Battle SUV: Peugeot 3008 Plug-in Hybrid GT

Battle SUV: Peugeot 3008 Plug-in Hybrid GT

Es el menos deportivo del Battle SUV, pero puede ser muy rápido


Tiempo de lectura: 10 min.

Ya lo hemos dicho en alguna ocasión, la combinación de deportividad, en un todocamino, no parece tener mucho sentido. Sin embargo, hace poco un amigo me ofreció una idea muy particular que, pensándolo detenidamente, tiene mucho sentido. Según su punto de vista, un SUV, básicamente, es algo así como un todoterreno deportivo o la versión “deportiva” de un todoterreno. La verdad, cuanto más lo pienso, más lógica tiene, siempre teniendo en cuenta las limitaciones del concepto “todoterreno deportivo”, dos cosas que tampoco parecen tener mucho sentido combinadas.

El caso es, como hemos podido comprobar con el Hyundai Kona N y el Ford Puma ST, deportividad y SUV pueden ir de la mano, siempre teniendo en cuenta que contaremos con algún rasgo, alguna característica que afecta a la conducción cuando se quiere ir rápido. Con los modelos mencionados, las pegas al final, son pocas y son totalmente admisibles, pero, ¿Qué pasa con otros modelos que no tienen un talante tan deportivo, pero siempre presumen de buena dinámica? Para eso, traemos el Peugeot 3008 Hybrid, pero no el más potente, sino la versión de 225 CV, que no es precisamente poco. No obstante, el Peugeot 3008 Hybrid no es un SUV que podamos tildar como deportivo, no al menos al nivel del Kona y el Puma, pero es interesante lo que te permite hacer este francés electrificado.

Dejando a un lado la vertiente práctica, que es lo que más destaca del 3008 Hybrid, he de reconocer que teniendo en cuenta su configuración, es un coche rápido e incluso divertido si estás dispuesto a lidiar con pequeños inconvenientes cuando aumentas el ritmo. Por ejemplo, la monta de neumáticos no es la más adecuada para “buscar tiempos”, son unos Michelin Primacy 4 con perfil 55 y la suspensión, en cuanto fuerzas el ritmo en carretera de curvas, acaba por resultar blanda. Aun así, es super fácil de controlar y es el mejor de todo nuestro Battler SUV cuando la carretera está en mal estado, precisamente, por su monta de neumáticos y el tarado de la suspensión.

peugeot 3008 hybrid (11)

Cuando la batería se queda sin carga, se nota…

El grupo motor del Peugeot 3008 Hybrid ya ha pasado por espíritu RACER en varias ocasiones, lo probamos en el Peugeot 508 Hybrid, en el Citroën C5 Aircross Hybrid y en el DS 9 E-Tense 225, es un grupo propulsor que funciona bastante bien y que ofrece unas buenas prestaciones, aunque como ya sabréis, buenas prestaciones no quiere decir prestaciones deportivas. En el 508 Hybrid ofrecía una buena combinación, al igua que el DS 9, aunque este tenía una configuración más burguesa y lujosa, mientras que en el C5 Aircross, dado el tamaño y el peso del coche, cumplía con buena nota. Es decir, la experiencia con este grupo motor híbrido de Stellantis era, hasta el momento, buena, así que era de esperar que con el Peugeot 3008 las cosas fueran por los mismos derroteros.

Haciendo un repaso a sus datos, hablamos de un motor gasolina PureTech 1.6 turbo con 180 CV, combinado con un motor eléctrico de 110 CV, junto al conocido cambio EAT8 automático de ocho relaciones. En conjunto, son 225 CV y 360 Nm de par, siempre que la batería esté cargada, en caso contrario, te quedas con 180 CV y 300 Nm de par, con asistencias puntuales del motor eléctrico, sobre todo en aceleración, que siempre está presente, por suerte. Y esa forma de trabajar es una de las cosas que más influyen cuando quieres atacar una carretera de montaña, pues se nota una falta de empuje cuando la batería está agotada, algo que a poco que pises el pedal del acelerador más de la cuenta, sucede rápido. De todas formas, puedes encadenar un buen tramo de curvas con batería cargada y como en esas condiciones, las frenadas son fuertes y constantes, te encuentras siempre con algo de carga. No es mucha, pero lo suficiente para que el empuje del motor cuando se pide potencia sea lo más cercano a lo que esperas de 225 CV.

