Coche del día: FIAT Regata

Coche del día: FIAT Regata

Presentado como un modelo de gama media con tres volúmenes, el Regata marcó la transición del 131 al Tempra


Tiempo de lectura: 5 min.

El FIAT Regata es uno de esos modelos que marcan la transición de una época a otra. Sustituto del exitoso 131 fabricado desde 1974 hasta 1984 en la planta turinesa de Mirafiori, este vehículo se basó en la plataforma del Ritmo para definirse como una berlina popular de tres volúmenes perfecta para ser fabricada de forma masiva dentro del segmento C. De hecho, sus principales competidores fueron el Ford Orion, y el Renault 19. Complementados en España por el SEAT Málaga. Modelo que aún habiendo nacido antes de la ruptura definitiva entre FIAT y SEAT fue comercializado sin una correspondencia directa en la gama del grupo italiano.

Eso sí, a pesar de la gran independencia con la que la marca española diseñó el Málaga éste se basó en la plataforma del Ritmo. Justo la misma que usó el FIAT Regata, por lo que ambos modelos guardan no sólo una evidente similitud estética sino también de base. Datos sobre el automovilismo en España aparte, lo cierto es que nuestro protagonista sirvió como un modelo puente entre los setenta y los noventa. No sólo por la franja en producción que ocupó – 1984 a 1990, y cinco años más en Argentina – , sino también por ser un modelo derivado del Ritmo mientras que su sustituto, el Tempra de 1990 , ya se basó en la misma plataforma que también usara el Tipo.

De esta manera, el FIAT Regata marca la transición de plataformas con un evidente paralelismo estético respecto a las líneas marcadas por el Uno. El pequeño modelo estrella de la marca italiana durante los ochenta, complementando a la perfección al Regata para hacer entre los dos el grueso de la gama masiva y popular de FIAT en aquella década. No obstante, si bien el Regata no es un modelo ideado para llenar con él páginas y páginas de la prensa especializada tampoco resulta un vehículo del todo anodino. Lejos de ello, encontramos en él un sistema hoy en día muy popular pero no tanto hace casi cuatro décadas. El cual guarda relación con el propio nombre comercial de este FIAT.

fiat regata (4)

Se basó en la plataforma del Ritmo, siendo por ello uno de los últimos modelos tributarios a diseños que tienen su raíz en los setenta para dar paso así a los de los años noventa con la plataforma del Tipo

FIAT Regata, navegando a vela

Yéndonos a los inicios de Ferrari es muy conocida la anécdota sobre lo que dijo Gianni Agnelli al contemplar por primera vez un 166 MM. Ni más ni menos que compararlo con una pequeña barca, concretamente con una “ barchetta “. Algo no muy extraño viniendo de él, ya que era de sobra conocida su afición por navegar a vela. Sobre la anécdota existe total veracidad. Sobre que ésta fuera el punto de arranque para que a los pequeños deportivos italianos a cielo abierto de los años cuarenta y cincuenta se les denominase así, “ barchetta “, ya podría haber más debate.

Sea como fuese, el FIAT Regata dice llamarse así debido a esa afición del patrón Agnelli por la mar. De esta manera, ya que participó en la Copa América de 1983 la marca decidió poner a este modelo el nombre de FIAT Regata. Sin embargo, viendo las características técnicas del mismo comprobamos otro atributo marinero en el mismo. Se trata del sistema de navegación a vela. Llamado así no por supuestas capacidades anfibias, sino por poder regular el uso del motor en relación con la inercia en el movimiento.

Veamos. Para empezar hay que recordar lo obvio: si el motor no está acelerando éste no consume combustible. De esta manera, cuando se ha sumado cierta inercia no hace falta seguir acelerando de cara a mantener velocidad durante un tiempo determinado. En el puesto contrario está el freno motor, gracias al cual logramos reducir la velocidad del coche controlándolo con el acelerador y las marchas para que las ruedas giren más despacio de lo que harían yendo libres. Esto, evidentemente, resulta especialmente sensible en las bajadas.

fiat regata (2)

La conducción en forma ” navegación a vela ” ayuda a ahorrar combustible y no producir desgastes innecesarios en el motor al librarlo de funcionar demasiado tiempo con el llamado freno motor

¿Qué es lo que hace la navegación a vela? Controlar la transmisión para que si la inercia puede provocar una velocidad mayor a la que está desarrollando en el momento la conjunción de motor y caja de cambios ésta se desconecte dejando libre al coche. Así las cosas, se ahorra combustible ya que tiramos de inercia cuando se puede, dejando así libre de acelerar al motor que, a lo más, consumirá lo que consuma al ralentí. Pues bien, este sistema llamado de navegación a vela fue una de las características del FIAT Regata. Además, contó con hasta cinco mecánicas que iban desde los 65 CV hasta los 110 CV. Un coche sencillo pero práctico y muy usable entre todos los conductores que buscasen para su día a día un tres volúmenes compacto.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
DEIVISSA
Invitado
DEIVISSA

En mi caso tarde bastantes años en ver la evidente similitud entre el Seat Malaga y el Fiat Regata al basarse en el mismo coche (cosa que curiosamente el Ibiza I no habia por donde ver similitud alguna, siendo teoricamente la version compacta del tres volumenes).


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.