Menu

El Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC ya se puede pedir, desde 77.425 euros

Las primeras entregas de su primer SUV eléctrico se demorarán varios meses

El Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC ya se puede pedir, desde 77.425 euros

Durante el Salon de Barcelona el fabricante aleman presentó al público -o volvió a presentar- al Mercedes-Benz EQC, su primer SUV electrico, y la estrategia de electrificacion para los proximos años. En 2022 toda la gama sera EQ Boost (hibridacion ligera), EQ Power (hibridos enchufables) o EQ (electricos). Mientras tanto, veremos motores gasolina y diesel como algo normal, algunos hibridos, y además del nuevo EQC.

Este SUV esta basado en el GLC, que a su vez deriva de la Clase C. No es de extrañar se fabriquen todos en el mismo lugar, Bremen (Alemania). La produccion en serie del EQC comenzo en la primera semana de este mes. Sin embargo, habrá que esperar más bien a finales de año para que lleguen las primeras unidades, aunque ya se puede encargar el EQC a un precio que parte de los 77.245 euros.

Que nadie se engañe, el precio es la menor preocupación del cliente objetivo de este coche, pues es percibido hasta como económico si se compara con el Jaguar i-PACE (un poco más corto), Audi e-tron o Tesla Model X (un poco más largo). Sus futuros clientes preguntan más por la autonomía y los tiempos de recarga. En ese sentido, Mercedes-Benz ha homologado entre 374 y 416 kilómetros en ciclo WLTP, en función de las ruedas y el equipamiento que lleve.

Mercedes Benz EQC 400 4MATIC

La unidad de las fotos se expuso en la Caja Mágica de Madrid aprovechando el Mutua Madrid Open de tenis y es preserie, se aprecia en algunas piezas del interior o en la tapa del vano motor. Como puede verse en las imagen correspondiente, no hay un maletero frontal (frunk en terminología Tesla) y se aprecia que no es una plataforma optimizada para un coche eléctrico en términos de «empaquetado». Tiene un motor delantero y otro trasero, por lo que tiene tracción total, de ahí que sea 4MATIC.

El «400» viene de su posicionamiento en potencia, 300 kW o 408 CV, por tanto más potente que toda la gama GLC, está más cerca del Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+, con 476 CV y sin precio definido. El eléctrico es capaz de alcanzar los 100 km/h en 5,1 segundos (nada mal para un coche que roza las 2,5 toneladas) pero la punta se capa a 180 km/h para no gastar la carga demasiado rápido -lo cual puede ser contraproducente teniendo prisa-.

La carga también puede ser muy rápida, del 10 al 80 % en 40 minutos en el mejor caso: con punto de carga de 110 kW y si las condiciones son ideales. Ahora mismo, según Electromaps, se puede ir con ese coche con dos o tres paradas de una hora a cualquier punto de la península con una recarga de 80 kW o más. Eso es un problema para quien quiere ir muy lejos «del tirón», pero el tiempo de recarga se percibe como razonable para algunos clientes potenciales, según hemos podido saber.

Mercedes Benz EQC 400 4MATIC

Las llantas de la unidad expuesta no son las de serie, son de origen AMG

En el hogar se podrá cargar en monofásica hasta 7,4 kW (AC), que permitirá una recarga diaria en un tiempo muy razonable para quien no haga un uso especialmente intensivo del coche. Algunos clientes no llegarán a 100 kilómetros diarios y eso pueden ser fácilmente 3-4 horas cargando. Del 10 al 100 % de carga, con esta potencia, necesita 11 horas. Según aumente la capilaridad de la red de recarga los problemas de autonomía pasarán a ser meramente psicológicos, aunque suprimir ese último componente llevará tiempo.

