Coche del día: FIAT Panda 100HP

Coche del día: FIAT Panda 100HP

Ligero y ágil, es uno de esos modelos poco valorados pero que resulta muy interesante


Tiempo de lectura: 6 min.

El FIAT Panda siempre ha sido uno de los pilares de la firma italiana, un modelo de elevadas ventas, pero que no destacaba especialmente por prestaciones. El Panda era, y es, un coche diseñado para ciudad y para ser sencillo, económico y fiable, sin necesidad de buscar ser el mejor en nada, sin destacar más allá de su facilidad de conducción, su contenido tamaño y por su versión 4×4, todo un mata gigantes con una técnica realmente sencilla. Así ha sido siempre, desde hace muchos años, ya que hablamos de un coche que regresó al mercado en el año 2003, para reemplazar al FIAT Seicento, un modelo que estaba totalmente obsoleto.

La segunda generación del FIAT Panda era, como cabría esperar, un automóvil mucho más trabajado y evolucionado que la primera edición, que se colocó como uno de los coches más sencillos y espartanos del mercado, aunque muy funcional y económico. Esa idea, la de ofrecer un coche funcional y económico, era la que se buscaba ofrecer con el nuevo Panda en 2003, pero el desarrollo y el resultado fueron muy diferentes. No en balde, tanto el FIAT Cinquecento y el FIAT Seicento, había explotado los mismos argumentos del Panda original y por entonces, ya estaban obsoletos, tanto por concepto como por diseño o equipamiento. El FIAT Panda tenía que ofrecer los mismos argumentos, pero en pleno Siglo XXI, una época en la que había otras exigencias.

Así, el modelo llegó al mercado y no tardó en hacerse un hueco, de hecho, solo hay que mirar una calle cualquiera para darse cuenta de que hay muchas unidades aparcadas y circulando. El FIAT Panda es un coche que gusta, que se vende bien y lleva así muchos años. Tiene tanto tirón y tanto peso en la historia de FIAT, que cuando la firma italiana dé el paso hacia la electrificación total, el Panda será uno de los primeros coches en llegar al mercado. Es un pilar de la marca junto al FIAT 500 y eso, seguirá siendo incluso en la era eléctrica.

fiat panda 100hp (2)

Sin embargo, cuando llegue al mercado será, simplemente, un coche eléctrico sencillo y todo lo económico que permita la nueva tecnología, que no será mucho. No habrá hueco para versiones “especiales”, todo será funcional y versátil. Por eso, tendremos que decir adiós al Panda 4×4, y por supuesto, nada de ver algo similar al FIAT Panda 100HP, una genial versión que se lanzó al mercado allá por 2006 y que la marca no ha vuelto a poner en circulación, a pesar de lo interesante que resulta. Piénsalo detenidamente: un FIAT Panda con motor atmosférico de 100 CV, cambio de seis velocidades, poco peso y un precio que, cuando se lanzó al mercado, superaba por muy poco los 12.000 euros.

Durante la primera década de los 2000, las marcas eran mucho más atrevidas que ahora, aunque también es justo reconocer que el mercado no estaba en una situación como la actual, donde la competitividad es abrumadora, los precios altísimos y todo el mundo piensa en comprar un SUV, si es muy grande, mejor. Por eso, porque todo era algo más fácil y porque los ingenieros siempre han tenido un rato para dar vida a versiones divertidas y deportivas, FIAT puso en circulación el FIAT Panda 100HP, lo que podríamos denominar como “deportivo de bolsillo”, para hacernos una idea del tipo de coche que era.

FIAT, aunque su historia esté plagada de automóviles de ensueño, siempre ha sido un fabricante muy enfocado a coches pequeños y con mucho estilo, que, en ocasiones, destacaban por su marcado talante deportivo. Por eso, a nadie le extrañó que pusiera en circulación una versión así del Panda, aunque no tuvo la acogida que se merecía y solo estuvo unos años en el mercado. Y ese poco éxito, fue, sin duda, porque era un FIAT Panda. La gente juzgo el libro por la tapa.

fiat panda 100hp interior

 

Además de un diseño diferenciador, más serio y agresivo que en cualquier otro Panda, el 100 hp contaba con una serie de características que lo hacían muy interesante. Por ejemplo, las suspensiones era más cortas y bastante más firmes que en cualquiera de las versiones a la venta en ese momento, convirtiendo al modelo en un coche especialmente ágil, con elevadas sensaciones y una elevada diversión al volante, los frenos abandonaron los tambores traseros en favor de unos discos y las llantas eran de 15 pulgadas, calzadas con neumáticos 195/45 y no se usaron en ninguna versión más del Panda ni del 500, algo bastante extraño, ya que es bastante común encontrar las mismas llantas en diferentes modelos, aunque sean versiones diferentes.

El corazón del FIAT Panda 100HP era lo más interesante, un cuatro cilindros de 1.368 centímetros cúbicos, capaz de rendir 100 CV a 6.000 revoluciones y 131 Nm de par a 4.250 revoluciones. Un motor con bloque de hierro y culata multiválvulas fabricada con aluminio, que como se ha comentado antes, tenía un cambio manual de seis relaciones. Era un coche muy ligero, 1.050 kilos solamente, así que las prestaciones era interesantes: 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, una velocidad máxima de 185 km/h y un consumo medio de 6,5 litros, aunque este último dato no es de fiar al 100% porque la normativa de aquella época era especialmente fácil de engañar. Se podía aderezar con un paquete llamado “Pandemonium”, que añadía pinzas de freno de color rojo, franjas laterales en contrate (de color blanco o de color rojo, según el tono de la carrocería), cubiertas de los retrovisores con acabado satinado y llantas cromadas.

No hay muchos en el mercado de ocasión, pero si buscas un coche sencillo, económico y divertido de conducir, el FIAT Panda 100HP podría ser una buena opción. Tendrás un coche diferente, poco visto, te divertirás al máximo en carreteras muy ratoneras y luego, podrás aparcar casi en cualquier lado, yendo a trabajar con un gasto contenido. Lo único malo será la etiqueta de la Dirección General de Tráfico, que pronto dejará sin poder circular a coches como este…

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.