Lo bueno de este conjunto motor electrificado, es que no pone en excesivos aprietos al eje delantero y puedes salir con el pedal del acelerador casi a fondo de muchas curvas, sobre todo de radio amplio, donde el Peugeot 3008 Hybrid se encuentra bastante cómodo, siempre que no quieras apurar demasiado, en cuyo caso, la suspensión y el perfil 55 de los neumáticos restan algo de confianza y acabas por aflojar antes de la cuenta porque el motor corre más de lo que podría parecer por la imagen del coche.

peugeot 3008 hybrid (1)

Este apartado, el diseño, es donde realmente peca el 3008. No es que sea feo, pero no es deportivo, o la menos no todo lo que podría. La unidad que nos cedió Peugeot, de color blanco, no llamaba la atención como se espera de un modelo deportivo, no destaca en el resto del tráfico como si lo hace, por ejemplo, el Hyundai Kona N o, sobre todo por su color verde, el Ford Puma ST. Esta característica puede ser un punto a favor para muchos usuarios, que quieren un coche estéticamente neutro, pero que esconda unas buenas prestaciones. Lo que popularmente se denomina un “sleeper”. Personalmente, creo que le falta algo de chispa, le falta garra, mala leche. Pero, y esto hay que tenerlo en cuanta, también es cierto que la marca no lo vende como un modelo deportivo, sino como un coche “dinámico” y con un buen comportamiento en carretera, promesas que cumple sobradamente.

Dinámico, sí, deportivo… no

Dicha definición, “modelo dinámico”, es la que más se ajusta al Peugeot 3008 Hybrid, es un coche muy dinámico, más rápido de lo que parece y más fácil de conducir “alegre” que cualquiera de los integrantes de nuestro Battle SUV, pero no es un SUV deportivo. De hecho, es el menos deportivo de todos los presentes en este reportaje, aunque eso ya lo sabíamos incluso antes de probarlo. Pero Peugeot suele hacer buenos chasis, muy ruteros y agradables, a la par que, sí, dinámicos, así que nos pareció buena idea incluirlo. Y no nos equivocamos.

Ha sido, de lejos, el más lento de todos y el que menos sensaciones deportivas ha ofrecido, es algo lógico si tenemos en cuenta su ficha técnica y su configuración. Pero gracias a ello, ha destacado especialmente en varios tramos de nuestro recorrido, porque podía ir igual de rápido que los demás, pero con mayor confianza y menos estrés. Tramos donde el asfalto estaba muy roto, ondulado y contaba con algún que otro cambio de rasante, donde había que aflojar un poco con el Kona N, por ejemplo, pero que se podían negociar casi a fondo con el 3008. Es cierto que es un coche que filtra mucho la información, pero cuando el piso está muy roto, ofrece mucha confianza porque apenas se mueve, la suspensión se lo traga casi todo y no descompone la trayectoria, a no ser que te pases con el volante o con los pedales, actuando sobre ellos de forma brusca.

peugeot 3008 hybrid (48)

Sale de las curvas muy bien, con fuerza, y gana velocidad con soltura, pero cuando llega la hora de frenar aparecen algunos inconvenientes (inconvenientes para ir rápido, no para un uso diario). La suspensión, dado su tarado, permite ciertos movimientos de la carrocería que no dejan atacar con toda la confianza que se necesita para ir con ritmo en curva. No es que el coche vaya mal, es por las sensaciones que te llegan, si fuerzas y haces acto de fe, verás que el coche pasa como pretendes que pase. No lo hace como los ya mencionados Kona N y Puma ST, algo totalmente obvio, y también pasa con algo más de apuros, pero la velocidad en curva está ahí, pero tienes que confiar en el coche.

El hecho de que no sea tan deportivo como cabría esperar viendo sus rivales, también se nota en otros apartados. Por ejemplo, los asientos, aunque bonitos (mucho) y cómodos, no agarran lo suficiente, sumado a que están colocados muy arriba. El pequeño volante no ofrece problemas, de hecho, es uno de los elementos que más me gustan del habitáculo del coche, me resulta muy cómodo y agradable de usar y no tengo problemas para trabajar sobre su perímetro, a pesar de no ser totalmente redondo, porque son pocas las ocasiones que hay que hacerlo cuando estás en una carretera de montaña. Puedes mantener las manos en la típica posición de las “10 y 10” o a las “9 y 15”, según gustos.

