Los coches que necesitaríamos en nuestro Need for Speed

Los coches que necesitaríamos en nuestro Need for Speed

El videojuego aun guarda nostálgicos que añoran el estilo clásico de la saga, imaginemos juntos el que nos gustaría tener


Tiempo de lectura: 8 min.

Me crie jugando a la videoconsola y rodeado de todo lo que tuviese que ver con el mundo del motor, coches de slot, maquetas, radiocontrol… y quizá por eso, tengo una forma de ver la automoción peculiar. Recuerdo con cariño películas como “Taxi”, las primeras de “Fast and Furious” y “60 segundos”, con una descripción frugal y sutil, todas ellas contenían imágenes evocadoras de automovilismo. Pero los videojuegos también formaron una parte de la base de esta pasión para mí.

Ver Out Run en una recreativa, Sega Rally, o más tarde el simulador Ferrari F355 Challenge con su rejilla de cambio y todos esos botones para gestionar las ayudas del coche, era el broche de oro para una tarde memorable acompañado de algún dulce. La industria creció y evolucionó, llegando a bendecirnos con Gran Turismo, el simulador de Playstation que nos enseñó a muchos un mundo nuevo repleto de coches japoneses de los que no habíamos oído hablar en la vida.

Y toda simulación en circuito era emocionante, pero hubo una saga de juegos que, en aquella época, revolucionó a su manera la receta. Need for Speed, con su video introductorio, nos puso a muchos los pelos de punta, y con su entrega Hot Pursuit dejaron de quedar impunes nuestros excesos de velocidad, con la introducción de la policía. Introdujeron la acción de las carreras ilegales y nos mantuvieron pegados al mando intentando huir de esa policía algo precaria, pero efectiva en algunos momentos.

Posteriormente, se introdujeron versiones “tuning”, preparaciones de vehículos, pero en algún momento en la historia de los videojuegos se perdió la esencia de las carreras ilegales. A día de hoy, existen simuladores muy logrados, todas las noches puedes “sentarte” en un GT3, un F1, o incluso en algún coche de calle para dar unas vueltas o medirte en el circuito contra otros rivales. Se ha avanzado muchísimo, pero a pesar de ser un habitual en Forza Horizon 5, su sencillez de manejo, preparaciones, y lo llamativo que es semanalmente tener retos, te hacen estar enganchado, al menos, un día a la semana.

Pero echo de menos algo, el frenético Need for Speed que EA acabó cargándose por repetitivo. Me encantaría poder sentarme en un simulador, y medirme ante rivales reales, unos simplemente competidores, otros policías, que van rotando por rondas al mejor de, pongamos 5 rondas. Con puntuaciones por posición, por habilidad para fugarse, y por pilotaje limpio, pero también estaría de maravilla recuperar esas cinemáticas que nos ponían los pelos de punta. Basándonos en todo esto, podemos imaginar, e incluso ver, los participantes que nos gustaría tener.

No necesariamente tendrían que ser rutas callejeras nocturnas, el paso del Stelvio sería perfecto a las afueras de “nuestra ciudad”, claro está, pero hay que reconocer que las nocturnidad de la urbe le da el toque picante necesario que subraya la ilegalidad. Visto esto, he pensado en recopilar videos de los que, para mí, serían los ejemplos perfectos para dicha introducción, y, además, coches que para mí no podrían faltar. Preparad auriculares, vuestra bebida favorita y palomitas, esta es mi orgásmica recopilación de videos de coches que no faltarían en el videojuego que añoro.

El especialista RWB se ha ganado su hueco a pulso, fabrica coches increíbles tanto en estático como en movimiento. Su sonido en los túneles de San Francisco nos haría enmudecer a cualquiera, e imaginarlo en la introducción en paralelo con el Ferrari 244 GTK que vimos ayer podría resultar en unos segundos mágicos para el mundo de la automoción. Quizá se quede un poco corto de potencia ante alguno de sus rivales, pero no es nada que no pueda equilibrarse una vez llegados a un videojuego.

Añadiremos a la receta unos pocos coches de importación, al final fueron la revolución en la época en la que la información pasó de llegar en revistas a llegar en videojuegos o por internet. El mágico momento en el que cambia de riendas al RX-7 Veilside del que existen contadísimas unidades (si mi memoria no falla había uno naranja en España hace unos años), junto con el sonido del rotativo porteado, hacen de las tomas algo de otro mundo. Con él introducimos diversidad en las motorizaciones, un rotativo no puede faltar en nuestro videojuego.

