Menu

Volvo pincha el globo de la velocidad máxima

Desde 2020, ningún Volvo superará los 180 km/h

Volvo pincha el globo de la velocidad máxima

Volvo tiene una visión muy ambiciosa, que nadie muera en uno de sus coches. La tecnología es uno de los pilares para conseguir semejante hito, pero el factor humano sigue siendo una parte fundamental de la ecuación, y lo seguirá siendo hasta que la conducción autónoma tome el testigo. Se han identificado tres piedras en el camino hacia la accidentalidad cero, y son el exceso de velocidad, alcohol y drogas, y las distracciones.

Hoy la marca ha hecho un anuncio que dará que hablar: todos los Volvo tocarán techo a 180 km/h en 2020, independientemente de la potencia que tengan los motores. En otras palabras, se trata de una limitación de tipo electrónico, no un techo inalcanzable por la mecánica. Hace más de 30 años algunos coches eran incapaces de rodar tan rápido como permitían las señales de tráfico. En la actualidad, quitando los coches más humildes, es muy fácil superar los límites legales.

Salvo los Polestar, los Volvo tocan techo actualmente a 250 km/h (si la mecánica puede)

Y lo cierto es que, salvo en zonas muy concretas del mundo -que básicamente se reduce a la red de autopistas alemanas (Autobahn) en los tramos en los que no hay límite de velocidad- no tiene sentido circular muy rápido. Ya no es solo por el riesgo a ser sancionado, es por el riesgo añadido que supone circular a altas velocidades. Hay conductores que son muy conscientes de todo lo que eso implica, pero la grandísima mayoría no lo es.

Nissan Skyline GT R V Spec R34

Tablero de instrumentos del Nissan Skyline GT-R V-spec (BNR34) para mercado japonés (JDM)

De ahí que Volvo haya decidido poner el corte en 180 km/h. Es una velocidad tirando a muy alta para vehículos de cuatro ruedas, pero tampoco desorbitada. Hace tiempo que la industria alemana determinó como velocidad máxima «estándar» 250 km/h. Los coches que superan ese tope son de gama muy alta, deportivos, o las dos cosas.

Existe un interesante precedente: Japón. Desde 1988 los fabricantes han instalado en los coches limitadores de velocidad para que no superen los 180 km/h, y los tableros no marcan por encima. En la imagen superior vemos un ejemplo muy notorio. ¿Podría decirse que a los japoneses no les gustan los coches? Pues no, sería un ejercicio de insuficiencia mental afirmar tal cosa.

En la actualidad algunos modelos ya tienen una limitación de velocidad de serie, aunque los motores sean capaces de más, véase multitud de modelos eléctricos (para no desperdiciar autonomía a lo loco) o híbridos. Seguramente la vida sexual de sus propietarios sigue siendo satisfactoria, y si no lo es, habría que buscar causas ajenas a lo que puede marcar el velocímetro.

El movimiento de Volvo es inteligente y se adelanta a que la Unión Europea fuerce a los fabricantes a imponer limitaciones de velocidad aún más estrictas, como que las cámaras frontales -que van leyendo las señales- fuercen en todo momento a los vehículos a que respeten el límite marcado, o apenas lo superen. Además, es un movimiento coherente del que dice ser el fabricante más preocupado en la seguridad vial.

No obstante, si alguien se compra HOY un Volvo, y tiene entre su equipamiento el control de velocidad activo -mediante radar-, se le puede programar para circular hasta 200 km/h, siempre y cuando no se detecte tráfico por delante. Esto no pasa solamente en Volvo, dependiendo de lo afinada que esté la tecnología hay fabricantes que se atreven a programarlos a más, y otros a menos.

Por otro lado, la velocidad máxima sigue siendo un dato incómodo de comunicar a veces por los fabricantes. De hecho, puede ser hasta difícil encontrarlo en la página web oficial. Eso sí, sobre las opciones de color, infoentretenimiento, versatilidad y otros temas vamos a darnos con la información de bruces y sin esfuerzo. Mirad por otro lado la publicidad, hay coches que salen rodando tan tranquilos que hasta se ganarían la pitada de un conductor de híbrido que va lijando los consumos al mínimo posible.

Conducir rápido con un mínimo de seguridad implica dominio sobre uno mismo, sobre el vehículo, con las condiciones adecuadas, un elevado sentido del respeto a los demás, mucha prevención, concentración absoluta, etc.

