Menu

Citroën AX

Un coche muy bien pensado ¡y divertido!

Citroën AX

Estos días se cumplen treinta años del lanzamiento del Citröen AX, aquel pequeño gran coche que gustó a tanta gente, y a gente tan diferente, y que hizo mucho por Citröen, especialmente en nuestro país.

El AX tenía que sustituir al Visa y al LNA, coches que no tuvieron demasiado éxito. El Visa era un coche excelente para su época, pero tenía una estética muy poco atractiva, y el LNA (que apenas se vio en nuestro país) lo tenía difícil para triunfar, básicamente porque no era más que un Peugeot 104 reestilizado…

El nacimiento del Citröen AX

Nuestro pequeño AX empezó a gestarse poco después de la crisis del petróleo de 1979, una crisis que disparó el precio del petróleo con subidas de hasta un 270%, y ello condicionó su concepto y diseño. Citröen fue muy inteligente, y años antes empezó a investigar, presentando dos concept cars, el Citröen Eco 2000 de 1983, y el Eco 2000 del 1984, prototipos que ahondaban en los conceptos de aerodinámica, compacidad, y ligereza, elementos clave del futuro AX.

Citroën AX 1.0 TRE

Citroën AX 1.0 TRE

Citröen tenía claro que el AX tenía que ser muy eficiente, y la moderna y eficiente familia de motores TU le iría como anillo al dedo. Además, la marca francesa diseñó un coche de aerodinámica record para la época (Cx 0,31) y muy, pero que muy, muy ligero, y es que el AX pesaba entre entre 640 y 695 kg. ¡Es casi 500 kg más ligero que el actual Citröen C3! La fórmula ligereza + motores eficientes le permitió ser el coche con el consumo más parco durante muchos años, además de tremendamente ágil incluso con sus motores más pequeños.

Citröen siempre ha sabido hacer coches cómodos y con buen comportamiento, y el AX no era la excepción

La ligereza y los inusuales largos recorridos de suspensión le hacían cómodo y muy ágil, todo un matagigantes. A pesar de su tamaño -casi veinte centímetros más corto que su predecesor, el Visa- el AX era razonablemente espacioso y tenía un maletero de 273 litros, ¡todo un logro! Pocos coches encontrarás de su tamaño con una habitabilidad tan correcta. El diseño y estilo del AX reflejaban a la perfección la filosofía del coche: sencillo, limpio, aerodinámico, simpático… he investigado un poco pero no he encontrado mucha información sobre su diseñador, aunque algunos señalan a Bertone, que por aquella época colaboraba asiduamente con Citröen.

Citroën AX Club

Citroën AX Club

Citroën AX Tonic

Citroën AX Tonic

Un éxito merecido

Su sencillez, diseño, ligereza, practicidad, bajos consumos y modernas mecánicas lo convirtieron en un éxito, pero es que además, fue un modelo muy longevo, fabricándose desde 1986 hasta 1998 un total de 2.425.138 unidades del AX, de las que 812.951 fueron “Made in Spain”. En España tuvo mucho éxito, y gracias a él, la marca del chevrón pasó de una cuota de mercado en España del 5,2% en 1986 a un 7,6% en 1988, donde además, fue “Coche del Año” en 1988.

No sabemos que parte de su éxito le debe el AX a su simpática campaña publicitaria, en la que se veía rodando por la Muralla China, y en la que un pequeño niño oriental se hizo famoso haciendo la señal de la victoria ¡Genial!

Citroën AX GTI

Citroën AX GTI

Los AX más espirituosos

Un año después de su lanzamiento, apareció la versión Sport de 95 CV que hacían volar al ligero bólido de solo 720 kg, luego vinieron el GTI de 100 CV, el GT… todos ellos divertidísimos, y tremendamente eficaces en recorridos revirados, además, fue un coche muy utilizado en competición entre los pilotos privados.

Los Sport y GTI eran de aquellos coches que identificaban inmediatamente a su conductor como un tipo con espíritu RACER, uno de esos a los que les gustan los rallyes y a las carreteras reviradas, más preocupado por divertirse con su coche, que de fardar con él…

¡Hubo un AX eléctrico, y otro 4×4!

Pues sí, también existió un AX con motor eléctrico que se vendió en serie limitada para flotistas y administraciones fundamentalmente en Francia. Contaba con una potencia de 27 CV, una velocidad máxima de 110 km/h, y una autonomía de hasta 100 km. Fue en 1993, y por entonces el coche eléctrico distaba muchísimo de ser una solución masiva. También tuvo un primo tecnológico, el Peugeot 106 Electrique.

Se vendió una versión ligeramente elevada y con tracción total del AX, y aunque tenía poco de “todoterreno”, su ligereza y capacidad de tracción lo hacían un coche interesante para clientes de regiones alpinas. Otras rarezas que se quedaron en el tintero, fueron un prototipo de Lotus que pretendía competir con el Renault 5 Turbo, una especie de mini-monovolumen de Heuliez, y un speedster que Citröen bautizó como Xanthia (sí, con hache intercalada).

Vuelta extra: algunos anuncios para nostálgicos

Esta obra, cuyo autor soy yo mismo, se publicó el 7 de diciembre de 2016 bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

COMPARTE
Sobre mí

José Antonio Aranda García

Loco por los coches desde mi más tierna infancia y proyectista de profesión. Me entretengo soñando en ser diseñador mientras hago bocetos. Me gusta el diseño y las cosas bellas y/o bien diseñadas, los roadsters, la fotografía, y cómo no, conducir mi MX-5 y viajar en él.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.