Menu

El Honda Civic diésel recibe un cambio automático de 9 marchas

Un compacto petrolero con mucha marcha (chistaco)

El Honda Civic diésel recibe un cambio automático de 9 marchas

No hace mucho, la combinación de diésel y automático era muy rara si nos salíamos de fabricantes Premium. Hoy día es algo bastante normal, y cuando las seis marchas empezaron a parecernos «pocas» llegaron los automáticos de doble embrague de siete relaciones y los convertidores de par de ocho marchas...

Nuevo récord para el Honda Civic Type R sobre el entramado de Estoril

Y con este, ya son cinco los récords sobre circuito para el tracción delantera nipón

Nuevo récord para el Honda Civic Type R sobre el entramado de Estoril

El Honda Civic Type R va ganándose adeptos poco a poco. Primero fulminó el récord de Nürburgring para un tracción delantera, luego le llegó el turno a Magny-Cours, seguido de Spa-Francorchamps y, por último, Silverstone. Ahora le ha llegado el turno al trazado portugués de Estoril, donde Honda ha establecido otro nuevo récord para coches de tracción delantera, parando el cronómetro en 2 minutos y 01,84 segundos...

Coche del día: Honda Civic Type R EP3

Siéntete como un piloto en el primer Type R del milenio

Coche del día: Honda Civic Type R EP3

Esta evolución del Type R también partía de una carrocería de tres puertas, pero la plataforma era completamente nueva. Para el Honda Civic Type R EP3 se cambió el motor, pasando del 1.6 litros y 185 CV al 2 litros con dos niveles de potencia distintos según el mercado; para el mercado japonés (JDM, Japanese Domestic Market) se vendió un motor ligeramente diferente, el 2.0 i-VTEC con 215 CV (K20A), y para el mercado europeo (EDM, European Domestic Market), un poco más desinflado, con 200 CV (K20A2)...


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.