Menu

Coche del Día: Mitsubishi Carisma MSX

Una berlina con aspiraciones deportivas

Coche del Día: Mitsubishi Carisma MSX

El Carisma fue el primer intento serio de Mitsubishi para adentrarse en el segmento de las berlinas en el mercado europeo donde ya tenía presencia con el Galant. Porque el nuevo modelo que se situaría un escalón por debajo de aquel, era un coche pensado para Europa y fabricado en Europa, construido en Holanda junto con el Volvo S40 (I) con el que compartía plataforma.

Pero como buen producto japonés, al Carisma se le presuponía un buen rendimiento y fiabilidad contrastada, pero al diseño de su carrocería le faltaba un poco de chispa; podría decirse que no tenía demasiado… carisma. Se apostó por una carrocería de cinco puertas al estilo SEAT Toledo o Renault Laguna en vez de la tradicional de tres volúmenes (que llegaría más tarde con un motor 1.6 de acceso a la gama). Sus 4,45 metros de longitud le colocaban entre los más pequeños de la categoría, si bien donde más se notaban sus diferencias era en la distancia entre ejes de 2,55 metros -8 centímetros menos que un Vectra, por ejemplo-. Como contrapartida, su peso era de los más livianos, lo cual repercutía en su dinamismo y nivel de prestaciones.

Para enfatizar esto, la versión tope de gama MSX era la ideal, con ese toque a berlina deportiva que tanto gustaba por aquí y de las que el Nissan Primera GT (por citar otro japonés) fue un buen representante. La cilindrada del bloque multiválvula era inferior a lo que se estilaba por entonces para ese nivel de potencia. En vez de recurrir a un tradicional 2.0, en el MSX se optó por un motor de 1.834 cm3 que desarrollaba 140 caballos de potencia. Gracias el peso y una cuidada aerodinámica, el MSX ofrecía prestaciones más que destacables, poniendo contra las cuerdas al brillante Opel Vectra 2.0 de 136 CV. Declaraba 215 km/h de velocidad máxima y un 0-100 en 9,2 segundos, cifras no muy alejadas del rapidísimo Primera GT; todo ello con unos consumos excepcionales para su nivel de prestaciones.

Para esta versión de espíritu RACER se introdujeron algunos aditamentos en la carrocería que realzaban algo su estética. Destacaba sobre todo el alerón en el portón o la doble salida de escape. Las llantas eran de aleación, pero en una medida un tanto pequeña para las tendencias de la época, pues eran de 14 pulgadas y además tenían un diseño poco deportivo. Por suerte, esta carencia no repercutía en su comportamiento, con una puesta a punto del bastidor muy equilibrada en su compromiso entre efectividad y confort, acompañada de un cambio de cinco velocidades de agradable manejo y desarrollos perfectos para poder exprimir el motor hasta las 7.700 revoluciones.

En el interior se montaron asientos deportivos con el tapizado típico de los noventeros japoneses, mientras que el volante se forró en cuero. Pocos cambios más en un habitáculo en el que el salpicadero tenía un diseño moderno para tratarse de un coche oriental, con la consola central en forma de lágrima vista en el Laguna. En habitabilidad se encontraba en la zona media de la categoría, mientras que el maletero quedaba por debajo con una capacidad de 450 litros.

Su precio allá por el año 1995 estaba en 3.650.000 pesetas (22.000 euros), elevado con respecto a la competencia y al nivel de un Volvo S40 2.0, un poco menos equipado. El MSX daría paso al 1.8 con la tecnología GDi de inyección directa en gasolina, donde los aspectos deportivos pasaban a un segundo plano por la búsqueda de la eficiencia. Por ello el GDi se convertiría en su versión más simbólica, aunque en una época donde los diesel mandaban, el Carisma se hizo popular en nuestras carreteras gracias a los DiD de origen Renault. Por todo ello, las prometedoras siglas MSX pasarían al olvido al igual que lo hicieron las berlinas con toque sport relativamente asequibles.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Fran
Invitado
Fran

7700 revoluciones! Que tiempos


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.