El Rolls-Royce de 1934 con motor Merlin aterriza en el garaje de Jay Leno

El Rolls-Royce de 1934 con motor Merlin aterriza en el garaje de Jay Leno

Un V12 de avión con más de 2.300 Nm de par motor


Tiempo de lectura: 3 min.

Entre la británica Rolls-Royce y la estadunidense Packard, construyeron casi 150.000 motores Merlin V12 de 27 litros de cilindrada durante la Segunda Guerra Mundial. Muchos de ellos sobrevivieron, pero se suponía que ninguno terminaría en coches de carretera. Pero luego vino un grupo de entusiastas de los motores de avión, y uno de ellos fue Jay Leno.

Así comenzó una historia de 25 años, con el objetivo de convertir un Rolls-Royce de 1934 en una monstruosa máquina con corazón Merlin. ¿Y cuánta fuerza proporciona el coche? “Como la mano de Dios, simplemente empuja”, dice Leno. Quien también es dueño de un Bentley impulsado por un motor de Rolls-Royce aéreo, compró este coche a un caballero británico hace casi tres décadas.

Era un Rolls-Royce que carecía de una carrocería propiamente dicha y, entre otras cosas, una caja de cambios que pudiese soportar el descomunal par motor. Al, principio, se montó una unidad de un Jaguar XK120, pero se rompió. Una segunda caja del mismo origen sufrió el mismo destino, así que Leno reclutó a su hombre de confianza Jim Hall, cuya primera tarea fue averiguar cómo colocar seis carburadores Weber en un motor Merlín. Pista: hace falta una impresora 3D.

Entre los más destacados, el motor Merlin fue utilizado en cazas de combate de la II GM tales como el Spitfire británico y el P-51 Mustang estadounidense

Además de crear una carrocería de aluminio acorde a la época con una parrilla que no parece fuera de lugar en un Rolls-Royce, el equipo de Leno también actualizó el chasis con una transmisión New Venture Gear 5600 manual de seis velocidades. Es la misma que se puede encontrar a las camionetas RAM con propulsores Cummins. Otros componentes varios ayudaron a este motor adaptarse a su nueva carrocería.

Ahora, este chasis de 1934 tiene bombas de enfriamiento eléctricas adicionales, ruedas de alambre más fuertes, un eje trasero Dana 60 mejorado con un eje de transmisión personalizado, un sistema eléctrico de 24 voltios y dos depósitos de combustible de 114 litros (30 galones). Pero retiene su magneto giratorio para crear una experiencia de lo más tradicional. Como no es un coche ligero tampoco, Leno ha optado por montar discos de freno en todas las ruedas.

Con el motor Merlin solo, que pesa algo más de 800 kilos ya por sí solo, este monstruo biplaza del siglo XX marca la friolera de 2.180 kilos sobre la báscula. De todas formas, podrás rodar a cualquier velocidad sin necesidad de cambiar de marcha gracias a sus más de 2.300 Nm de par motor. Eso sí, nadie le quitará a Leno las visitas a la gasolinera cada poco tiempo, aunque, qué importa si lleva ya cinco lustros esperando conducirlo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.