En un futuro no muy lejano, en el que ya sea totalmente normal la conducción autónoma, las redes 5G, la inteligencia artificial y otros artefactos, sí, será posible circular con todas las garantías por vías públicas a velocidades que hoy están proscritas, y puede que hasta con soporte legal. Es más, en la visión que tengo, con conducción manual la electrónica limitará la velocidad máxima a un límite, como 120 o 140 km/h, y más allá solo estará permitido en modo automático (y no en cualquier vía, precisamente).

Cuando la circulación se pone en manos de la tecnología y de las manos más experimentadas, se puede viajar muy rápido con un nivel de riesgo muy aceptable, lo cual ya ocurre desde hace tiempo en trenes y aviones. Cuando esta cuestión se deja en manos de conductores dudosamente bien formados, sin protocolos estrictos de mantenimiento, y sin balizamiento, señalización o control avanzados, pues pasa lo que pasa. Errare humanum est.

Seguramente alguien me querrá sacar el ejemplo de los pilotos de competición. Claro, hay que probar a meterse en una pista llena de profesionales, tratar de seguirlos al mismo ritmo, y no matarse. Y ellos, que también se pueden equivocar, tienen las mejores medidas de seguridad que permite el estado de la técnica y la resistencia de unos cuerpos que están más entrenados de lo normal. Y de vez en cuando todo eso falla y también hay muertes, pero muchas menos de las que tendría que haber. Cuando antes reconozcamos estas verdades, más felices y realizados estaremos todos.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

9
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Yo hubiera ido aún más lejos. Y limitaría a máximo 150Km/h, que ya es correr….
Sí el máximo en autovías y autopistas es 120/130, según el país y condiciones meteorológicas (salvo las autobahn)…. No tiene mucho más sentido ir más deprisa. Ponerse a 150 por hora ya es ir demasiado rápido y es una velocidad suficiente para solventar cualquier contratiempo cuando estemos adelantando o algo parecido. Para mí, se han quedado cortos….

Gonzalo Lara
Invitado
Gonzalo Lara

Ya se qué marca de coches no voy a comprar en el futuro. Da asco el lugar al que se dirige la automocíon. Cada día que pasa llegan nuevas y peores noticias. Dentro de 25 años tendremos prohibido conducir con la estúpida y omnipresente excusa de la seguridad. La seguridad es una mierda, es aburridísima. Si quieren que no haya muertos en accidente de tráfico, que prohiban los coches y asunto resuelto joder, no es tan difícil. De hecho es lo que va a acabar pasando en aras salvarnos a todos. Putos mesías de mierda. Odio cuando recortan mis libertades… Leer más »

Gonzalo Lara
Invitado
Gonzalo Lara

(2/3) Sigo aquí porque inexplicablemente hay un límite a la extensión de los comentarios. Decía que al menos me consuela saber que he podido disfrutar de la época de mayor explendor de la automoción, que en mi opinión es finales de la década de los 90. Por aquel entonces la tecnología había llegado a un nivel elevadísimo, el combustible seguía teniendo un precio razonable y además no habían venido los come hierba a tocar las narices con que tenemos que salvar el planeta. Estos ingredientes combinados posibilitaban que los ingenieros se pudieran desmelenar y crear máquinas verdaderamente asombrosas y apasionantes.… Leer más »

Gonzalo Lara
Invitado
Gonzalo Lara

(3/3) Al menos yo le podré contar a mis nietos cómo era aquello de conducir, las maravillosas sensaciones que experimentaba al girar la llave y sentir cómo esa máquina de fabricar explosiones controladas cobraba vida y lo emocionante a la vez que peligrosísimo resultaba salir a rodar con ella un día más, poniendo en serio riesgo mi vida así como la del resto de personas que me rodeaban. Y ellos me mirarán atónitos e incredulos, quizá con envidia, puesto que ellos seguramente tengan que ir en bicicleta a todas partes durante la totalidad de su vida.

sergioq4
Invitado
sergioq4

100% de acuerdo Gonzalo! El futuro de la automoción viene muy mal!

Fga
Invitado
Fga

Vivimos en el mundo que 180 km/h resulta poco. Circular a más 90 km/h demanda mucha atención y pericia, mucha gente circula en ruta, hablando cómo si estuviera sentado en una sobremesa.

La culpa de la velocidad en los autos es de los fabricantes que empezaron a vender autos de carrera. Los alemanes empezaron una guerra tan estupida que año tras año siguen exprimiendo cv para superar a la competencia.

L que quiera vivir sensaciones que se compre un clásico, por qué circular en un coche moderno a 200 no siente nada, lo único que transmite adrenalina es mirar el cuenta kilómetros.

Sds


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.