El Mazda MX-5 BBR Supercharged ofrece una buena solución para quienes reclaman versiones con más potencia del deportivo nipón

El Mazda MX-5 BBR Supercharged ofrece una buena solución para quienes reclaman versiones con más potencia del deportivo nipón

Gracias a la sobrealimentación, el preparador británico extrae más de doscientos veinte caballos del propulsor de dos litros de la generación ND del mítico modelo


Tiempo de lectura: 3 min.

Si hablamos de preparaciones sobre el Mazda MX-5, BBR es un sospechoso habitual. Hace algún tiempo os hablamos de una de sus creaciones realizadas sobre la actual generación del roadster japonés, denominada ND, que mantenía la aspiración natural de su motor para superar una potencia específica de 100 CV/litro. Buenas credenciales, ¿verdad? La versión que os traemos hoy, el Mazda MX-5 BBR Supercharged, recurre, sin embargo, a la sobrealimentación para extraer así más potencia del propulsor cuatro cilindros y dos litros de capacidad, que entrega 184 CV y 205 Nm en la versión de serie del pequeño deportivo japonés. Cabe recordar que la próxima generación del Miata, la NE, ya rueda camuflada, avanzando en una fase de desarrollo que se espera culmine con su lanzamiento en 2024. Mantendrá su motor de combustión de aspiración natural, aunque seguramente con hibridación ligera.

El Mazda MX-5 BBR Supercharged se ofrece en dos versiones, o niveles de preparación, denominadas Stage One y Stage Two, ambas disponibles para los Mazda MX-5 de cuarta generación, vendidos entre 2015 y 2019. La primera de ellas consigue elevar el nivel de prestaciones del roadster japonés hasta los 228 CV y 271 Nm de potencia y par máximos respectivamente. Con dicho incremento, el Mazda MX-5 BBR Supercharged deja el dato de aceleración de 0 a 96 km/h –como siempre desde el país anglosajón, las cifras son de 0 a 60 millas por hora– en 5,3 segundos, un segundo más rápido que la versión original.

El elemento principal a través del que se consiguen estas cifras, revelado en la denominación del modelo, es el compresor C30-94 fabricado por ROTREX, pero no es la única mejora introducida. También se consigue aumentar el rendimiento mediante un nuevo sistema de refrigeración para el aceite, un kit de admisión firmado por K&N, un sensor mejorado de temperatura y una bandeja para la batería de aluminio, al tiempo que se lleva a cabo una pertinente adaptación de la centralita de gestión electrónica del propulsor.

No hay apenas modificaciones estéticas apreciables desde el exterior, donde los motivos en blanco que rezan “BBR SUPERCHARGED” y que recorren los laterales de la carrocería entre ambos ejes y longitudinalmente el capó en uno de sus lados son las únicas pistas visibles de esta preparación desde el exterior

BBR Mazda MX 5 Supercharged 05

En cuanto a la Stage Two, esta ofrece un incremento aún mayor de sus cifras de potencia y par máximos, que se sitúan para esta versión del Mazda MX-5 BBR Supercharged en los 253 CV y 298 Nm de par. En este caso, se añade a lo ya mencionado un sistema de escape mejorado, de acero inoxidable, y opcionalmente se ofrece la posibilidad de integrar un intercooler fabricado por Forge Motorsport. Es dos décimas décimas de segundo más rápido en la aceleración hasta 96 km/h desde parado –5,1 segundos–.

El preparador con sede en Brackley ofrece la posibilidad de adquirir el equipo para instalarlo por cuenta del cliente, o bien estos pueden acudir a sus instalaciones para que sea BBR quien se ocupe de todo. En el primer caso, los precios se sitúan en el entorno de los 4.500 euros para la Stage One y los 6.100 euros para la Stage Two. Si además se solicita el servicio de instalación, el precio asciende hasta aproximadamente los 5.400 euros de la preparación menos potente y los 7.400 euros que habrá que desembolsar por la variante con 253 CV.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.