Tanto el BMW X6 como el X7 podrían tener una versión de hidrógeno próximamente

Tanto el BMW X6 como el X7 podrían tener una versión de hidrógeno próximamente

Aunque no llegarán a la línea de producción antes de 2025


Tiempo de lectura: 3 min.

BMW tiene la intención de presentar la tecnología de pila de combustible (fuel cell) de segunda generación desarrollada junto con Toyota en sus modelos SUV de representación, el BMW X6 y el X7. Así lo ha confirmado Klaus Fröhlich, jefe de I + D de la firma de Baviera, a Automotive News, en la misma entrevista donde nos hicimos eco de la disposición de la marca por mantener las mecánicas de combustión interna durante 30 años más.

Según Fröhlich, un tren motriz que consista en una pila de combustible cuesta, aproximadamente, 10 veces más que el sistema de un vehículo eléctrico puro (BEV). “Planeamos igualar esos costos para 2025 con la tercera generación de nuestro sistema escalable de celdas de combustible, lo que podría generar volúmenes de cientos de miles”, dijo. Los planes más inmediatos de BMW exigirán que la “producción piloto” de los coches que equiparán dicha tecnología, incluidos los ya mencionados X6 y X7, comiencen más pronto que tarde.

Los coches eléctricos están creciendo en número y popularidad. La tendencia continúa y algunos los ven como la próxima gran revolución hacia un medioambiente más limpio y en la forma en que nos movemos. Sin embargo, la energía de una batería no es necesariamente idílica para todo tipo de transportes. Los coches movidos por una pila de combustible podrían abarcar los espacios en blanco. O al menos ese el punto de vista del directivo alemán.

BMW X6 exteriores 15

En 2015, BMW ya mostró un prototipo basado en el Serie 5 GT y permitió a algunos periodistas ponerlo a prueba en la pista de Miramas, en el sur de Francia

“Prevemos que las celdas de combustible serán una solución viable para camiones de servicio ligero y pesado, que enfrentan objetivos de reducción de CO2 muy difíciles y ya usan motores diésel muy eficientes, por lo que el siguiente paso solo podría ser la electrificación. Pero no se puede electrificar un camión de gran tonelaje con baterías, porque reducir la carga útil de seis toneladas a siete es una tontería absoluta”, manifestó. “Con una sola estación de recarga, puede repostar una flota de 100 camiones ligeros impulsados ​​por hidrógeno durante la noche”.

BMW ha sido una de las compañías ha tratado de poner en funcionamiento los coches impulsados ​​por hidrógeno. Sus experimentos en campo se remontan a principios del siglo XXI, y ahora, trabajando con Toyota, parecen estar más cerca que nunca de alcanzar ese objetivo. El año pasado, presentaron un X5 impulsado por pila de combustible que se ofrecería a ciertos clientes. Pero como bien dice Fröhlich, el problema principal con estos sistemas continúa radicando en la diferencia de precio entre fabricar un coche de hidrógeno o eléctrico.

BMW X7 Exterior 03

Aunque el directivo de BMW no reveló detalles, Fröhlich mencionó que el volumen de producción de vehículos movidos por una pila de combustible podría ser “de cientos de miles”. Actualmente, solo los socios de cooperación de BMW, Toyota y Hyundai, ofrecen coches de de hidrógeno con el Mirai y el Nexo respectivamente. El Mercedes GLC F-Cell solo está disponible para clientes seleccionados bajo un programa especial de arrendamiento, pero aún no se encuentra en venta.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.