Coche del día: Chevrolet Camaro 3.8 V6 (IV)

Coche del día: Chevrolet Camaro 3.8 V6 (IV)

Imagen ante todo


Tiempo de lectura: 3 min.

Imagen era lo que ofrecía esta generación del Chevrolet Camaro. La cuarta, vendida entre 1993 y 2002, aunque aquí lo conocimos con algo de retraso.

El Camaro era uno de esos coches que llamaban la atención allá por donde pasase. Lo hacía por su aspecto de deportivo y sus inusuales proporciones. Medía casi 5 metros de largo, pero la distancia entre ejes era muy corta (2,56 metros), así que los voladizos sobresalían ampliamente tanto delante como detrás.

Parecía un deportivo de altos vuelos, pero no lo era en realidad. La razón recaía en dos aspectos fundamentales característicos de casi cualquier coche llegado desde el otro lado del charco: suspensión y cambio. La primera resultaba muy blanda para los estándares europeos, lo cual impedía sacarle jugo al bastidor que en carreteras viradas se insinuaba y llegaba a ser divertido, aunque sin pasarse.

Aquí el control de tracción de serie jugaba un gran papel, si bien era desconectable y nos permitía sacarle partido si lo que pretendíamos era hacer derrapes o el cabra en general

Chevrolet Camaro IV Europa 2

En cuanto al cambio, se ofrecía de serie una caja automática de solo cuatro marchas y largos desarrollos, penalizando sobre todo el paso de tercera a cuarta velocidad. Por ello su motor 3.8 V6 lucía poco, y las prestaciones daban cuenta de ello. Oficialmente declaraba un 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, lo cual no es poco, pero hablamos de un coche con 193 CV… Estos se extraían de un motor típicamente americano. Se trataba de un 3.8 V6 con nada menos que 305 Nm de par máximo. Quizá con la caja de cambios manual que se ofrecía en opción pudiésemos sacarle algo más de jugo.

Como muchos coches americanos, su relación entre prestaciones y consumo era poco favorable para los estándares europeos

Viajar rápido era posible, y hacerlo con un alto grado de confort también. Pero ahora viene la pregunta: ¿quién se compra un coche de este tipo para realizar largos viajes de manera cómoda? Y es que el Camaro se desenvolvía mejor que en ninguna situación en autopistas y carreteras rápidas donde las blandas suspensiones se mostraban en su salsa y el cambio no se inmutaba al alcanzar la cuarta velocidad.

¿Al menos era amplio para viajar con comodidad? La respuesta es un rotundo no. Para dos estaba bien, pero los casi 5 metros no se correspondían con una carrocería capaz de albergar a dos ocupantes adicionales. Atrás se viajaba como se espera en un coupé de menor tamaño, con muy poco hueco para las piernas y poca altura.

Por su parte, el maletero tampoco permitía dar cabida al equipaje de una pareja, al menos si se montaba la opción del techo de cristal desmontable (en opción por 250.000 pesetas de entonces, 1.500 euros), ya que el targa tenía su hueco en el maletero.

En lo que sí destacaba el Camaro era en su buena relación entre precio e imagen. Costaba en el año 1998 4.781.000 pesetas (44.700 euros de ahora), así que pocos coches había en el mercado capaces de ofrecer una línea que hiciera girar cuellos como este Chevrolet.

Si estábamos dispuestos a renunciar a muchos otros aspectos y conformarnos con esto, entonces el Camaro era una opción recomendable. Sin embargo, un Nissan 200SX ofrecía mejores prestaciones y un comportamiento más deportivo aún por menos dinero.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Chevrolet Camaro con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Miguel
Invitado
Miguel

Esteticamente me parece una de las generaciones mas bonitas del Camaro Solo puedo hablar de las referencias que me dieron dos propietarios de este modelo. En estos dos casos montaban la caja de cambios manual. Ambos decian que el par motor era elevavado y constante. Buenas recuperaciones y aceleraciones. Una cosa que me llamo la atencion es que decian que la velocidad maxima estaba autolimitada a 210 km/h. No era un coche para carreteras reviradas por suspension y peso aunque llevado al limite era bastante intuitivo y se sabia cuando habia que aflojar el ritmo. Me decian que el consumo… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.