El precio de 77.425 euros incluye en el equipamiento de serie el control de ángulo muerto, faros MULTIBEAM LED con luces de carretera automáticas PLUS, cristales tintados, paquete de confort KEYLESS-GO, paquete de aparcamiento, paquete de retrovisores y el acabado Electric Art interior. Además, durante el primer año van también cristales calorífugos e insonorizantes, sistema de sonido Advanced, preinstalación para Mercedes me Charge y preinstalación para IONITY, que permite la carga rápida a 110 kW a precio reducido.

Como detalle curioso, la unidad preserie tiene el mismo nivel de insonorización que la nueva Clase B, con una reducción de ruido cerca de los cristales de casi 20 dB (sonido ambiente 78-80 dB)

Los bolsillos con mayor profundidad podrán decantarse por la edición 1886 -en referencia a la edad del fabricante-, por 87.405 euros. Incluye el servicio de mantenimiento por seis años o 160.000 km, el servicio de recogida y entrega -Door2Door- por seis años o 160.000 km y la ampliación de garantía hasta los seis años o 160.000 km. De serie las baterías de 80 kWh están garantizadas durante ocho años o 160.000 km.

Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC

En cuanto a la habitabilidad, los clientes del EQC no van a notar ningún retroceso respecto al GLC. Respecto al maletero, el EQC tiene 500 litros, que es un poco menos que los GLC (550 litros), pero más que el híbrido enchufable GLC 350 e (350 litros). Debajo del piso tiene unos pequeños huecos para colocar la bandeja flexible del maletero y alguna herramienta, poco más. Como todos los GLC, es un cinco plazas.

En definitiva, Mercedes-Benz ha planteado el EQC para que el cliente tradicional de un SUV de altas prestaciones vea una merma mínima de su modus vivendi para pasarse al eléctrico. Al igual que el Audi, no es un coche diseñado desde el principio para ser un eléctrio, a diferencia del Tesla. Los peajes que se pagan a cambio es que no se despeja todo el volumen que se puede despejar. En cuanto al peso, el Tesla Model X está ahí ahí, aunque es más grande.

Como probablemente la fábrica de Bremen esté supeditada al suministro de baterías de Daimler Accumotive en Kamenz (cerca de Dresde), Mercedes-Benz procurará vender el EQC a los clientes más adecuados, esos que no necesitan tanto autonomía para irse a hacer puñetas sin querer parar -y a velocidades de crucero fuera de lo legal-, y que prefieren el refinamiento de un motor eléctrico -comparable al de un V12- para moverse por áreas urbanas e interurbanas.

Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC

Además, también hay que considerar esta «nimiedad», y es que el cliente típico del EQC tiene dos o más coches, por lo que, puntualmente, se pueden seguir utilizando en vez de este. Para quien ya está pagando un renting de más de 1.000-1.250 euros al mes con este coche ahorrará dinero: con 2-3 euros -o menos- puede recorrer 100 kilómetros, y estando el mantenimiento incluido, una preocupación menos. Además, hay otros intangibles como aparcar en Madrid por la cara, ahorrarse los peajes de Cataluña (dependientes de la Generalitat), etc.

Otro de los atractivos del EQC es el sistema MBUX de última generación, con dos pantallas digitales de 11 pulgadas cada una, que integran la instrumentación y el resto de sistemas (navegación, puntos de carga, asistente de relax en la conducción, climatizador, equipo de música, etc). Los clientes potenciales valoran mucho el tener la última tecnología a bordo, y no necesariamente los más jóvenes, sino simplemente los que quieren tener lo último, que para eso gastan su dinero.

Si la experiencia de los primeros usuarios es buena no tardará en conocerse por boca a boca en los ambientes donde suele moverse la gente de clase media/alta y alta. La estrategia de electrificación de Mercedes-Benz quizás llega un poco tarde, pero tampoco demasiado. Es cierto que Tesla es una amenaza, pero esta marca sigue ganando por paliza en reputación, puntos de venta, puntos de servicio, y con el tiempo, la red de supercargadores tendrá un duro oponente con IONITY.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.