Menu

Coche del día: Audi A6 2.5 TDI V6 (C5)

Devorador de kilómetros

Coche del día: Audi A6 2.5 TDI V6 (C5)

Audi tiene claro que sigue apostando por el Diesel, y prueba de ello ha sido el reciente lanzamiento de los S4, S5, S6 y S7 unidos en exclusiva a las siglas TDI en Europa. La justificación de la marca viene por el avanzado sistema semihíbrido que equipan, el cual ayuda a su eficiencia para conseguir etiquetas ECO a pesar del combustible con el que se llene su depósito.

Con una larga trayectoria en sus TDI, cuando se lanzó este Audi A6 2.5 TDI V6, la marca de los cuatro aros dio un paso de gigante con respecto a sus rivales. Para ponernos en situación, en 1997 BMW seguía empleando los TDS en el Serie 5 (por entonces el E39), mientras que Mercedes sí había lanzado el E 290 TD con inyección directa, pero los CDI llegarían algo más tarde. Por tanto, el A6 se convertía en la referencia de su categoría por potencia, tecnología y rendimiento.

El Mercedes E 300 TD le superaba en potencia gracias a sus 177 CV, pero no era un motor tan moderno como el V6 TDI

Heredado del A8 (lo que también era un reclamo de lo más sugerente), se trataba del primer bloque de gasóleo asociado a un motor con 6 cilindros en V. A pesar de que la denominación era similar al anterior A6 2.5 TDI que montaba el cinco cilindros con 140 CV, este nuevo corazón era un compendio de tecnología.

Además de su configuración, incluía cuatro válvulas por cilindro y turbo de geometría variable. Declaraba 150 caballos y un par de 31,6 mkg. Las prestaciones oficiales hablaban de 218 km/h de velocidad máxima, un 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y un consumo mixto de 6,9 litros cada 100 kilómetros.

A la hora de ponerlo en marcha, por mucho que fuese un seis cilindros, al ralentí o con el motor frío se apreciaba claramente que era un coche de gasóleo, si bien una vez ganábamos velocidad y temperatura, se dejaba sentir poco dentro del habitáculo, con valores incluso inferiores a las versiones de gasolina. Las vibraciones pasaban más desapercibidas tanto a bajas vueltas como al superar las 2.000 RPM, momento en el que el V6 TDI comenzaba a dar lo mejor de sí, empujando con fuerza, pero con la suavidad que se esperaba en una berlina de representación.

Porque coches como el A6 estaban pensados para viajar con total comodidad y a buen ritmo si se pretendiese. En este sentido, el bastidor y las suspensiones estaban a la altura. Curiosamente, la suspensión deportiva venía de serie en el TDI, y aunque resultaba seca en algunos momentos muy concretos, la eficacia general la hacía preferible a la suspensión estándar.

El diseño del A6 (C5) supuso un punto de inflexión en las grandes berlinas de la marca, abandonando las líneas rectas de la generación anterior copiando rasgos del pequeño A4 que ya se había convertido en un éxito para Audi. Cierto es que el frontal no contaba con un diseño especial, pero la vista lateral se modernizaba con un aspecto más de cupé por la luneta trasera muy inclinada y el tercer volumen con forma descendente.

Audi A6 2.5 V6 TDI

Por su parte, la zaga fue lo más controvertido del coche desde el punto de vista estético, debido a la forma redondeada con la que se dibujaba la tapa del maletero o los grupos ópticos, así como el corte con los bajos de la carrocería y el protagonismo que se dio a los plásticos negros. Aun así, el A6 ganaba prestancia y de alguna forma dejó un poco obsoletos a los Serie 5 y Mercedes Clase E.

Estos no tardaron en ponerse las pilas con la llegada de motores diésel que hicieran sombra al V6 TDI del A6. BMW lanzó el poderoso 530d con nada menos que 184 CV, mientras que Mercedes rozó los 200 CV con el 320 CDI. La respuesta de Audi fue más limitada, puesto que no hicieron más que modificar la electrónica para ofrecer una versión potenciada hasta los 180 caballos, que no defraudaba en prestaciones, pero tampoco brillaba tanto en consumos.

Los TDI 3 litros no llegarían hasta la siguiente generación, en 2004. Al menos sí que fue el único en combinar por entonces el motor Diesel con la tracción total.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

Que yo recuerde, existió una versión de 170 cv en ese mismo bloque, se que en 2.5 si existo una versión con 170, ademas era una linea completamente diferente a la competencia, tenia ese atractivo redondeado., aun hoy te hace girar la cabeza si esta en muy buen estado.
¿Que tal andaba en temas de fiabilidad? ¿Que ofertaba de cambio tracción?
Para coche del día…¿Que tal un trata de los modernos? ¿Algún modelo tipo kia prigde?

Ángel
Invitado
Ángel

Hola Sergio. Hasta donde sé, hubo una versión intermedia de 163 CV. El V6 TDI se ofrecía con cambio manual o Tiptronic, tracción delantera o Quattro.

El Kia Pride lo tengo pendiente desde hace algún tiempo. Recuerdo montarme en él en el Salón de Madrid de hace un porrón de años.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.