Menu

¿A quién le parece mala idea un Mazda RX-7 (FD) con cuatro rotores y 1.000 CV?

No hagas un "swap" y añade más "brap, brap, brap..."

¿A quién le parece mala idea un Mazda RX-7 (FD) con cuatro rotores y 1.000 CV?

Con la esperanza de revivir la magia del 787B ganador de las 24 Horas de Le Mans (1991), el propietario de este Mazda RX-7 de tercera generación (FD) ha querido hacer algo muy especial. El dueño, de nombre de David Mazzei, ha transformado por completo el propulsor de su preciado coupé: en lugar de un 13B-REW birrotor, bajo el capó se esconde un motor R26B de cuatro rotores.

Después de comprar su primer RX-7 en 2005, Mazzei pasó innumerables horas investigando todo lo que pudo sobre los motores rotativos, buscando sobre todo potencia y la fiabilidad. No pasó mucho tiempo antes de que él decidiera dejar de lado a los “detractores del Wankel” e instaló un bloque 20B en su FD. Después de jugar con ese coche por un tiempo, lo vendió y sacó otro RX-7 “en los huesos” que había estado abandonado durante años para comenzar a construir su sueño.

El propulsor rotativo Wankel R26B, como su nombre nos puede ayudar a adivinar, cubica el equivalente a 2,6 litros (cada una de las cámaras con 654 cm3). Originalmente, desarrollaba 710 CV de potencia a 9.000 RPM, pero Mazzei ha instalado un nuevo turbocompresor Work GTX5593 Gen 2 de 98 milímetros, pero en este Mazda RX-7 es capaz de ofrecer la friolera de 1.000 CV y 881 Nm de par. La aguja del tacómetro no llega a la línea roja hasta las 10.000 RPM.

Mazda RX 7 FD 4 Rotores (9)

El bloque R26B ha sido el único motor rotativo que ha vencido en las 24 Horas de Le Mans, y también el encargado de conseguir la primera victoria de un coche nipón en el trazado francés

Cómo conseguir un motor R26B no es tarea sencilla, Mazzei acudió a una empresa extranjera para importar una unidad. Para su desgracia, no estaba exenta de problemas: había una bomba de aceite con una relación incorrecta, falta de presión en la cámara, mala expulsión de gases, y no había ni ECU ni cableado. ¡Ah! Y si el turbo no sopla a más presión, no es porque su dueño no quiera, es porque lo ha probado y el resultado fue una transmisión destrozada.

En el vídeo de YouTube publicado por Hoonigan Daily Transmission, Mazzei explica lo mucho que trabajó para construir un colector de escape personalizado que emulase el sonido del Mazda 787B. De hecho, la salida de escape se canaliza directamente desde el costado del capó. Estéticamente hablando, el coche recibe un nuevo kit de carrocería, un alerón muy generoso en la zaga y prominentes difusores en ambos extremos del coche.

Pero la parte más importante del video es cuando puedes ver a Mazzei haciendo donuts en el RX-7 mientras está on fire. Queremos decir literalmente, ya que este Mazda tan especial escupe llamas mientras hace un ruido salvaje. Lo cierto es que es muy divertido de ver. Siempre es digno de elogiar la cantidad de trabajo, tiempo y dinero invertido tras un proyecto con tanto espíritu RACER como este, al igual que el RX-7 «shooting brake».

Fotografía: Super Street

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.