Coche del día: GMC Typhoon

Coche del día: GMC Typhoon

En 1991 esta mezcla de gran tamaño y potencia puso sobre la mesa uno de los primeros ejemplos de SUV prestacional


Tiempo de lectura: 4 min.

Con tan sólo tres años en producción, el Lamborghini Urus superó en verano del 2021 las 15.000 unidades vendidas. Un verdadero récord de ventas para cualquier automóvil de esa categoría, convirtiéndose además en el modelo de la marca con mejor y más rápido desempeño comercial de la historia. De hecho, el Urus ha llegado a copar casi el 60 % de las cadenas de montaje en Sant’Agata Bolognese para disgusto de los más puristas. Una desazón que poco tiene que ver con la alegría de los contables, quienes conocen perfectamente casos como el de Porsche. La cual sólo es capaz de seguir evolucionando al mítico 911 gracias a la cantidad de Cayenne y Panamera vendidos. Un contexto que nos ayuda a comprender mejor el GMC Typhoon de 1991.

Y es que este automóvil americano con tres décadas a sus espaldas es el prólogo al auge de los actuales SUV prestacionales. Un segmento al alza entre las marcas premium, las cuales ya ocupan con estos modelos el 41 % de sus ventas galopando el interés de mercados emergentes como el chino. De esta forma, la generalización de estos SUV con acabados de lujo y prestaciones de infarto se explica más desde el sentido de una moda que desde la pura ingeniería. Y es que, a pesar del buen agarre y paso por curva demostrado por el Lamborghini Urus en diferentes pruebas, lo cierto es que cualquiera de estos enormes vehículos contradice las más elementales normas de cualquier deportivo.

Algo ejemplificado en sus contundentes pesos y altos centros de gravedad. Desventajas que son contrarrestadas por eficaces controles de tracción y estudiados bastidores, pudiendo mezclar segmentos a priori muy alejados en un sólo vehículo. Una propuesta que encuentra en el GMC Typhoon a uno de sus primeros ejemplos, ya que sobre la base del todoterreno GMC (S-15/T-15) Jimmy mejora la potencia hasta los casi trescientos caballos con un motor V6 turboalimentado conectado a un sistema de tracción a las cuatro ruedas. Todo ello rematado con un habitáculo espacioso y lujoso equipado tanto para el día a día como para viajes largos. Unos datos interesantes, más aún si tenemos en cuenta que, a pesar de todo, el conjunto sólo se va un poco por encima de los 1.700 kilos.

gmc typhoon sport utility (1)

La mezcla de potencia y aspecto todoterreno del Typhoon raramente hubiera sido posible en Europa, donde la deportividad se entendía unida a la ligereza y el bajo centro de gravedad

GMC Typhoon, el arranque de los SUV de lujo más prestacionales

Muchos ven a los SUV como una moda pasajera dentro del panorama europeo. Y en cierto modo pueden tener razón, ya que estos híbridos entre todoterreno, familiar y deportivo encuentran su lugar de origen en los Estados Unidos. Un mercado donde están acostumbrados desde hace décadas a los vehículos grandes y las cilindradas generosas, justo el marco donde nace la GMC Syclone. Una extravagante pick-up de la cual se produjeron poco menos de 3.000 unidades, la cual llamaba la atención por juntar un concepto industrial con prestaciones de superdeportivo al tiempo que no era capaz de pasar ningún examen racional posible.

Y es que la baja altura de sus suspensiones y la rapidez de sus respuestas resultaban totalmente incompatibles con las labores de carga. No obstante, la radicalidad de la propuesta llamó la atención de ciertos ejecutivos de GMC, quienes vieron potencial en un modelo que mezclase cualidades todoterreno con altas dosis de potencia. Eso sí, incidiendo en el gusto de hombres adinerados pero realmente poco entendidos en pilotaje por llevar un coche llamativo y con mucho caballaje. Un punto éste que, en fin, se entiende más desde la mercadotecnia que desde la eficiencia en diseño e ingeniería.

gmc typhoon sport utility (3)

Al Typhoon y los SUV prestaciones como él se les entiende más desde el aspecto representativo que un vehículo así genera que desde la ingeniería más racional

Así las cosas, la Syclone evolucionó a un primigenio SUV de lujo cuando al fin se presentó la GMC Typhoon. Con un bloque motor General Motors V6 a 90º de 4.157 cm3, las especificaciones de su versión LB4 hacían subir las prestaciones a 280 CV y 488 Nm. Siendo la principal característica el incorporar un turbocompresor Mitsubishi TD06-17C, el cual ayudó a generar la importante fuerza enviada a los dos ejes a través de una transmisión automática de cuatro velocidades. Eso sí, distinguiendo entre el delantero y el trasero con el 35 % y el 65 % de la potencia respectivamente. En lo que se refiere a las suspensiones, éstas contaban con un sistema de autonivelado por aire en la trasera, manteniendo siempre estable la altura a pesar de la carga montada. Otro de los atributos con los que el GMC Typhoon concilió prestaciones y usabilidad para dar en el clavo de lo que ha sido una senda continuada por los actuales SUV de alta gama.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.