Menu

Volvo y Geely fusionarán sus programas para desarrollar motores de gasolina

Volvo quiere centrarse específicamente en el avance de los motores eléctricos

Volvo y Geely fusionarán sus programas para desarrollar motores de gasolina

Volvo Cars y su empresa matriz Geely Holding Group acaban de anunciar que tienen la intención de fusionar sus esfuerzos en el desarrollo de motores de combustión interna de gasolina en un negocio independiente. De acuerdo con ambas compañías, esta medida les permitirá establecer “un nuevo proveedor global que buscará desarrollar mecánicas térmicas e híbridas de próxima generación”...

Geely y Toyota mantienen conversaciones sobre vehículos híbridos

El fabricante japonés quiere aumentar su cuota en China

Geely y Toyota mantienen conversaciones sobre vehículos híbridos

A Toyota le interesa mucho el mercado chino, eso no es nada nuevo, y desde hace ya bastantes años fabrica vehículos híbridos con mucho éxito. También es cierto que su tecnología se ha ido quedando atrás con el paso de los años, sobre todo las baterías, que mantienen una química de Ni-Mh, con menor densidad energética que las actuales de LiCo...

Lotus puede recibir un «empujón» de 1.500 millones de libras

El magnate Li Shufu tiene planes ambiciosos para el especialista británico

Lotus puede recibir un «empujón» de 1.500 millones de libras

En anteriores ocasiones hemos hablado de Li Shufu, el hombre detrás de Zhejiang Geely Holding Group -o simplemente, Geely-. Una de sus posesiones es Lotus Cars, el fabricante especilizado en deportivos y radicado en el Reino Unido. Ahora mismo Geely posee el 51 % de la empresa tras adquirirlo a Proton Holdings, y el restante lo tiene Etika Automotive, un socio malasio...


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.