Menu

Škoda Sunroq: el Karoq descapotable conceptual que nadie esperaba

Y con este, ya son cinco los prototipos de los estudiantes del proyecto Azubi Car

Škoda Sunroq: el Karoq descapotable conceptual que nadie esperaba

El proyecto anual Azubi Car de Škoda desafía a los estudiantes a diseñar un automóvil nuevo a partir de uno de los modelos actuales en la gama del fabricante. El equipo de 23 estudiantes de este año trabajó en la sede de Mladá Boleslav de Škoda para desarrollar el proyecto, que comenzó con el SUV Karoq como base.

El equipo asumió funciones de ingeniería, diseños de interiores y exteriores, mecánicos y especialistas en marketing para diseñar y construir el automóvil, pero fueron supervisados ​​por profesionales en cada paso para juzgar y discutir la viabilidad de los planes. El equipo de este año decidió transformar un Karoq en un SUV descapotable, que recibió el apodo de Sunroq después de una encuesta en Facebook.

«La fase inicial fue una oportunidad para sentarse con los profesionales de Škoda«, dijeron los estudiantes mientras discutían sobre su automóvil. «Si bien no fue sencillo, lo encontramos muy constructivo. ¿Y cuál fue la lección más importante que aprendimos? Definitivamente, el arte de razonar que, seguramente, será muy útil en el futuro«.

Skoda Sunroq 13

 

El target de clientes objetivo eran jóvenes adultos que podrían necesitar suficiente espacio para cargar sus tablas de surf, pero también quieren sentir el viento en el pelo y el sol en la cara en su búsqueda de aventuras«

Las proporciones del Sunroq no han cambiado respecto a las del Karoq, y todavía está propulsado por el motor 1.5 TSI de cuatro cilindros y 163 CV. Esto le permite alcanzar el 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y alcanzar una supuesta velocidad máxima de 195 km/h. Además de cortar el techo, el equipo rediseñó los pilares A y B y transformó por completo la parte trasera agregando una nueva puerta. El susodicho también adquirió manijas retroiluminadas que indican los detalles específicos de este one-off que, cuando se abren las puertas, el logotipo de Škoda se proyecta al suelo.

Para realzar la apariencia deportiva, el prototipo luce llantas de aleación VEGA de 20 pulgadas, los amortiguadores provienen del Škoda Octavia RS que rebajan la carrocería en 50 milímetros y el sistema de escape modificado produce un sonido de motor más deportivo.

Desde luego, este proyecto anual siempre sorprende a los propios directivos y a los aficionados del mundo del motor en general. Quién no querría diseñar un coche a su gusto. En 2014, los alumnos de Mladá Boleslav presentaron una visión particular del Škoda Citigo, bautizado como CitiJet, un prototipo de cómo podría ser la versión descapotable biplaza del urbano Citigo. No le faltaba un sistema de sonido especial de 300 Watios de potencia, además de la iluminación de ambiente con luces de tipo led, cuya intensidad, encendido y apagado iban en sintonía con el ritmo de la música.

En 2015 llegó la segunda propuesta: un Škoda Fabia convertido en pick-up. Directamente tomadas de un Octavia RS, el denominado Skoda FUNstar equipaba unas llantas de aleación de diseño “Gemini” de 18 pulgadas. Para impulsarse, recurría a un motor de gasolina 1.2 TSI de 122 CV que se combinaba con un cambio automático de doble embrague DSG de siete marchas.

Quizá el proyecto de 2016 fue uno de los más interesantes por su probabilidad en llevarse a producción. El Škoda Atero Coupé se basaba en el Spacebak, y buscaba ser la reinterpretación moderna del Rapid de dos puertas de los ochenta. Para lograr el parecido, los pilares B fueron retrasados, mientras que los pilares C fueron rediseñados con mayor ángulo de inclinación. Necesitó de 1.700 horas de trabajo y se movía con el bloque 1.4 TSI de 125 CV asociado al cambio DSG.

La propuesta del año pasado no fue menos interesante tampoco, aunque repetía base. Se trataba de un Škoda Citigo transformado en un buggy eléctrico, llamado Škoda Element. Sin techo y sin puertas, se tuvieron que crear paneles reforzados específicos para esta versión en la que se emplearon 1.500 horas de trabajo. El corazón de este prototipo provenía del Volkswagen E-Up!, es decir, 82 CV, 210 Nm, 130 km/h de velocidad máxima y 160 km de autonomía, suficiente para moverse por la playa y la urbe.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.