Menu

Coche del día: SEAT 127

El utilitario de 1972

Coche del día: SEAT 127

En los años 70, cuando España estaba por fin mejorando su economía, nuestro fabricante patrio lanzó un modelo para sustituir al mítico 850, un coche económico y asequible para la familia media, que permitía realizar algunos viajes por nuestras carreteras de entonces: el SEAT 127. Como hasta entonces, el fabricante compró a Fiat la licencia del coche base.

El modelo que traemos hoy es la primera serie, que estuvo en el mercado de 1972 a 1977. Originalmente nació con dos puertas, pero posteriormente se añadió la versión de tres -incorporando la luneta al portón para un mejor acceso al maletero-, la de cuatro e incluso una de cinco.

El motor, un cuatro cilindros en línea colocado en posición transversal delantera, era similar al del 850, con 903 cm3 y 45 CV de potencia a 6.200 RPM, y alimentación por carburador Bressel Weber. Disponía de una caja de cuatro velocidades que transmitía su potencia al tren delantero. Su tamaño era bastante pequeño para los cánones actuales: 3.595 mm de largo, 1.527 mm de ancho y 1.370 mm de alto. Aún así, muchos de nosotros lo hemos visto transportar a cinco personas con su equipaje.

Su peso era muy contenido, llegando a los 750 kg, por lo que su motor no tenía problemas para moverlo con soltura. De hecho alcanzaba los 140 km/h, aunque por su ligereza su consumo medio no se disparaba y llegaba a los 7,6 l/100 km, algo muy a tener en cuenta en plena crisis del petróleo.

Todos estos datos corresponden a la versión LS, la más básica, aunque también contaba con las versiones N, C, CL y CLX, a las que se añadió posteriormente un motor con 1.010 cm3 y 52 CV de potencia.

En cuanto a chasis, montaba suspensión McPherson delantera, y trasera por ballesta transversal, con frenos de disco delanteros y de tambor traseros. Calzaba unos neumáticos de 135 mm de ancho en llanta de 13 pulgadas, algo extremadamente pequeño si lo comparamos con las medidas que se suelen utilizar hoy en día.

En cuanto a equipamiento, no podemos esperar gran cosa, salvo un sencillo cuadro de instrumentos con velocímetro, el indicador de combustible y la temperatura del agua, elevalunas manuales delanteros, y de compás traseros -en las versiones dos y tres puertas- el espacio para una radio y dos sencillas palancas para la climatización, que básicamente consistía en elegir aire caliente o a temperatura ambiente.

Os dejamos un vídeo histórico donde lo podréis ver en su presentación Lanzarote, realizada al mismo tiempo que su presentación en el salón de Barcelona.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

10
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

El primer coche que recuerdo en mi casa, uno blanco de 3 puertas del año 73 que mi padre compró por el 83 o así… Lo tuvimos hasta el 91, año en el que se le rajó la culata y se envió a desguace. La imagen que tengo de él es la de un vehículo que se metía por cualquier sitio, andaba como un tiro y podía llevar más cosas de las que su tamaño hacía suponer. Aunque es diseño de su portón trasero, con el borde inferior tan alto, dificultaba meter objetos pesados. En fin, otro que sigue en… Leer más »

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Llamadme ingenuo, pero sueño con una versión retro por parte de SEAT de alguno de estos clásicos, totalmente electrificada, como segundo coche para adentrarte en el centro de la ciudad.

Txesz
Mecánico
Txesz

Siendo el coche original de procedencia italiana, dificil lo tendría Seat… Asi que guardo la esperanza de que en Fiat decidan repetir la jugada de los 500 y 124.

Para el 127 no tienen más que comprar el diseño de David Obendorfer. A mi se me cae la baba

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Ignoro si los derechos que compro SEAT incluyan la re-edición del 127, pero siempre podrían llegar a un acuerdo. El diseño de Obendorfer es muy bonito, aunque en mi opinión le falla el frontal, quedaría mejor uno al estilo Honda Urban EV Concept, pero con los faros rectangulares del 127.

Txesz
Mecánico
Txesz

Ya, el frontal es lo que más desentona respecto al diseño original.

Tengo mis dudas con esa parte ya que me gustan mucho las líneas originales pero a la vez la modificación de Obendorfer le da un toque moderno…

Javier Costas Franco
Invitado

Puestos a fantasear, podrían sacarlo en versiones SEAT y Fiat bajo una joint-venture, porque sacar un único modelo -con bajo volumen-, que cumpla los requisitos de seguridad y emisiones y que sea rentable ya es afinar muchísimo el tiro…

Txesz
Mecánico
Txesz

¿Donde hay que firmar para que eso salga adelante?

Javier Costas Franco
Invitado

Aunque suene fatal, en el papel higiénico destinado al consejo de administración de Volkswagen AG y FCA. Convénceles de sacar un modelo neo-retro, tres puertas, sin el encanto del 500 …

Txesz
Mecánico
Txesz

😆😆😆😆

Jaume Mayol
Invitado
Jaume Mayol

Le falta un frontal con más caràcter. En lo demás comparto tú parecer


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.