Coche del día: SEAT Tango

Coche del día: SEAT Tango

En el 2001 este prototipo siguió la senda del Salsa pero con un mayor énfasis en la conducción centrada en las sensaciones


Tiempo de lectura: 5 min.

La llegada de Walter de’Silva a SEAT sigue siendo uno de los momentos más importantes en la historia reciente de la marca. Tras su exitoso paso por Alfa Romeo diseñando una imagen que recicló y posicionó su identidad de cara al nuevo siglo, su trabajo en SEAT recorrió la misma senda aplicando la llamada “línea dinámica”. Un estilo reconocible y exportable a multitud de nuevos modelos, gracias al cual SEAT lució durante años una imagen unitaria aún en vehículos muy diferentes. Todo un salto adelante que fue presentado en el año 2000 con el Salsa. Claro inspirador de lo que un año después sería el SEAT Tango.

Sin duda uno de los prototipos con más encanto de entre todos los ideados por la marca en las últimas tres décadas, representando una apuesta por la conducción deportiva que habría sido el segundo modelo a cielo abierto de SEAT tras el 850 Spider de 1967. No obstante, a pesar de haberse valorado la posibilidad de llevarlo a serie, el Grupo Volkswagen decidió no hacerlo ya que se esperaba un nivel de ventas muy por debajo de lo que una empresa masiva necesita para hacer rentable un nuevo modelo. Así las cosas, el SEAT Tango quedó como un ejercicio de diseño pero, sobretodo, como una celebración de la conducción repleta de sensaciones.

Ésa en la que, a la forma y manera de Lotus en su época más clásica, la potencia y las prestaciones pasan a un segundo plano cuando se maneja un automóvil radicalmente divertido gracias al bajo peso, batalla corta, aplomo al suelo y conexión directa entre el asfalto y el volante. Todo ello aumentado por el ir a cielo abierto como si de una barchetta de los cincuenta se tratase. Cualidades por las que el SEAT Tango hubiera sido un encantador deportivo de nicho. De hecho, tanto como poco común – y lógico – resulta ver modelos así en marcas masivas como SEAT. Una historia muy similar a la del afinado e inteligente Volkswagen XL1 Sport con motor Ducati.

seat tango concept 2001 (2)

La llegada de Walter de’Silva a SEAT supuso la implantación de una nueva y exitosa línea con elementos comunes a todos sus modelos, hecho del cual se hace eco el Tango gracias a su frontal y estilo lateral

SEAT Tango, sensaciones fuertes sobre la plataforma del Ibiza

Para aquellos que se decantan por características especiales la historia del automovilismo es una eterna pulsión entre creatividad y solvencia financiera. De esta manera, sólo las empresas enfocadas a segmentos muy concretos pueden permitirse el capricho de trabajar sobre modelos con capacidades tan específicas como poco versátiles. Lejos de ello, una empresa masiva ha de poner la utilidad diaria de sus productos por encima de todo, sólo pudiendo llevar a serie modelos muy concretos si están basados en elementos ya producidos.

Dicho esto, lo cierto es que el SEAT Tango se basó en la plataforma del Ibiza así como en un motor cuatro cilindros de 1,8 litros, 20 válvulas y 180 CV a 5.600 rpm aplicado por Volkswagen a otros modelos. Con estas coordenadas se puede pensar que tampoco hubiera sido tan problemático llevarlo a producción, aunque evidentemente eso cambia cuando se analiza un poco más el resto del conjunto. Con 1.150 kilos, una distancia total de 3,69 metros y una altura de tan sólo 1,18 el SEAT Tango podía alcanzar los 235 kilómetros por hora de punta gracias a, entre otras cosas, una cuidada aerodinámica.

Cualidad derivada de su carrocería, la cual no se parecía en nada a cualquier otra creación disponible en la gama del fabricante. De hecho, incluía soluciones tan originales como un maletero que se abría en forma de cajón. Portando detrás de los arcos de seguridad dos portabultos triangulares con maletas hechas a forma y medida. Obviamente, detalles así pueden enloquecer a cualquier contable acostumbrado a productos generalistas como el Ibiza o el Toledo.

seat tango concept 2001 (5)

Siendo un modelo tan concreto para una marca generalista y popular como SEAT, el Tango no llegó a serie a pesar de tener cualidades realmente atractivas para todos los seguidores de una conducción apegada a la carretera al estilo de los Lotus clásicos o el Mazda MX-5

Y eso por no hablar de un salpicadero totalmente original. Otro de los motivos que hubieran encarecido la factura en los concesionarios. De todos modos, el SEAT Tango tuvo la virtud de no ser sólo un concepto centrado en las sensaciones al volante y la estética. Por el contrario también se prestó una buena atención a la seguridad, la cual contó con zonas de deformación programable, resistencia a vuelcos y controles de tracción y estabilidad. Es decir, un coche de lo más completo. Por ello es una pena que no llegase a los concesionarios aunque, quien sabe. Quizás ahora que Volkswagen anda reposicionando a SEAT y especialmente a Cupra pueda surgir un pequeño biplaza con este estilo. Al fin y al cabo, ya en 1969 Volkswagen lanzó con ayuda de Porsche el 914 vendiendo más de 110.000 unidades. Cifra que puede cuadrar en los despachos contables. Veremos qué pasa.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.