Aquí traemos al “pijo”, que cree que los coches preparados no podrán ganar a su flamante 992 GT3RS recién salido de la factoría de Stuttgart. El trabajo realizado por los de Porsche para llevar a la calle este aparato ha sido increíble, y él lo sabe. En nuestro videojuego yo mezclaría coches de estricta serie con preparaciones extremas, cada uno con sus virtudes y sus defectos claro, pero al fin y al cabo rivales.

Hemos traído aquí el traje a medida italiano que nos hacía falta, el que, por derecho propio, no podía faltar. El Ferrari rojo tenía que estar, por supuesto, y que mejor forma de hacerlo que con este F8 Tributo para despedirnos de los V8 de Ferrari para siempre. Para aquellas carreras que discurran en autovías repletas de túneles, para embriagarnos con su espectacular sonido, no podíamos prescindir de esta obra de arte con ruedas. Pero aun así también sería digno de ver en carreras nocturnas en la ciudad, reflejando cada farola al lado del 992 GT3RS, no comparten espíritu, pero son especiales en la misma medida.

Volvemos a Japón con un actor que no podría faltar. Los EVOs siempre han sido el objetivo de muchos entusiastas, y han sufrido preparaciones de todo tipo, aquí os traigo la octava entrega preparada, pero exteriormente discreta con relación a lo que puede dar de sí. Su sonido desgarrador, su historia de rallies, y toda la comunidad que mueve a nivel mundial aun a día de hoy, hacen que no pueda pasarse por alto su presencia.

La cultura del drift ha acompañado durante las últimas décadas al mundo de la automoción, mostrando un campo no tan conocido. Volviendo a Europa, con un sueco muy rebelde, este discreto Volvo 940 Turbo puede representar perfectamente el drift sin ser una base habitual en la disciplina. El T5 sueco tiene su peculiar sonido, y junto a la carrocería de gritando “padre que lleva los niños al colegio” forman una receta sorprendente que pide formar parte de nuestro videojuego.

No podría dejar fuera a los estadounidenses con su amado Mustang, el Coyote V8 tendría su merecida representación en nuestro videojuego. Me encantaría que su cigüeñal fuese crossplane, pero aun sin ello y con un compresor adherido a su parte alta, pienso que podría ser perfecto. Con su borboteo y su fino silbido destacaría entre esta multitud tan variopinta, bien es verdad que también podríamos incluir a sus archienemigos Challenger y Camaro para acabar de echar leña a su rivalidad.

Volviendo a otro japonés que no podría faltar, cualquiera que reflexione en qué coche tendría el personaje malo puede acabar concluyendo que en sus manos tiene a Gozilla. El Skyline está rodeado de ese misticismo que nos hace soñar con él, aunque probablemente para los estándares actuales sea rudo y lento, es el coche rudo y lento que nos gustaría tener. Como explicación a esto, al lado de un Golf R actual es probable que no tuviese mucho que hacer, y más con su “obsoleto” cambio manual, pero repito, me quedo con el abuelo del GT-R.

No, no me estaba olvidando de coches más actuales, solamente me estaba reservando los jefes de cada zona de nuestro mapa virtual de carreras callejeras. Dos hermanos que pueden dar mucho juego para la historia, y este par de bestias nos brindan la excusa perfecta para despedirnos del Audi R8 de combustión. Qué decir de ellos, imponentes y respetables a partes iguales, cada metro que recorren se nos dibuja una sonrisa, observándolos, viendo como simplemente se desplazan, guardando gran parte de las capacidades para las que fueron diseñados.

Tenía que tener algo guardado como jefe final de nuestro juego, algo que resultase siniestro y, bueno, qué decir. La combinación del negro mate con las pinzas rojas y los aditamientos de fibra de carbono son la mezcla perfecta para nuestra última carrera. El superdeportivo italiano preparado por los estadounidenses que quita el hipo, un pequeño toro dispuesto a demostrar que no iba a ser tan fácil.

Conclusión

Espero que hayáis disfrutado tanto como yo imaginando este hipotético juego gracias a estos increíbles videos, me he dedicado a buscar los que para mí no podían faltar, fijo que me dejo alguno, y, evidentemente, acepto sugerencias en la “no creación” de nuestro juego ideal. Algunos se han quedado fuera por no tener un video tan currado, por supuesto, pero no significa que no piense que deberían faltar, simplemente buscaba que, con ayuda de los videos, nos perdiésemos en nuestra retrospección.

Por otro lado, es poco probable que el mercado actual de los videojuegos nos dé el placer de sacar algo así, aunque hay un grupo de modders que ha creado No Hessi, un mod del simulador Assetto Corsa que discurre por las autopistas japonesas con tráfico, por lo que nos podemos quitar el gusanillo de alguna manera.

 

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso