Coche del día: SEAT Málaga

Coche del día: SEAT Málaga

El primer SEAT sin pariente en Fiat


Tiempo de lectura: 3 min.

El SEAT Málaga se empezó a fabricar en la factoría de la zona franca de Barcelona en el año 1985, en plena transición de Fiat hacia Volkswagen. Utilizó la plataforma del Fiat Ritmo y sustituyó al archiconocido SEAT 131. El padre de su diseño exterior fue Giugiaro, que intentó hacerlo semejante al nuevo Ibiza, pero con carrocería sedán; también colaboraron Italdesign y Karmann. No hubo un homólogo Fiat, los destinos de ambos fabricantes ya fueron por separado. Tuvo un éxito de ventas aceptable en España -llegó a ser coche del año en 1986- con una comercialización de 231.852 unidades hasta 1991, año del finiquito de su producción. En el resto de mercados tuvo unas ventas muy discretas.

En el 86 sufrió un ligero restyling, pero no fue suficiente para relanzar sus ventas, ya que la competencia estaba ahí con modelos más modernos (Opel Kadett, Fiat Regata o Volkswagen Jetta). Sus medidas eran de 4.273 mm de largo, 1.650 mm de ancho y 1.347 mm de alto.

Se le dotó con motores de gasolina de tecnología System Porsche. El más básico era un 1.2 (1.193 c.c) de 63 CV, seguido de un 1.5 (1.461 c.c) de 85 CV, siendo el más potente un 1.5 Injection de 100 CV. En diésel se dispuso un 1.7 (1.714 c.c) atmosférico de 55 CV que procedía del Ritmo. Todas las versiones llevaban una caja de cambios de cinco velocidades y se podía destacar la suspensión trasera con ballestón transversal, la delantera era una McPherson convencional. No poseía dirección asistida, por lo cual las maniobras en parado eran más intensas que levantar dos mancuernas de 20 kg (doy fe de ello, sobre todo el modelo 1.500 Injection), ni ABS ni aire acondicionado.

Estaba estructurado en tres versiones según su nivel de acabado, a saber:

  • L-LD: Gasolina y Diésel
  • GL-GLD:Gasolina y Diésel
  • GLX-GLXD: La más completa de todos, incluía reloj digital, cuentarrevoluciones, elevalunas eléctrico, regulación del volante y algunas cosas más

En Grecia se comercializó con el nombre de SEAT Gredos, debido a que fonéticamente el término “malaka” significa “marica”. ¡Qué mono! Otro caso igual fue el Mitsubishi Pajero (Montero en España, Shogun en Reino Unido)

Puedo opinar personalmente del Málaga 1.5 Injection, pues mi padre tuvo uno de color gris oscuro, casi negro, con unas discretas líneas rojas pegadas a lo largo de la carrocería. Para sus contenidas medidas exteriores era bastante amplio por dentro, con una tapicería gris y roja, colores que se combinaban tanto dentro como fuera. Podríamos criticar unos asientos delanteros con una banqueta corta y un respaldo que no sujetaba bien la espalda, una ventilación poco eficiente y unos mandos agrupados en dos satélites debajo del volante, difíciles de acceder y de manejar.

¿Y que era lo que más me gustaba de este coche? Su línea elegante, su inmenso maletero, sus preciosas llantas heredadas del Ibiza GLX y su buen andar, pues aunque oficialmente rendía 100 CV, una velocidad máxima de 178 km/h y un 0 a 100 km/h en 11 segundos. En el banco de potencia superaba los 110 CV, aspecto común de la mayoría de los motores del grupo Volkswagen.

Su sustituto fue el SEAT Toledo -ya con plataforma Volkswagen- en el año 1991 y este sí que fue un auténtico superventas. De hecho, todavía se ven bastantes unidades rodando por nuestras carreteras.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
SergioQ4
Invitado
SergioQ4

En serio no tiene nada que ver con el Regata? Siempre creí que sí, lo veo igual!

Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Mi padre. Triste propietario de un Málaga GLX DIESEL de 55cv. Lo compró en el año 89. Lo cambio por un Seat 1500 con motor Perkins que era una maravilla. Justo antes del restyling. El coche en si era muy malo en calidad de acabados. Problemas de ajustes de salpicadero, pieza del claxon rotas, la puerta del maletero no cerraba bien y un montón de cosas más, ruidos, vibraciones etc. Indico que el diésel carecía de cuentarrevoluciones en todos los acabados. No sé si el día de su fabricación, la cadena de producción de Seat estaba de resaca o qué.… Leer más »

GaradaK7
Invitado
GaradaK7

Esa era la fama en aquella epoca, que los Seat enseguida se desajustaban y empezaban a tener ruidos y grillos por todo el interior. Comentaba alguien (no se si con justicia) que Seat se quedo congelada con los niveles de calidad de fabricacion de Fiat en los 70, y asi estuvo muchos muchos aun despues de que entrara VW. Quizas el orden es distinto, el coche siempre tuvo algun defecto en la refrigeracion y eso provoco que saltara la primera junta de culata. Una vez que se fastidia una vez, por mucho que lo intenten ya no queda igual y… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.