Coche del día: Ford Focus RS500

Coche del día: Ford Focus RS500

El tracción delantera de producción más potente que se han atrevido a crear


Tiempo de lectura: 4 min.

Durante mucho tiempo, cualquier coche con tracción no solía superar los 260 CV. Había modelos que rondaban los 280 CV, cierto, pero por lo general, a partir de los 260 CV se solía recurrir a propulsión, o bien, a enviar la potencia a todas las ruedas. Era lo más lógico si tenemos en cuenta las transferencias de masas y la falta de adherencia del eje delantero en determinadas circunstancias.

Sin embargo, un buen día, los ingenieros de Ford recibieron inspiración de alguna fuente divina y se les ocurrió que aplicar más de 280 CV con las ruedas delanteras era posible. Es más, pensaron que ellos podían hacerlo y crearon el que, quizá, sea el coche más descabellado de la primera década de los 2000: el Ford Focus RS MK2. La segunda generación del Focus RS era una bestia, en todos los sentidos –incluso estéticamente hablando–, que se saltaba todas las tradiciones al montar un motor de 305 CV, los cuales, llegaban al asfalto a través de las ruedas delanteras. Un despropósito absoluto que, como todos los despropósitos, se convirtió en objeto de deseo; Ford había previsto entre 7.000 y 8.000 unidades, pero se llegaron a vender cerca de 11.000 ejemplares en apenas dos años.

Ford abrió la veda para la llegada de modelos de tracción delantera muy potentes

Ford Focus RS500 (2)

El caso es que no parecían haber quedado contentos, así que tras el Focus RS, el coche de producción con tracción delantera más potente que había pisado las calles, llegó el Ford Focus RS500, que se presentaba como el canto del cisne del modelo, una edición especial de despedida que tomaba la denominación de otro modelo mítico: el Ford Sierra RS500. Además, el lanzamiento del modelo llegó con toda clase de acciones de marketing, entre las que destacaba un portal web específico –focusrs500.com, ya desactivado–, que contenía toda clase de información sobre el coche y por supuesto, perfiles en redes sociales para la ocasión –en Facebook: facebook.com/fordfocusrs–.

La demanda fue espectacular, tanto, que Ford entregó los coches por sorteo. Los integrados se tenían que registrar en el sitio web y Ford hacía un sorteo para determinar quién se quedaría con una de las 500 unidades que se iban a fabricar. El caso es, ¿qué tenía este Focus RS500 que no tenía el normal? Pues, lo que tenía era un motor que había visto aumentada su potencia hasta los 350 CV a 6.000 revoluciones y hasta los 460 Nm de par desde 2.500 a 4.500 revoluciones. Y sí, también se entregaban al eje delantero, lo que convirtió al Focus RS500 en el coche de producción con tracción delantera más potente que se había fabricado –y en 2023, todavía no se ha superado–.

Ningún fabricante se ha vuelto a atrever a poner 350 CV y más de 450 Nm de par sobre el eje delantero

Ford Focus RS500 (3)

Para lograr ese aumento de potencia, los ingenieros montaron un nuevo intercooler más grande, un filtro de aire más abierto, se cambió la bomba de combustible por una más eficiente y potente y se revisó la gestión electrónica.

El chasis se mantuvo intacto, con la destacada presencia del famoso sistema RevoKnuckle –un eje delantero con pivote independiente–, que se complementaba con un diferencial delantero Quaife ATB y un cambio manual de seis relaciones, sin que hubiera siquiera la intención de ofrecer un cambio automático. Había detalles de puesta a punto que eran específicos del Focus RS500, los cuales, se llevaron a cabo en Nürburgring, donde se recorrieron alrededor de 10.000 kilómetros.

No era un coche lento, obviamente, pero tampoco era tan rápido como su potencia hacía imaginar, ya que entregar 350 CV a través de las ruedas delanteras, por muchos inventos que se desarrollen, siguen siendo una tarea hercúlea. Aun así, el 0 a 100 km/h lo hacía en 5,6 segundos y podía alcanzar los 265 km/h. Todo ello rematado por una espectacular pintura negro mate, única disponible para las 500 unidades.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Anónimo
Invitado
Anónimo

Revisad la ortografía, gramática y demás antes de publicar algo…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.