Coche del día: Volvo S40 (I)

Coche del día: Volvo S40 (I)

El pequeño con aspiraciones


Tiempo de lectura: 3 min.

Compartía plataforma con el Mitsubishi Carisma, utilizaba motores Renault y a punto estuvo de robarle el nombre a Audi. Así nacía el S40, una berlina -¿sueca?- que por fin plantaba cara a los modelos premium alemanes con los que Volvo no había podido competir con la serie 440 / 460. En principio iba a convivir con éstos situándose por encima para cubrir el hueco hasta el galardonado 850, el cual por otro lado no ocultaba su origen ni la herencia de los grandes 740 ó 960.

Después de esta ensalada de nomenclaturas, centrémonos en el modelo en cuestión. O modelos, mejor dicho, porque la versión familiar denominada V40 veía la luz de manera simultánea a la del sedán. Podría decirse que el V40 era incluso más rompedor, pues las líneas de su carrocería se suavizaron en detrimento de las aristas y ángulos marcados tan característicos de los familiares de Volvo.

Se buscó deliberadamente el diseño en lugar de la capacidad de maletero (declaraba unos discretos 413 litros) apoyándose en un portón curvado decorado en negro que sí podría recordar a otros modelos de la firma sueca. La fórmula no les fue mal, pues del V40 se produjeron más unidades que del S40 a nivel mundial. En el sedán también se abandonaron los trazos rectilíneos de antaño, pero el frontal, los grandes grupos ópticos traseros, o la zaga elevada no renegaban de su semejanza con berlinas precedentes.

Los de Volvo quisieron trasladar el mismo nivel de seguridad y confort que ya habían introducido en el 850 a sus modelos compactos con la intención de dar un golpe de efecto con la mente puesta tanto en el triunvirato alemán como en los generalistas. Con respecto a los primeros compartía las amplias posibilidades de personalización gracias a una larga lista de opciones que incluían diferentes diseños de llantas, molduras o tapicerías, algo que no ocurría con modelos japoneses o franceses, así que el Volvo se situaba en medio con el objetivo de rascar ventas a unos y otros. No obstante, la seguridad seguía siendo la bandera de los suecos, y los S40 o V40 no renunciaron a ella, convirtiéndose en los primeros en obtener 4 estrellas en EuroNCAP.

Volvo V40

Inicialmente su gama estaba compuesta por dos versiones de gasolina equipadas con sendos motores de 4 cilindros 1.8 y 2 litros de la familia modular del 850 de cinco cilindros. Tenían 115 y 137 CV respectivamente, aunque su rendimiento no era brillante. Las versiones más prestacionales llegarían más adelante con el 2.0 turboalimentado que conseguía 165 CV y el explosivo T4 que alcanzaba los 200 CV gracias a un motor de nueva factura con 1.855 cm3.

Los más tranquilos pudieron acceder a un 1.6, mientras que los ahorradores disponían del TD 1.9 sustituido después por los inyección directa de origen Renault con 102 o 116 CV. Asimismo se benefició de la tecnología GDi de Mitsubishi, pues el S40 compartía plataforma con el Carisma, junto con el que se fabricaba en Nedcar (Holanda).

En el interior sólo algunos mandos recordaban a otros Volvo, pero las formas del salpicadero se moldearon para dotarle de una imagen más moderna. Los ajustes y acabados eran soberbios en la mayoría de zonas, aunque el S40 no era de los amplios del segmento.

Con los S40 y V40 Volvo conseguía desligarse de la imagen de coches seguros carentes de cualquier otro atractivo abriéndose un nuevo mercado que bajaría la edad media de sus compradores, que buscaban algo diferenciador con respecto a los generalistas sin desembolsar el suplemento económico que requerían los premium alemanes. Además, lo prepararon para convertirlo en un coche de competición logrando cierta notoriedad en los Campeonatos de Turismo de Suecia y Reino Unido, alzándose con la victoria en este último en 1998. Su producción cesaría en 2004 superando el millón de unidades producidas.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.