Coche del día: Hartge Compact V8 4.7 (E36)

Coche del día: Hartge Compact V8 4.7 (E36)

Un lobo con piel de lobo


Tiempo de lectura: 4 min.

El Hartge Compact V8 4.7 (E36) es una de las muchas preparaciones del especialista alemán Hartge, que se dedicaba a llevar más allá de lo imaginable los modelos de los fabricantes de mayor reputación de Alemania. Tan solo se fabricaron dos unidades, esta es la historia de una de ellas, con el número de bastidor W09C47X06XBH06165.

Partiendo de una unidad de BMW Serie 3 Compact (E36) adquirida en 1997, la nueva criatura -más bien un Frankestein– tardó dos años en nacer. El trasplante de corazón supuso la introducción de un V8 de 4,7 litros y 350 CV. No fue una preparación precisamente barata, pues el precio del coche nuevo era de 42.000 euros, a los que había que añadir los ¡75.000 euros! de la preparación, un 178 % sobre el precio del coche nuevo. Una sencilla suma nos da un precio final de 117.000 euros, todo un pastizal.

Aunque el preparador ya no está activo hoy en día, pues echó el cierre a mediados de 2019, se especializó en incorporar motores de modelos de BMW más grandes en otros más pequeños. Aunque el Serie 3 Compact (E36) contaba con tantos detractores como partidarios, Hartge pensó que podía ser un perfecto punto de partida para su criatura.

Este Frankenstein salido de la imaginación de Hartge tomó como base una unidad del BMW Serie 3 Compact y le endiñó un V8 procedente de los BMW 540i y 740i de 286 CV, pero modificado hasta los 350 CV

Se supone que partió de la variante 323ti de seis cilindros, producida entre 1997 y 2001. Esta preparación incluía, entre otras piezas realizadas a medida, una suspensión ajustable Bilstein, una caja de cambios manual de seis velocidades EVO procedente del BMW M3 (E36), un silenciador, un kit de carrocería ensanchado, un capó nuevo y unos paragolpes más generosos, y un alerón en la zaga.

Dentro del habitáculo se realizó algún cambio menor, como la sustitución del asiento del conductor por otro de la casa Recaro y una palanca de cambios con un diseño excelente. Los pedales de diseño deportivo son de aluminio, y el velocímetro está tarado hasta los 300 km/h, lo que nos da una idea de sus pretensiones. Se estimaba una aceleración de 0 a 100 km/h de unos 5 segundos.

Mostraba unas llantas de aleación de 19 pulgadas muy noventeras, calzadas con neumáticos de competición de dimensiones 235/35 delante y 265/30 detrás, un ordenador de a bordo, y de la casa Hartge el eje trasero, sistema de frenado y relojes del cuadro de instrumentos. El sistema de frenos contaba con cuatro discos ventilados y perforados.

Se partió de un V8 de 4,4 litros procedente de los BMW 540i y 740i, elevando su cilindrada hasta los 4,7 litros y la potencia de los 286 hasta los 350 CV. El par motor también aumentó, pasando de los 440 Nm a los 500 Nm. Se modificaron los árboles de levas, y se le sustituyeron el cigüeñal, bielas, pistones y las válvulas.

Estéticamente resultaba muy espectacular, con carrocería ensanchada, alerón trasero, ruedas con llantas de 19 pulgadas, doble tubo de escape, asiento del conductor de Recaro o una palanca de cambios de diseño único

A mediados del año pasado, concretamente entre el 24 y el 27 de junio, una de las dos unidades se subastó junto a otro grupo de rarezas en Essen, de la mano de RM Sotheby´s, y se sacó a subasta sin reserva alguna. Según la propia página de RM Sotheby’s, realmente salió a subasta antes, entre el 3 y el 11 de junio, con un precio final de 42.900 euros.

La unidad en cuestión tenía menos de 37.500 kilómetros y había pertenecido a la misma persona desde su concepción hasta 2019. La entrega del coche se realizó en Reutlingen (Alemania). Tan solo presentaba unos mínimos desperfectos estéticos que podríamos encontrar en cualquier coche de más de 20 años. Podéis ver más imágenes en la web de RM Sotheby’s.

Calcula cuánto cuesta asegurar un BMW Serie 3 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.