Coche del día: Opel Monza 3.0

Coche del día: Opel Monza 3.0

Un Opel mitad berlina de lujo, mitad coupé deportivo


Tiempo de lectura: 4 min.

El Opel Monza se presentó en el Salón de Frankfurt en 1977 –tenemos vídeo de la época– y se fabricó ente 1978 y 1986. Tuvo dos versiones, la E y la GSE, esta última una variante más completa y equipada que montaba un alerón trasero, asientos deportivos firmados por Recaro y un panel de instrumentación digital. Era la versión dos puertas de la berlina Senator, modelo con el que poseía muchos elementos comunes.

Nos encontramos ante un vehículo que conjugaba el nivel de una berlina de lujo con el aspecto práctico de un deportivo. A primera vista nos llamaba la atención esa afilada línea coupé con un discreto spoiler delantero que mejoraba su aerodinámica, y su gran longitud –tiene 4.709 mm de largo-. También resultaba llamativo el pequeño tamaño de las ruedas, ya que calzaba unos neumáticos de medida 175 R14-88H, algo común a todos los coches de la época independientemente de si eran pequeños utilitarios o deportivos. Tener ruedas grandes tiene sus ventajas pero a veces rebasamos la línea del absurdo como encontrarnos un utilitario de cuatro metros con unos zapatos de 20 pulgadas (¡yo la tengo más grande que tú!). Lo dicho, un poco absurdo…

Abrimos la puerta y nada más traspasar el umbral nos encontrábamos con un habitáculo con las últimas tendencias ergonómicas, como el salpicadero envolvente y un cuadro de mandos rediseñado que incluía un econoscopio -ya empezaba a despertar la conciencia ahorrativa, la crisis del petróleo era reciente-, un gadget que no tenía mucho sentido en un vehículo como el Monza. También se presentaba como como primicia la regulación en altura del conductor, parabrisas laminado con antena integrada, cierre centralizado y preequipo de radio. ¡Menudos lujos!

Aquí podemos ver un vídeo promocional belga del Opel Monza junto con su hermano el Opel Senator:

Al darle a la llave de contacto lo que más escuchábamos era el silencio. Sí, era un vehículo muy silencioso, lo que denotaba un gran equilibrio de su mecánica, sin vibraciones apreciables. Una vez en marcha continuábamos disfrutando de esa atmósfera de silencio solo escuchando un leve zumbido del motor hasta las 4.000 RPM, momento en el que pasábamos de una berlina modo paseo a un animal de espíritu deportivo.

En su día era considerado como el deportivo más silencioso del mundo

Esta doble naturaleza nos la encontrábamos en numerosos detalles combinando la elegancia y sencillez con un fin práctico. Unos asientos tapizados en terciopelo, pero con un gran agarre lateral, o un cuadro de mandos con forma de media luna que mostraba una distribución de los mandos que permitían usarse sin apenas moverse del puesto de conducción. También pensaron en los pasajeros traseros dotándoles de más espacio gracias a un mejor diseño de los asientos delanteros.

No era un deportivo al uso, más bien se comportaba como un Gran Turismo. En  autopistas y carreteras despejadas tenía un comportamiento intachable gracias a su buena aerodinámica con un bajo Cx acompañado de una suspensión que mantenía la trayectoria en el sitio exacto deseado por el conductor. En carreteras con curvas y virajes rápidos la reacción de unos amortiguadores duros y unas suspensiones reforzadas aunque tirando a blandas era instantáneo; en los apoyos largos tendía a bascular, pero sin perder la trayectoria, a lo que contribuía una dirección asistida sensible y rápida realizando una trazada fina.

Opel Monza A2

Tendía a ser un poco subvirador, pero gracias a un buen calzado solo bastaba una leve corrección para colocarlo en su sitio. Si todo esto lo aderezamos con un potente sistema de frenos de cuatro discos –ventilados los delanteros- el resultado era un vehículo de imagen deportiva con el confort de una berlina.

Bajo su capó latía un motor de 2.968 cc de seis cilindros en línea, con una potencia máxima de 180 CV a 5.800 RPM, y su par máximo era de 244 Nm entre 4.200 y 4.800 RPM. La velocidad máxima era de 215 km/h, con un 0 a 100 km/h en 8,5 segundos, y su consumo oscilaba entre  los 10,6 l/100 km por autopista a 120 km/h y los 16,5 l/100 km en ciudad.

Se está especulando su vuelta a los mercados aunque bajo la nueva dirección del grupo PSA no sabemos si llegará a fructificar. Para el Grupo PSA lo ideal sería un SUV de corte deportivo situado por encima del Grandland X, pero no llegará a corto o medio plazo. Este fue uno de los requisitos de PSA para colaborar con Opel, debido tal vez a que los franceses no tienen previsto utilizar una plataforma tan grande. El tiempo lo dirá.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.