Otro punto que no está pensado para ciertas actividades es el tacto de los pedales. En el día a día, son cómodos y permiten regular tanto aceleración como frenada al gusto de quien conduce, pero cuando se trata de apurar, las cosas cambian. Como buen híbrido, el primer tramo del pedal del freno acciona la retención del motor eléctrico y cuando se solicita más freno, entra en acción el sistema mecánico, es decir, los frenos propiamente dichos. Ese primer tramo resulta muy blando, sin apenas tacto que permita regular la frenada y cuando entran en acción los frenos mecánicos, resulta un poco brusco. En ciudad y en condiciones normales no se nota tanto, pero cuando vas a fondo resulta incómodo y resta sensación de seguridad.

peugeot 3008 hybrid (7)

Perfecto como coche “para todo”

Si hacemos un resumen de todo lo visto hasta ahora, el Peugeot 3008 Plug-in Hybrid es el menos deportivo de nuestro Battle SUV. ¿Es esto un problema? Pues bien, en nuestro caso, sí, porque no llegará a la final, pero si no tenemos en cuenta de qué va nuestro reportaje, resulta un coche perfecto para el día a día de muchas personas. Es suficientemente grande para muchas familias, corre más que de sobra para el 90% de los usuarios y gasta realmente poco si puedes cargar la batería todos los días (como casi cualquier híbrido enchufable). Si buscas un SUV muy deportivo, es obvio que no es la elección correcta, pero si lo que quieres es un modelo que tenga un comportamiento en carretera predecible, confortable y que su conducción no sea totalmente aburrida, este Peugeot se acerca mucho a lo que deberías tener en cuenta.

El precio del Peugeot 3008 híbrido enchufable arranca en 37.600 euros, según la web oficial de la marca, es decir, está en la media del segmento. Además, tiene un buen equipamiento y con la etiqueta CERO trae consigo bastantes ventajas si vives en alguna localidad con zona de bajas emisiones (a partir de casi ya, todas aquellas con más de 50.000 habitantes). Además, si eres de aquellos que piensan en la reventa cuando el coche haya cumplido con lo que espera o se desea, también tiene alguna ventaja al contar con la mencionada etiqueta CERO, un elemento que se ha convertido en un argumento de peso para muchos usuarios a la hora de elegir un nuevo coche.

Datos técnicos

FICHA TÉCNICA Peugeot 3008
MODELOPlug-in Hybrid GT
MOTOR TÉRMICOCuatro cilindros turbo, gasolina, 1.598 c.c. Delantero transversal con 132 kW (180 CV) y 300 Nm de par
MOTOR ELÉCTRICODelantero transversal con 80 kW (110 CV) y 320 Nm de par
BATERÍAIones de litio con 13,2 kWh de capacidad colocada en posición trasera central
AUTONOMÍA ELÉCTRICA (WLTP)55 kilómetros
RENDIMIENTOPotencia máxima165 kW (225 CV)
Par máximo360 Nm
TRANSMISIÓNTracción delantera, cambio automático de 8 relaciones
SUSPENSIÓNDelanteraMcPherson, muelle helicoidal
TraseraRuedas tiradas con elemento torsional, muelle helicoidal
DIMENSIONES Y PESOSLargo por ancho por alto (mm)4.500 x 1.840 x 1.654
Batalla (mm)2.730
Peso declarado1.835 kg
MALETEROCon todas las plazas / asientos abatidos395 litros / 1.357 litros
Neumáticos225/55 R18 91V
DATOS PRESTACIONALESAceleración de 0 a 100 km/h8,7 segundos
Velocidad punta225 km/h
Relación peso potencia8,15 kilos por caballo
CONSUMOSConsumo medio homologado (WLTP)1,4 litros
Consumo medio durante la prueba6,7 litros
PRECIO 37.600 euros

Galería de fotos

Peugeot 3008 Plug-in Hybrid GT

37.600
Peugeot 3008 Plug-in Hybrid GT
6.8

Comportamiento en carretera

7.5/10

Comportamiento en ciudad

8.0/10

Confort

8.0/10

Consumo

6.0/10

Habitabilidad

7.0/10

Infoentretenimiento

7.0/10

Prestaciones

7.0/10

Relación valor/precio

7.0/10

Seguridad

8.0/10

espíritu RACER

2.0/10

A favor

  • Facilidad de conducción
  • Versatilidad
  • Etiqueta CERO

En contra

  • Suspensión blanda
  • Prestaciones con batería descargada
  • Tacto del pedal del freno
COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.