Coche del día: Citroën AX GT

Coche del día: Citroën AX GT

Dotado de una buena relación peso / potencia, este pequeño deportivo fue toda una escuela de pilotaje en rallyes


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuando el Citroën AX se lanzó en 1986 la marca lo presentó como el sustituto del Visa. Y así fue, aunque también es justo reconocer cómo en él morían las últimas unidades del 2CV. Infatigablemente en producción hasta el muy avanzado 1990. Así las cosas, gracias a este pequeño pero habitable utilitario del segmento B la marca francesa renovó su gama más compacta al tiempo que daba salida a un proyecto mediante el cual la extinta Talbot quiso dar continuidad al Samba. No obstante, más allá de la compleja reestructuración del Grupo PSA durante los ochenta lo cierto es que el Citroën AX representó un verdadero hito para los modelos más pequeños.

Especialmente por su habitabilidad. Realmente sorprendente para ser un modelo tan escueto en sus proporciones, lo cual daba por resultado indirecto un escaso peso y por tanto muy buenos consumos en las unidades más sencillas. Llegados a este punto no son pocos los aficionados que establecen puentes entre el planteamiento general del Mini y el del Citroën AX. Y vaya, sin ánimo alguno de entrar en polémicas – las comparaciones pueden ser tan pedagógicas como incomprendidas – la verdad es que no andan para nada desencaminados. Veamos. En el caso del Mini se creó un pequeño utilitario diseñado de adentro hacia afuera priorizando la habitabilidad. Justo la misma vía marcada por el Citroën AX.

Tras esto, aunque el Mini era un coche pensado para el día a día en la ciudad, especialistas como John Cooper vieron en él un gran potencial deportivo gracias al poco peso, el bajo centro de gravedad y el buen paso por curva gracias a su escueta distancia entre ejes. Así las cosas, lo que pasó en el Rallye de Montecarlo de 1964 es de sobra conocido. Repetido, por cierto, en 1965 y 1967. La evidencia de que Cooper tenía razón. Al igual que los ingenieros de Citroën veinte años más tarde, quienes vieron posibilidades deportivas en el recién estrenado AX. De esta manera, acompasando el lanzamiento del modelo apareció en Francia su primera versión deportiva. La Citroën AX Sport.

citroen ax gt (4)

Con el AX pasó lo mismo que con el Mini original, ya que donde los más veían un sencillo modelo para la ciudad algunos otros detectaron las grandes posibilidades deportivas de un coche pequeño, ligero y muy rápido en curvas

Citroën AX GT, más sensaciones de las que parecía prometer

Con la variante Sport el Citroën AX vivió un estreno deportivo bastante radical. Y es que montaba el mismo motor que el Peugeot 205 Rallye para rendir unos 95 CV gracias a dos carburadores dobles. Si a eso le sumamos un peso que rebasó por poco los 700 kilos teníamos una excelente relación peso / potencia, dando incluso algún que otro susto a conductores advenedizos que contaban con más impulso que conocimiento.

No obstante, esta variante del Citroën AX sólo se comercializó en Francia, por lo que a España la primera versión deportiva del modelo llegó para 1987 en la forma del Citroën AX GT. Más racional que la primera, el GT optó por el bloque de 1,4 litros usado en el resto de la gama para rendir 85 CV. Algo que tampoco estaba nada mal, ya que el peso se marcó en 722 kilos. Además, contaba con la ventaja de tener un mantenimiento más sencillo que el Sport y sus dos generosos carburadores.

Por todo ello, el Citroën AX GT fue visto de inmediato como uno de los pequeños deportivos populares tan propios de los ochenta. Algo que, de hecho, jugó en su contra. Puesto que a pesar de sus buenas cualidades deportivas tuvo que vivir en un momento donde quedaba ensombrecido por las versiones más fieras de los Peugeot 205, FIAT Uno o Renault Supercinco. No obstante, con el tiempo ha conseguido crearse un hueco entre la afición en parte gracias a su historial deportivo.

citroen ax gt (3)

Gracias a su buen precio y excelente rendimiento este coche se convirtió en uno de los más prolíficos en los rallyes semiprofesionales del momento

Y es que, siendo como era, el Citroën AX GT fue la base perfecta para multitud de jóvenes con ínfulas de piloto, llegando a ser uno de los modelos más vistos en los rallyes semiprofesionales de la época. Gracias a ello, este modelo fue la montura de aprendizaje para multitud de profesionales del volante, quienes tuvieron que aprender a lidiar con un coche tan ligero como potente al tiempo que dotado de un chasis con gusto a retorcerse y unos frenos que no siempre respondían a la perfección. En suma, conducir un Citroën AX GT al límite te ponía ante el espejo de tu propia pericia, sabiendo que lo llevado entre manos no era más que un motor alegre y una base tan ligera como pegada al suelo gracias a su bajo centro de gravedad. De esta manera resulta imposible disociar la memoria de los rallyes en España de la imagen de los Citroën AX, dejando en 1991 de lado a la versión GT para adoptar la GTI con inyección electrónica en vez de carburación.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gustavo
Invitado
Gustavo

El AX Sport se vendió también fuera de Francia.
A España llegaron inicialmente AX Sport fabricados en Francia, que traían el motor del 205 Rallye, pero con dos carburadores dobles Solex en lugar de los dos Weber dobles del 205.
Posteriormente se fabricó en España un AX Sport que era prácticamente un GT (compartían motor 1.4 con un Solex doble y 85 cv)
Con la llegada de la inyección hubo AX GT 1.4 con 75 CV, aparte del GTI 1.4 (primero con 100 cv y luego con 95 cv una vez catalizado)


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.