Menu

Esta réplica del Porsche 550 Spyder no solo luce espectacular

También suena fantástica gracias a un corazón Subaru con más de 400 CV

Esta réplica del Porsche 550 Spyder no solo luce espectacular

El Porsche 550 Spyder es una auténtica rareza. Tan solo 90 unidades fueron fabricadas, y apenas quedan unas pocas en pie. Por tanto, además de ser un coche difícil de encontrar, también se hace necesario una holgada cuenta corriente para hacerse con alguno. Es por ello por lo que a lo largo de los años se han construido numerosas copias, algunas más acertadas que otras. Hoy os traemos el caso del Porsche 550 Spyder réplica con motor de Subaru.

Este ejemplar en particular fue mostrado en la última cita del SEMA Show de Las Vegas y proviene de un garaje estadounidense llamado S-Klub. La réplica en sí no ha tomado la base de ningún otro modelo ya existente, sino que ha sido diseñado y construido desde cero sobre un chasis tubular. Es decir, su esqueleto se ha gestado a medida y su carrocería se adapta como un guanta, imitando bellamente el exterior de un 550 Spyder auténtico salvo por las llantas HRE.

S-Klub construyó este vehículo en solo cuatro meses, algo meritorio viendo el resultado final. Bajo el capó se esconde un motor bóxer turboalimentado de cuatro cilindros y 2 litros tomado de un Subaru WRX STI. Se ha modificado para proporcionar 355 CV cuando funciona con gasolina convencional, que aumentan hasta los 405 CV usando etanol E85. En sí mismo, nada delirante. Pero no olvides un pequeño detalle: esta réplica del Porsche 550 Spyder pesa solo 680 kilos.

Porsche 550 Replica Motor Subaru (2)

El Porsche 550 Spyder es uno de los automóviles clásicos más frecuentemente replicados, junto con otros iconos de la automoción como el AC Cobra y el Lotus Seven

Porsche 550 Replica Motor Subaru (3)

Sí, pesa unos 100 kg más que el modelo original, pero, aunque mantiene una disposición de cuatro cilindros enfrentados tras los asientos, lejos quedan sus prestaciones de las conseguidas por el pequeño bloque original de 1,5 litros doblemente carburado y 110 CV. S-Klub no ha mencionado nada al respecto, pero en 1954, el Porsche 550 Spyder podía alcanzar los 100 km/h desde parado en apenas 8,2 segundos y lograba conseguir una velocidad máxima de 225 km/h.

Toda la potencia se envía a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de cuatro velocidades. Con respecto a los otros detalles del susodicho, podemos hablar de un sistema de escape de titanio hecho a medida, un recubrimiento de cobre en el compartimento del motor y un maletero lleno de cientos de billetes falsos de 100 dólares. El interior también es particularmente llamativo, con un volante retro de tres radios, un pomo de madera y cuero azul.

Desconocemos cuánto ha costado desarrollar esta réplica, pero a buen seguro que es una máquina hará sonreír a todo aquel que lo pilote. En ningún momento S-Kub intenta vender el coche como original, por lo que podemos perdonar que no se trata de un auténtico Porsche 550 Spyder. Sin duda, esta es una creación con mucho espíritu RACER. Bajo estas líneas puedes disfrutar de un vídeo donde se explican todos los detalles, y también donde escuchar cómo suena.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Me gusta y a la vez hay algo que me repele…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.