El Volkswagen Escarabajo más caro del mundo cuesta un millón de dólares

El Volkswagen Escarabajo más caro del mundo cuesta un millón de dólares

Tiene 54 años y está completamente nuevo


Tiempo de lectura: 2 min.

Cuando se han fabricado más de 21,5 millones de unidades de un coche a lo largo de 65 años, en principio no goza de un enorme valor a futuro, pero hay excepciones. Un conocido portal de venta de coches clásicos en Estados Unidos tiene un curioso anuncio: un 1964 Volkswagen Beetle que se ofrece por un millón de dólares, casi 867.000 euros. ¿Qué tiene de especial? Está nuevo.

En 1964 el señor Rudy Zvarich conducía un Beetle de 1957, cuando rondaba los 37 años. Era un apasionado de la mecánica y de arreglar las cosas, por ese motivo se compró otro Beetle, modelo 1964, para tenerlo como repuesto para cuando muriese el primero. No le gustaba el nuevo modelo 1965, así que encontró una de las últimas unidades del modelo saliente.

Sin haberle puesto una placa de matrícula, se condujo del concesionario a casa de un amigo, con nocturnidad y alevosía, ni siquiera le hizo un seguro. Dos años después se movió a una propiedad de Zvarich, y ahí permaneció hasta 2016. Solo marca 35 kilómetros en el tablero. No se le instalaron los tapacubos ni los limpiaparabrisas, todo se quedó en las cajas del concesionario. Aparentemente no necesita ninguna restauración estética, es todo un viejoven.

Volkswagen Beetle Millon Dolares 2

El señor Zvarich murió en 2014 a los 86 años, después de haber atesorado una pequeña colección de coches, y su sobrino la heredó. Durante todo ese tiempo, el coche ha mantenido la batería original, los fluidos han estado retirados y ha estado cubierto con una capa textil. Ni siquiera se ha lavado una sola vez. Está todo lo virgen que puede estar.

Si logran venderlo, se habrá multiplicado su precio por 569, ya que su PVP fue de solo 1.756,90 dólares -sin contar la inflación- cuando se vendió, el 13 de julio de 1964. Si queremos encontrar un Volkswagen tan caro no encontraremos muchos más: Nardo W12 Coupé Concept (3 millones), GTI Roadster Vision Gran Turismo (2 millones) o  Golf GTE Sport Concept (1,5 millones). Puede acabar siendo subastado por su valor histórico y excelente estado de conservación, a menos que un fanático de la marca alemana suelte el millón de pavos.

Es de lejos el Beetle más caro que se ofrece en Hemmings, el siguiente tiene un precio de 47.050 dólares, modelo de 1953, y tiene 17.971 kilómetros. Únicamente tres veces un Beetle ha superado la frontera de los 100.000 dólares, el más caro costó 128.700 dólares en una subasta este año y era el mismísimo Herbie, un modelo del 63 que se usó en la película “Herbie Goes to Monte Carlo” (1977).

Tenéis más imágenes en la web de Spicer Collector Cars.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.