Menu

Mazda RX-7 «Shooting Brake»: alma rotativa en un envase más práctico

Porque en el mundo del tuning no existe la palabra "imposible"

Mazda RX-7 «Shooting Brake»: alma rotativa en un envase más práctico

El mercado de accesorios es un pozo sin fondo. Da igual cuánto hayas visto, siempre habrá alguien te impresione con su creación. Puede resultar algo maravilloso, aunque también algo espeluznante; ¿Os acordáis de los primeros años del nuevo siglo? Afortunadamente, hay buenos coches que, modificados, pueden ser aún mejores. ¿Puede estar en este grupo este Mazda RX-7 “shooting brake”?

Lo cierto es que, investigando por Internet, no hay demasiada información acerca de este coche. Lo único que se puede afirmar con certeza es que es propiedad de usuario de Twitter zunda_no_omochi. Lógicamente, todo está en japonés, y es un idioma que, precisamente, un servidor no domina. Las imágenes no son de demasiada calidad, pues han sido tomadas directamente de la cuenta de la red social, pero es suficiente para poder juzgar.

Te disguste o no, lo cierto es que este Mazda RX-7 es original se mire por donde se mire. Para empezar, luce un kit de carrocería cortesía del preparador local Pandem Rocket Bunny, famoso por sus aletas ensanchadas con remaches a la vista y extravagantes alerones (que este ejemplar no disfruta). También parece que el pequeño motor rotativo 13B no se calentará gracias a las enormes entradas de aire y el capó ranurado.

Mazda RX 7 Shooting Brake JDM (15)

El Mazda RX-7 de tercera generación (FD) se ofreció de 1992 a 2002, con un motor rotativo turboalimentado que podía entregar de 255 a 280 CV

Además de una anchura de ejes notablemente incrementada, se ha instalado un juego de llantas de aleación con mucha garganta, similares a las diseñadas por BBS desde la década de los 80. Los remaches a la vista y el fondo dorado le dan un toque old school. Pero es en la zaga donde encontramos los mayores cambios, con un nuevo paragolpes, nuevos faros y una luneta posterior que nos recuerda irremediablemente a un shooting brake.

El apéndice es una pieza hecha por el especialista Greddy, y de acuerdo con los foros de RX7Club.com, se vende por alrededor de 1.000 euros en el mercado de segunda mano. No está exactamente claro cuándo Greddy dejó de construirlos, o cuántos se construyeron, aunque apuesto a que el número es bajo. Actualmente no parece haber ninguno en venta, y sólo unas pocas imágenes de la pieza existen en el Internet. Este no ha sido el único RX-7 transformado.

Mazda RX 7 Shooting Brake JDM (13)

Poco más se puede decir acerca de esta peculiar creación. Si bien convertir un coupé en un familiar lo debería hacer más práctico a nivel de espacio, en este caso se ha hecho con las miras puestas en el rendimiento en pista. No solo es un show car, también compite y, aparentemente, es manejado como un RX-7 tiene que ser conducido. Puedes echar un vistazo a la galería y opinar. ¿Qué te parece?

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.