Coche del día: Reliant Scimitar GT (SE4)

Coche del día: Reliant Scimitar GT (SE4)

El primero de una prolífica saga


Tiempo de lectura: 5 min.

El Reliant Scimitar GT (SE4) era la primera versión de una serie de modelos de vehículos deportivos producidos por el fabricante británico Reliant, fabricado desde 1964 hasta 1970. La gama Scimitar (“cimitarra” en inglés) fue mucho más longeva y prolífica, desde 1964 hasta 1986. Durante estos 22 años evolucionó desde un coupé (GT) a un deportivo (GTE), incluyendo una variante descapotable (GTC) lanzada al mercado en 1980.

Durante los seis años que estuvo en producción se fabricaron tres versiones diferentes, el GT (SE4) desde 1964, el GT (SE4A/B) desde 1966 y el GT (SE4C) desde 1967 hasta 1970. Todas tenían en común un chasis fabricado en acero sobre el que iba montado una carrocería de fibra de vidrio. Fue propulsado con motores de origen Ford, situados en posición delantera longitudinal y con tracción a las ruedas traseras.

La primera versión que salió a la palestra fue un coupé de dos puertas basado en un prototipo denominado Daimler SP250 (SX250 después), sobre un chasis de un Reliant Sabre; se exhibió por primera vez en 1964. Mostraba unas dimensiones bastante compactas, con 4.254 mm de largo, 1.575 mm de ancho y 1.295 mm de altura, junto a una batalla de 2.337 mm, con un peso homologado de 1.080 kg. También se ofreció con carrocería hatchback.

Reliant Scimitar GT SE4 2

Reliant Scimitar GT (SE4) – Fotografía: Andrew Bone (Flickr) CC BY

Durante sus seis años de producción del Scimitar GT, se produjeron tres versiones diferentes, pero todas tenían en común el chasis de acero sobre el que iba una carrocería de fibra de vidrio, y las mecánicas de origen Ford

Con el objetivo de reducir costes lo máximo posible se utilizaron también componentes y piezas inicialmente diseñados para otros modelos de la competencia (aquello de compartir con otras marcas), lo que ocasionaba a veces problemas serios de ajustes entre distintas piezas.

El propulsor elegido inicialmente era un bloque de seis cilindros en línea de 2,6 litros (2.553 cm3) procedente del Ford Zephyr (1964-1966). Contaba con carburadores triples SU y generaba 120 CV, lo que le permitían alcanzar una velocidad máxima de 188 km/h. Sus elegantes líneas, sus llantas de radios y su lujoso interior fueron elogiados en su presentación en el Earls Court Motor Show de 1964. El techo solar eléctrico y la caja de cambios ZF eran opcionales. Se produjeron 296 unidades a un precio de 1.292 libras esterlinas de la época.

Pasamos a 1966, momento en el que salió a la venta el Scimitar GT (SE4A/B). Experimentó importantes cambios a nivel mecánico y diseño interior. Se sustituyó el bloque de seis cilindros en línea por un V6 de 3 litros de origen Ford/Essex. Este motor era más compacto ,por lo cual Reliant tuvo que trabajar a fondo bajo el capó para poder ajustarlo lo mejor posible. Se retrasó más su posición, lo que ayudó a un mejor equilibrio de pesos; también se reposicionaron las horquillas inferiores de la suspensión, se reforzaron las torretas de la suspensión y se añadió una barra estabilizadora.

Reliant Scimitar GT SE4 3

Reliant Scimitar GT (SE4) – Fotografía: Andrew Bone (Flickr) CC BY

El cambio de marchas era bastante bueno, aunque con unos desarrollos largos que le permitía mantener unas velocidades de crucero altas sin apretar el motor. El embrague resultaba suave y liviano. La dirección era ligera y precisa y los frenos eran muy potentes y dosificables. El consumo de combustible era moderado, con una buena autonomía.

Los motores elegidos eran de origen Ford, empezando con un L6 de 2,6 litros y complementado por un V6 de 3 litros con dos niveles de potencia. Las prestaciones eran honestas en ambos casos, al igual que los consumos

También se sustituyeron las llantas de radios por otras convencionales de chapa de acero más anchas. El interior se actualizó con el empleo de materiales antideslumbrantes de color negro y se hicieron mejoras en el sistema de ventilación, que resultaba bastante mediocre.

En 1967 llega la siguiente versión, el Scimitar GT (SE4C). Fue la última versión con motor V6. Para cubrir la oferta mecánica por la parte baja se lanzó esta versión menos potente y también más barata, unas 120 libras esterlinas de ahorro. Exteriormente solo se diferenciaba por el anagrama situado en la tapa del maletero que especificaba la cilindrada del motor. Este V6 ford/Essex de 2,5 litros permitía unas prestaciones honestas -177 km/h- y unos mejores consumos que la versión más potente. Solamente se vendieron 118 unidades.

Reliant Scimitar GTE SE5

Reliant Scimitar GTE (SE5)

En 1968 le llegó el relevo con el Scimitar GTE (SE5), que se produjo hasta 1972. A partir de este año y hasta 1975 se sucedió el GTE (SE5A). Desde 1975 hasta 1976 se comercializó el GTE (SE6), desde 1976 hasta 1980 el GTE (S6A), y de 1980 hasta 1986 el GTE (SE6B). De forma paralela en este último periodo de 1980-1986 se encargó la fabricación de un descapotable, el Scimitar GTC (SE8). De esta saga hablaremos con más detalle en otra ocasión.

Después de la finalización de la producción de Reliant, la empresa Middlebridge Scimitar Ltd. adquirió los derechos de fabricación de los Scimitar GTE y GTC, en junio de 1987. Produjo una versión con el motor de 2,9 litros procedente del GTE, pero con casi medio millar de modificaciones y actualizaciones, entre ellas la inyección electrónica de combustible y una caja de cambios de cinco velocidades Ford T9. Solo se construyeron 78 unidades hasta la declaración en suspensión de pagos de la compañía en 1990.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Reliant Scimitar con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!