Coche del día: Jaguar XJR-15

Coche del día: Jaguar XJR-15

Homologado para el Grupo C, el XJR-15 es un verdadero coche de Le Mans listo para rodar por la calle


Tiempo de lectura: 4 min.

Decir que tal o cual coche es un modelo de carreras homologado para calle resulta una expresión demasiado manida y, por ello, muchas veces incorrecta. Sin embargo, en el caso del Jaguar XJR-15 resulta del todo acertada, ya que cuenta con la homologación del Grupo C. Una de las categorías más interesantes en toda la historia del Campeonato Mundial de Resistencia, dentro de la cual se cobijaron vehículos tan históricos e incontestables como el Porsche 956. Más allá de los circuitos, sólo la carrocería diseñada por Peter Stevens – responsable al poco tiempo del McLaren F1 – le daba una cierta apariencia de superdeportivo en vez de sport prototipo.

Algo necesario para entender las razones que llevaron a la producción en serie del Jaguar XJR-15, presentado en 1990 en plena fiebre por los superdeportivos. Un fenómeno que venía galopando desde los ochenta, cuando la burbuja financiera auspició la aparición de modelos cada vez más potentes y sofisticados entre los cuales se encontraron el Bugatti EB110, el Lamborghini Diablo o el Cizeta Moroder. Todos ellos protagonistas de una fiebre por poner en las calles lo que se estaba desarrollando en los circuitos. Justo lo que supuso este modelo, ya que de hecho proviene directamente del ganador en Le Mans 1998: el Jaguar XJR-9.

No obstante, para entender todo esto hemos de remontarnos un poco más en el tiempo. Concretamente a 1984, año en el que la llegada del ingeniero Tony Southgate – experimentado en F1 y CanAm con marcas como Lola, Lotus o BRM en su haber – a Tom Walkinshaw Racing produjo la unión definitiva entre Jaguar y esta escudería inglesa. Tanto así que el encuentro se materializó en el consorcio Jaguar Sport, responsable de la vuelta triunfal de la marca inglesa al Campeonato Mundial de Resistencia. Una labor de la que saldría el Jaguar XJR-15 como una opción de calle, siendo el prólogo perfecto para el gran superdeportivo de esta histórica casa: el XJ220 de 1992.

El consorcio Jaguar Sport permitió a la marca regresar a lo más alto de Le Mans tras décadas de ausencia. Además, la experiencia en competición permitió crear este modelo como antesala del XJ220

Jaguar XJR-15, entre la calle y los circuitos

La victoria del XJR-9 en Le Mans supuso un verdadero golpe publicitario para la marca, la cual no ganaba allí desde 1957 con la última de las tres victorias consecutivas protagonizadas por los D-Type. De esta forma, Jaguar regresaba al lugar que le correspondía como marca histórica en el mundo de las carreras de resistencia, siendo también un aldabonazo publicitario para sus modelos de calle. Oportunidad que se quiso seguir estirando con la aparición del XJR-15 a modo de escaparate tecnológico, ofreciéndose sólo 27 unidades de calle.

Además de éstas destinadas a clientes privados, del Jaguar XJR-15 se fabricaron 15 unidades más destinadas al International Challenge. Una copa de exhibición destinada a celebrarse en conjunto a tres grandes premios de F1 ( Montecarlo, Bélgica e Inglaterra ) con el fin de reunir en ella a pilotos famosos dando espectáculo antes de la aparición de los monoplazas. Todos ellos pilotando los XJR-15 ofrecidos por Jaguar, la cual no veía en esta prueba más interés que el escaparate publicitario obtenido al participar del circo ambulante de la F1.

Respecto a la mecánica el Jaguar XJR-15 montaba un V12 atmosférico de seis litros y 450 CV. Quizás un caballaje no tan espectacular como se pudiera esperar por algunos amantes de las cifras imposibles, pero más que suficiente para impulsar con brío – y sobretodo fiabilidad, ya que se trata de un vehículo del Grupo C – los tan sólo 1.050 kilos que da en báscula. Un peso más que contenido, el cual se logra al ser el primer modelo con posibilidad de circular legalmente en carretera con la carrocería y el chasis hechos íntegramente en fibra de carbono.

jaguar xjr 15 (5)

Lejos de ser un simple deportivo de alto rendimiento, este modelo era un derivado directo del XR-9. Tanto así que además de poder circular por la calle también estaba homologado para el Grupo C

En lo relativo al cambio, éste era manual de cinco relaciones con una palanca situada a poco más de siete centímetros del volante. Una pista muy ilustrativa sobre el carácter del Jaguar XJR-15. Directamente derivado de Le Mans con un habitáculo estrictamente espartano donde la falta de insonorización genera tal ruido que los ocupantes sólo pueden comunicarse con un juego de cascos y micrófono. No obstante, evidentemente sus propietarios no lo adquirieron como un GT o un superdeportivo exclusivo. Lejos de ello, el XJR-15 es un verdadero coche de Le Mans listo para rodar por carretera.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.