¿Podría Dodge resucitar el nombre de Avenger para próximos modelos?

¿Podría Dodge resucitar el nombre de Avenger para próximos modelos?

El áuge de los vehículos eléctricos en el futuro podría traer de vuelta esta denominación comercial


Tiempo de lectura: 3 min.

Para aquellos que lo recuerden, el Dodge Avenger fue un sedán que se vendió en Estados Unidos, desde 1995 hasta 2014, y en nuestras fronteras, desde el año 2007 al 2010. El modelo en sí no se podía considerar especial en ningún sentido, ya que pretendía ser un sedán económico con un cierto aspecto “deportivo”, que podía equipar en su versión más potente el V6 Pentastar de 3.8 litros y 283 CV. El interior era de plásticos duros y la fiabilidad se encontraba por debajo de la media. En resumen, un coche olvidable.

Cuando el Avenger dejó de comercializarse, Dodge no volvió a utilizar esta denominación comercial, pero los tiempos cambian y ciertas circunstancias podrían hacer reaparecer este nombre en el futuro.

Dodge y su futuro eléctrico

El grupo Stellantis, como el resto de gigantes de la automoción, se encuentran en un proceso de transición hacia la electrificación total de sus gamas de vehículos. Es por eso que no dejan de sucederse anuncios de modelos que irán incorporándose al mercado paulatinamente en los próximos años, como es el caso del próximo muscle car eléctrico de Dodge.

La marca estadounidense anunció el año pasado que, para el 2023, dejaría de fabricar su archiconocido motor V8 de 6.2 litros, lo cual, si bien es una auténtica lástima para los amantes de los coches, era de esperar debido a su elevado consumo y por ende, a sus elevadas emisiones. No obstante, Dodge, que está ubicada en el grupo Stellantis como una marca de talante deportivo, no quiere perder su estatus, por lo que, para el 2024, está prevista la irrupción en el mercado de un deportivo eléctrico bajo el proyecto eMuscle.

dodge avenger blacktop 2

En cuanto al nombre del modelo, no está claro cuál será, pero si atendemos a rivales como Ford, que ha utilizado el nombre del Mustang para su nuevo SUV deportivo eléctrico, es de esperar que emplee como apelativo para el nuevo modelo Charger o Challenger. Además, en el video que la marca mostró, se pueden apreciar las líneas retro similares a las del Dodge Charger de finales de los 60 e incluso el famoso logo triangular de Dodge de aquellos años.

El próximo muscle car eléctrico será la evolución natural de los sedientos V8 y, aunque no es mucho lo que se sabe de éste, lo que sí es conocido es que dispondrá de una autonomía de unos 800 kilómetros, fruto de la nueva familia de plataformas desarrolladas para vehículos eléctricos de Stellantis, denominadas “STLA”. En concreto habrá 4 familias diferenciadas, que irán desde los vehículos utilitarios de segmento A hasta los vehículos comerciales, cubriendo todos los tamaños intermedios.

La estandarización de plataformas dentro del gigante automotriz permitirá revitalizar a marcas como Chrysler, además de ampliar la gama de otras como Dodge, que podrían expandirse con alternativas de talante más económico a sus modelos deportivos.

Entonces, ¿por qué habría que resucitar el nombre de Avenger? Pese a que es solo una conjetura, durante los últimos meses se ha registrado esta misma denominación comercial en países como Serbia e Islandia y, puesto que Dodge podría ampliar su gama eléctrica en el futuro, no sería extraño que se apresurase a registrar el nombre de Avenger para el mercado estadounidense. Así, podríamos volver a ver un Dodge Avenger como un SUV compacto mediano, similar al concepto del Chrysler Airflow, pero con un enfoque más deportivo o como un pequeño utilitario económico.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.