Coche del día: Audi S1

Coche del día: Audi S1

La hormiga atómica de Ingolstadt


Tiempo de lectura: 4 min.

A principios de 2014 Audi nos hacia una propuesta interesante: 231 CV, tracción total y cambio manual. Todo ese cóctel iba embutido en un pequeño utilitario que no llegaba a los 4 metros. De entrada, esa era la carta de presentación del coche que nos ocupa hoy aquí, el Audi S1.

Este pequeño, que más allá de su nombre poco tiene que ver con el mítico Audi Sport Quattro S1, también tiene su historia. Viene para aprovechar el camino marcado por el A1 quattro, una versión especial limitada a 333 unidades que tenía mucho en común con el S1 normal, aunque estaba un par de peldaños por encima en lo que a radicalidad se refiere.

Dicho esto, puede parecer, en un principio, que se trata de un producto más de la gama “S”, pero esta pelotilla trata de ir un paso más allá. Su comportamiento no es tan “dócil” como, por ejemplo, el de su hermano mayor, el S3. En este aspecto, Audi ha trabajado para conferirle un comportamiento más deportivo, más vivo, más diferenciado. Trata de huir del adjetivo “facilón” y cambiarlo por algo así como “un poquito más intenso”.

Esta puesta a punto viene acompañada de dos elementos clave: una suspensión adaptativa y la tracción total. Esa última te soluciona los problemas de motricidad y se traduce en un salir más rápido de las curvas.

Audi S1 2

La magia de su tracción a las cuatro ruedas no es permanente, sino que viene dada por un sistema Haldex. En términos rápidos, se trata de un embrague multidisco que transmite el par motor a las ruedas posteriores cuando se detecta un deslizamiento de estas.

A causa de su condición 4×4, goza de una suspensión trasera independiente, a diferencia del resto de A1, que equipan eje torsional detrás. Cabe destacar también, que es el único de los que utiliza la plataforma A0/PQ25 de VW (compartida entre Polo e Ibiza de pasada generación, y actual Fabia), que equipa Haldex.

El tema del cambio manual es un punto a favor, al menos mirado desde la perspectiva de quien disfrute con este tipo de cajas. La no opción del cambio S tronic, se debe a que contar con ella significaba aumentar 25 kg a un peso ya de por sí bastante alto. En concreto, este A1 se va a los 1.390 kg, una cifra que empieza a alejarse de lo sano. En cualquier caso, estaréis de acuerdo conmigo en que el hecho de que esté solo disponible en manual, lo hace un poquito más especial.

Audi S1 3

En cuanto a su corazón, nos topamos con el popular 2.0 TFSI de Volkswagen entregando unos capaces 231 CV a 6.000 RPM y cortando 800 RPM más arriba. El par es de 370 Nm entre 1.600 y 3.000 RPM. Si nos ponemos un poquito más técnicos, podemos entrar en que tiene distribución variable en fase y alzada. Incorpora turbo twin scroll (de doble entrada, para aprovechar mejor los gases de escape) y, para darle más brillo al asunto, combina inyección directa e indirecta. La indirecta suele emplearse en bajas cargas, para limitar las emisiones.

Para hablar de su estética, y aunque los alemanes suelen seguir la estela de la discreción, en el exterior sí que hay varias pistas que nos pueden llevar a intuir que no se trata de un A1 normalito. La insignia S1, unas defensas delanteras, un difusor trasero y las cuatro colas de escape delatan que estamos ante un bicho de armas tomar. ¿Quieres más? Añádale el paquete estético opcional quattro -visible en las fotos- y dejarás las cosas claras.

Otra cosa a destacar, es que se ofrece en tres y cinco puertas (Sportback). Es algo que se agradece, pues nos permite elegirlo con un plus de practicidad, ya que, en términos de maletero, con sus 210 litros se queda bastante corto; la tracción total le resta 60 litros.

Audi S1 4

En el interior ya es otra historia, poco lo diferenciamos de una versión más básica. Vale, el volante es específico, hay una chapita con el emblema quattro y también lleva unos bonitos pedales, pero no mucho más. Los asientos, para ser el coche que es, son… insuficientes. Y, otra vez, tienes que tirar del catálogo de opciones para darle una atmosfera más deportiva. Entonces ya te vas a un pomo metálico, unos asientos más envolventes… con el aumento de tarifa que esto supone.

El tema que tampoco gustará a muchos, es su precio. Parte de 36.350 euros, “casi nah”. Y si te entretienes a configurarlo verás que la cifra se engorda rápido, que como suele ser habitual en la marca, no regalan nada.

Eso sí, junta unos ingredientes que lo hacen único y muy interesante. De alternativas (parecidas), más bien pocas, por no decir ninguna, el Focus RS juega en otra liga en cuanto dimensiones y potencia. Piden mucho dinero y creo que hay cacharros mucho más interesantes por el precio en que se mueve, no obstante, si tuviera que elegir un Audi (nuevo), me quedaba con este sin dudarlo.

COMPARTE
Sobre mí

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Sí debe ser una gozada transportarse con este serio aparato desde un punto A preestablecido a un Punto B indeterminado, surcando los más enrevesados caminos y retorciendo aún más revirado tramo, con todo el tiempo del mundo y todo el mundo del tiempo en las manos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.