se convirtió en el sueño de muchos a pesar de unos acabados mejorables y unos frenos débiles.

Se fabricaron cerca de 10.000 unidades hasta 1972, cuando SEAT puso en circulación una nueva versión del modelo, más potente y con un diseño revisado. Llegaba el SEAT 124 Sport 1800, que tomaba el motor del SEAT 132 de 118 CV, que apenas cambiaba en temas de bastidor, frenos e incluso en el sistema de refrigeración. Se hicieron 15.000 unidades hasta 1975, cuando se retiró del catálogo, entrando de lleno en la historia de España y de nuestro automovilismo.

Por eso, en el próximo Retromóvil, que se celebra del 29 de noviembre al 1 de diciembre en Madrid, se realizará un homenaje a sus 50 años de historia. Los visitantes podrán disfrutar de un espacio central que contará, gracias al Club Nacional SEAT 1430, 124 y 124 Sport, con todas las variantes del bello coupé. Además, en los exteriores se llevará a cabo una concentración especial dedicada al SEAT 124 Sport.

Si no conoces a fondo la historia del SEAT 124 y sus múltiples variantes, tómate unos minutos y mira nuestro artículo al respecto.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Me encantan estos artículos, y sin duda un coche elegante y “deportivo”, ains ya podrían aprender hoy en día…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!